miércoles, 20 de noviembre de 2019

EL MANUSCRITO VOYNICH


El llamado Manuscrito Voynich o Códice Voynich es un misterioso libro ilustrado, escrito hace unos 500 años por un autor anónimo en un alfabeto que hasta ahora no ha sido identificado y que se conoce como voynichés.
Lo interesante del manuscrito es que se trata del único documento que hasta ahora ha resistido todos los ataques de los mejores criptógrafos y de todos los medios informáticos que han intentado descifrarlo incluidos los mejores especialistas estadounidenses y británicos en descifrados de la Segunda Guerra Mundial (famosos por haber conseguido descifrar los códigos secretos japoneses y alemanes). ¿Qué se ha conseguido? … prácticamente nada. Tal sucesión de fracasos no ha hecho otra cosa que alimentar la teoría opuesta: el libro no es más que un elaborado engaño, una secuencia de símbolos al azar sin sentido alguno.
El nombre del manuscrito se debe al especialista en libros antiguos Wilfrid M. Voynich, quien lo adquirió en 1912. Actualmente está catalogado como el ítem MS 408 en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale.

El libro tiene unas gruesas tapas de vitela (una especie de pergamino hecho de cuero de cordero muy trabajado y fino) aunque esta encuadernación fue añadida posteriormente, posiblemente en el siglo xVII. contiene un total de 116 folios, aunque la numeración de ellas, que al parecer es posterior al texto indica que faltan otras 28. El tamaño es de 16.2 centímetros de ancho por 23.5 de alto, además de 5cm de grosor.
El texto está iluminado de diferentes colores, azul, amarillo, rojo, castaño y verde  y profusamente ilustrado con acuarelas de plantas desconocidas, mujeres desnudas y otros motivos, excepto en la última “sección” -luego veremos cuáles son- que sólo contiene texto. Sólo 33 páginas contienen sólo texto.
En la obra hay más de 170.000 caracteres y 40.000 palabras  con un tipo de letra minúscula. Hay que señalar que parece que en primer lugar se dibujaron las ilustraciones y luego se añadió el texto escrito, pues en ocasiones el texto se superponen a las ilustraciones que en todo el texto no se puede observar ni una sola corrección, como si hubiera sido escrito conociendo exactamente lo que se deseaba escribir , sin ningún titubeo y sin signos de puntuación. Contiene algunas anotaciones en tapa interior realizada por los últimos propietarios.
Los folios que forman el manuscrito están numerados en la esquina superior derecha, realizados claramente tras la encuadernación del libro.

El texto (llamado voynichés) fue claramente escrito de izquierda a derecha, con un margen derecho desigual. Las secciones más largas se encuentran partidas en párrafos, a menudo con "viñetas" en el margen izquierdo. No hay evidencia de signos de puntuación.
El texto es fluido, sin enmiendas ni tachaduras como si el escriba entendiera lo que estaba escribiendo mientras lo hacía; el manuscrito no da la impresión de que cada carácter haya tenido que ser calculado antes de ser escrito en la página. No sólo parece ser que el escriba estaba transcribiendo un texto sino que además, conocía el lenguaje usado a la perfección.
Contiene de más de 170.000 glifos, normalmente separados unos de otros por pequeños espacios. La mayoría de los glifos están escritos con uno o dos trazos simples. Considerando que existen disputas sobre si ciertos glifos son distintos o no, se calcula que el alfabetoentero consta de entre 20 y 30 glifos totales para casi todo el texto, con raras excepciones de algunas docenas de caracteres "extraños", encontrados una o dos veces en todo el texto.
Los espacios más anchos dividen el texto en alrededor de 35.000 "palabras" de longitud variada. Estas parecen seguir una cierta fonética o reglas ortográficas de cierto tipo; por ejemplo, algunos caracteres deben aparecer en cada palabra (como las vocales en el castellano), algunos caracteres nunca siguen a otros, algunos pueden ser dobles pero otros no.
Por otro lado, el "idioma" del manuscrito Voynich, el voynichés, es distinto de los idiomas europeos en varios aspectos. En particular no existen palabras con más de 10 "letras". Además, la distribución de letras dentro de una palabra es algo peculiar: algunos caracteres aparecen solamente al principio de una palabra, otros solamente al final y algunos siempre en el medio.
El texto parece ser más repetitivo que los típicos idiomas europeos; existen secuencias en las cuales la misma palabra común aparece hasta tres veces consecutivas.
En 2009, investigaciones de la Universidad de Arizona (EE.UU.) demostraron, mediante la prueba del carbono 14, y con una fiabilidad del 95%, que el pergamino del manuscrito podía datarse entre 1404 y 1438. Por otra parte, el McCrone Research Institute de Chicago demostró que la tinta fue aplicada no mucho después, confirmando así que el manuscrito es un auténtico documento medieval.
Además la tipografía es la llamada "cursiva humanista", un estilo de escritura que estuvo en boga en Europa durante un par de décadas del siglo XV.
Por otro lado, el estilo de los peinados que llevan las figuras femeninas es exactamente el de los que se utilizaron entre 1480 y 1520. En algunas ilustraciones aparecen castillos típicamente centroeuropeos y del estilo de la Baja Edad Media.
El libro está plagado de ilustraciones que en contra de lo que pudiera parecer (ayudar a comprender su significado) no hace sino complicar aún más su descifrado. Exceptuando la última sección, que contiene únicamente texto, casi la totalidad de las páginas contienen al menos una ilustración. Los expertos que han trabajado sobre él, coinciden en diferenciar las ilustraciones en 6 secciones aparentemente diferenciadas entre sí. Las secciones y sus nombres convencionales son:



  • 1. El Herbolario: La más extensa pues ocupa 130 páginas en las que se muestran una o incluso dos plantas junto a algunos párrafos de texto, en un formato típico de herbarios europeos de la época. La inmensa mayoría de ellas corresponde a plantas que no existen ni han existido nunca, o, dicho en otras palabras, a especies que no pueden ser identificadas por ningún botánico del mundo. Algunas partes de estas ilustraciones son copias en mayor escala y detalle de bocetos vistos en la sección farmacéutica. 

    Algunas plantas si son conocidas. Así la hoja dibujada en el folio 42 verso pertenece a la variedad Rumex acetosa -conocida como acedera- una hortaliza de sabor ligeramente amargo que se come como hoja verde en ensalada. En la misma página, aparece una imagen más pequeña de una hoja perteneciente a una especie del género Oxalis Linneo. Lo único que ambas plantas tienen en común es el gusto amargo debido a que ambas contienen ácido oxálico, que en grandes dosis es sumamente tóxico.

    En la hoja 100 hay un dibujo de una planta que, ha sido identificada por el botánico O´Neill como Botrychium lunaria Swartz. Su nombre común es "lunaria menor", y desde antiguo se la conoce como astringente y antidiarreica.
  • 2. Sección Astronómica: Esta sección contiene diagramas circulares, algunos con lo que parecen ser soles, lunas y estrellas, lo que sugiere que trata de astronomía o astrología. Existe una serie de 12 diagramas muestra símbolos convencionales para constelaciones zodiacales (dos peces para Piscis, un toro para Tauro, un soldado con un arco para Sagitario, etc.). Cada símbolo está rodeado por exactamente 30 figuras de mujeres en miniatura, la mayoría de ellas desnudas, cada una sosteniendo una estrella.
    Resulta cuanto menos curioso que sean 30 en lugar de 60 (un número mucho más “exotérico” y astronómico). Además, entre las páginas perdidas se encuentras las de Acuario y Capricornio, mientras que Aries y Tauro están separados en cuatro diagramas con 15 estrellas cada uno. Algunos de estos diagramas se encuentran en páginas desplegables. Sobre las páginas que faltan hay que decir que no fueron arrancadas , sino descosidas (preceso muy laborioso) y algunos afirman que  en ellas estaba la clave que permitiría descifrar el texto.



  • 3. Sección Biológica: Un texto denso y continuo con figuras de pequeñas mujeres desnudas (y quizás embarazadas) tomando baños en un líquido verde dentro de una especie de balnearios o tinas interconectadas por una elaborada red de tuberías, algunas de ellas claramente en forma de órganos genitales femeninos. Algunas de las mujeres llevan coronas. Algunos autores afirman que estas conducciones de agua representan, en sentido figurado, a los vasos sanguíneos, el sistema cardiocirculatorio, el aparato digestivo y los órganos reproductivos.



  • 4. Sección Cosmológica: Es una sección muy oscura, repleta de diagramas circulares, pero de naturaleza desconocida con páginas desplegables. Una de ellas es bastante llamativa ya que está formada por seis páginas de largo, que contiene una especie de mapa o diagrama de lo que parecen seis islas conectadas por calzadas, castillos y lo que parece un volcán.


  • 5. Sección Farmacéutica: Esta parte contiene ilustraciones de partes de la planta, ya sea el tallo, la hoja o la raíz y pequeños fragmentos de texto, como si se estuviera describiendo la aplicación de esas plantas. Aparecen objetos similares a jarras farmacéuticas (albarelos) a lo largo de los márgenes y como hemos dicho, algunos párrafos de texto.


  • 6. Recetas: La forman muchos párrafos cortos, cada uno marcado con una "viñeta" en forma de flor (o estrella) que podrían ser pasos o instrucciones para elaborar algo (presumiblemente un producto químico o alquímico).

Cuando el manuscrito es “redescubierto” por Voynich en el año 1912, el libro guardaba entre sus páginas una carta. Esta junto a otras tres conocidas posteriormente, estaban dirigidas al mismo hombre: Athanasius Kircher.
Uno de los primeros propietarios del Manuscrito Voynich fue Georgius Barschius o Georg Baresch, un oscuro alquimista que vivió en Praga a comienzos del siglo XVII. Georg Baresch, pensó en Kircher como el único hombre capaz de interpretar sus extraños caracteres. Así, Baresch le escribió una carta en 1637, en la que le pedía estudiara el texto y tratara de hallar una solución al problema. Esta primera carta se ha perdido pero se sabe que no obtuvo respuesta.
Ante el silencio de Kircher, Baresch volvió a escribirle dos años más tarde. Esta segunda carta (que sí se conserva) reitera el pedido de que Kircher se ocupe del manuscrito, aprovechando el viaje de algunos religiosos amigos de Baresch desde Praga (donde estaba Baresch) hacia Roma (donde estaba Kircher). La carta está actualmente en los Archivos de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.
Dentro del libro en sí, Voynich encontró una carta. También está dirigida a Kircher y está fechada en 1666. El autor de la misiva es otro personaje llamado Johannes Marcus Marci de Cronland, rector de la Universidad de Praga. El original se encuentra junto al libro, en la Biblioteca Beinecke. No fue la única carta de Marci ya que se conserva también en los Archivos Gregorianos una carta anterior a Kircher sobre el mismo asunto.
De todas las cartas, sin duda la que estaba en el interior del libro se puede considerar especial, ya que aporta datos sobre su origen. En esta carta, conocida como “Carta Marci” dice haber heredado el libro de un amigo íntimo (que aunque no nombra, se sabe que era Georg Baresch) y pide a Athanasius que lo traduzca porque está convencido que es el único que podrá hacerlo.Además y esto es lo importante, informa que el libro pertenecíó a Rodolfo II de Bohemia (según le contó un profesor de lengua del entonces Rey de Bohemia Fernando III) por el que pagó la gran cifra de 600 ducados (unos 45.000 euros actuales). Además “él creía que el autor era el inglés Roger Bacon.


HISTORIA DEL MANUSCRITO
El primer dueño confirmado del manuscrito fue un cierto Georgius Barschius, un oscuro alquimista que vivió en Praga a comienzos del siglo XVII.  Tras la muerte de Barschius el manuscrito pasó a manos de su amigo Johannes Marcus Marci, en aquel entonces rector de la Universidad Carolina de Praga, quien rápidamente envió el libro a Kircher, su amigo corresponsal. La carta de Marci (1665) se encuentra aún adjunta al manuscrito. En esta carta le ofrece el manuscrito para su descifrado y menciona que fue adquirido por el emperador Rodolfo II de Bohemia  por 600 ducados de oro. La carta menciona luego que en la corte de Rodolfo II se creía que el autor del manuscrito era el famoso Roger Bacon(el fraile franciscano que vivió entre 1214 y 1294).
El reinado de Rodolfo II es importante en la historia y en la ciencia. Fue el soberano que no pudo impedir la  Guerra de los Treinta Años. Si bien, la ciencia lo recuerda con respeto y agradecimiento, ya que fue este soberano quien ejerció el mecenazgo sobre Tycho Brahe y Johannes Kepler, y todos los historiadores de la ciencia están de acuerdo en que ninguno de ellos hubiese logrado lo que logró sin el apoyo político y económico de Rodolfo II.
Rodolfo II se interesó por la magia, la alquimia, la brujería, el exoterismo y sobre todo por los objetos y libros extraños. Su castillo de Praga se convirtió en el centro de reunión científicos serios como Tycho y Kepler y otros menos serios como Giordano Bruno (luego quemado por hereje), John Dee (considerado como un mago negro) y aventureros-estafadores como Edward Kelley.
Rodolfo II tenía una enorme habitación llena de libros y manuscritos de magia, alquimia y astrología, pues estos temas eran tanto su pasión como su pasatiempo. La colección que reunió sobre estos temas eran de las mejores y más completas de la historia.
No se encuentran menciones del libro en los dos siglos siguientes, aunque muy probablemente fuera conservado, junto con la correspondencia de Kircher, en la biblioteca del Collegio Romano (actualmente la Universidad Pontificia Gregoriana). Allí permaneció probablemente hasta que las tropas de Víctor Manuel II de Italia conquistaron la ciudad en 1870, anexionando los Estados Pontificios al nuevo Estado italiano. El nuevo Gobierno italiano decidió confiscar muchas de las propiedades de la Iglesia, incluyendo la biblioteca del Collegio. De acuerdo con las investigaciones de Xavier Ceccaldi y otros, justo después de este acontecimiento muchos de los libros de la biblioteca de la universidad fueron transferidos precipitadamente a las bibliotecas personales de su facultad, donde quedaban a salvo de la confiscación. La correspondencia de Kircher, incluyendo el manuscrito, se encontraba entre estos libros.

Wilfryd Michal Habdank-Wojnicz nace el 31 de octubre de 1865 en Kaunas, Lituania. Químico y farmacéutico, estudió en las Universidades de Varsovia y San Petersburgo, doctorándose en su especialidad por la Universidad de Moscú. Encarcelado por problemas políticos en Siberia huye hasta llegar a Hamburgo donde vende su abrigo y anteojos para comprar un arenque ahumado, un trozo de pan y un pasaje de tercera clase en un barco de carga que transportaba fruta a Londres. En esta ciudad rehace su vida y se casa con la quinta hija del matemático y filósofo George Boole.
Wojnicz (que a esta alturas ya firmaba como "Voynich"), comenzó a interesarse por los libros, manuscritos y catálogos antiguos. En esta tarea prosperó, y pronto estableció un importante comercio de libros raros en Soho Square N° 1, Londres, a donde acudían todos los coleccionistas deseosos de adquirir un ejemplar largamente soñado.
Parece ser que alrededor del año 1912 el Collegio Romano se encontraba en una situación económica precaria y decidió vender, discretamente, algunas de sus propiedades. Así fue cómo Wilfrid Voynich adquirió 30 manuscritos, entre ellos el que nos ocupa en un viaje realizado exclusivamente para adquirir libros antiguos.
Revisando un arcón que contenía los libros que los curas deseaban vender, le llamó la atención un volumen en cuarto escrito en unos extraños caracteres que Voynich no pudo identificar.
Los sacerdotes se mostraron de acuerdo en vender a Voynich el manuscrito y la carta que encontró en su interior, y éste los llevó a su negocio londinense. Confundido por los extraños símbolos que cubrían las páginas, Voynich decidió fotografiar cada una de las 246 páginas tanto por el anverso como por el reverso , y envió las copias a los más reputados lingüistas de su tiempo: ninguno de ellos fue capaz de identificar la lengua, como tampoco el juego de caracteres con el que el libro está escrito.
Voynich se muda a Nueva York en 1914, dedicando el resto de su vida a intentar descifrar su querido libro. En 1961, tras fallecer Voynich, su viuda vendió (sorprendentemente) el libro a otro marchante de libros antiguos, llamado H. P. Kraus. No pudiendo encontrar un comprador, Kraus donó el manuscrito a la Universidad de Yale en 1969.

ROGER BACON
Roger Bacon nació en Ilchester, Somerset, Inglaterra, en 1214, y murió en Oxford en 1292. A la edad de trece años ingresa en la Universidad de Oxford donde destacó en gramática, lógica, retórica, geometría, aritmética, música y astronomía.  Acabados los estudios, continúa en la misma universidad como profesor. El joven Bacon llegó a ser la mayor autoridad sobre Aristóteles, y, cuando fue llamado para enseñar en la Universidad de París, introdujo la aristotélica como ciencia central dando interminables clases que comenzaban a las 6 de la mañana.
La carta, adjunta al manuscrito, de Marci a Kircher (1665), dice que, según su último amigo Raphael Mnishovsky, el Emperador Rodolfo II de Bohemia . Según la carta, Rodolfo (o tal vez Raphael) creían que el autor era el fraile y polígrafo franciscano Roger Bacon (1214-1294).
A pesar de que Marci dijo que "no opinaba" acerca de la anterior afirmación, Voynich la tomó bastante en serio e hizo todo lo posible por confirmarla. Su convicción influyó poderosamente en la mayoría de los intentos de desciframiento durante los 80 años siguientes. Sin embargo, los estudiosos que han visto el manuscrito y están familiarizados con la obra de Bacon han negado rotundamente tal posibilidad. También hay que advertir que Raphael murió en 1644, y la compra debió ocurrir antes de la abdicación de Rodolfo, en 1611 (al menos 55 años antes de la carta de Marci).
¿Escribió Roger Bacon el manuscrito?. Las fechas no concuerdan (Bacon-> siglo XIII, manuscrito->siglo XV). La única y remota posibilidad sería que fuese una copia de una obra suya.

JOHN DEE
La hipótesis de la autoría de Roger Bacon condujo a Voynich a concluir que la única persona que pudo vender el manuscrito a Rodolfo fue John Dee.John Dee fue un notorio matemático, astrónomo, astrólogo, ocultista,navegante y consultor de la reina Isabel I. Dedicó gran parte de su vida al estudio de la alquimia, la adivinación y la filosofía hermética.
Dedicó mucho tiempo y esfuerzo en los últimos treinta años de su vida a tratar de comunicarse con los ángeles a fin de aprender el lenguaje universal de la creación y lograr la unidad de preapocalíptica de la humanidad.
Dee no dibujó distinciones entre su investigación matemática y su estudio de la magia hermética, la invocación de ángeles y la adivinación. Consideró sin embargo que todas sus actividades constituían diferentes facetas de la misma búsqueda: la indagación de una comprensión trascendente de las formas divinas que subyacen al mundo visible, que Dee llamó "verdades puras".
El alto estatus de Dee como erudito también le permitió desempeñar un papel en la política isabelina. Sirvió como asesor ocasional y tutor de Isabel I y cultivó relaciones con sus ministros Francis Walsingham y William Cecil. 
Pero además de todo ello, Dee era conocido por ser propietario de una gran colección de manuscritos de Bacon. Dee y su scrier (ayudante "medium") Edward Kelley vivieron varios años en Bohemia, donde habían esperado ofrecer sus servicios al Emperador. Sin embargo, los minuciosos diarios de Dee no mencionan esta venta, lo que la hace improbable. De todas formas, si el autor no fuera Bacon, la relación de Dee con el manuscrito simplemente desaparece. Por otra parte, el propio Dee lo podría haber escrito, y luego propagó el rumor de que era una obra original de Bacon, con la esperanza de venderlo posteriormente. Otros afirman que se lo regaló el Duque de Northumberland tras haberlo encontrado en uno de los monasterios expliados por él.

EDWARD TALBOT KELLEY
Edward Kelley , alquimista  y ocultista inglés es conocido sobre todo por sus viajes junto a John Dee, su trabajo como medium y el supuesto poder transmutar el cobre en oro gracias a un polvo secreto que había extraído de la tumba de un obispo en Gales..Algunos dicen que fue un charlatán que se aprovechó de John Dee, pero otros aseguran que ayudo a Dee a iniciarse en los secretos de la sabiduría arcana. De nombre Edward Talbot, usaba el alias de “Kelley” para ocultar su identidad. Detenido en Lancaster como estafador y falsificador de documentos de propiedad. Condenado y expatriado se asoció al doctor Dee convirtiéndose en su medium ya que a través de su bola de cristal era capaz de mantener conversaciones con los ángeles (sin duda, ayudado por sus dotes de ventrílocuo). Al lenguaje de los ángeles lo llamaba "enoquiano", derivado de Enoc, el padre de Matusalén; según el apócrifo "Libro de Enoc". Con Dee recorrió Europa haciendo creer a las gentes sencillas que habían descubierto la piedra filosofal y el elixir de la larga vida.
Ya en Praga, sede de la Corte, se instalaron en el domicilio de Taddeus Hajeck, astrónomo, botánico, alquimista y médico del emperador (también conocido por su apellido latinizado Háyek), donde algunos afirman pudo haber conseguido el manuscrito Voynich. Las actividades que desarrollaron en Praga no son demasiado bien conocidas, ya que una parte del diario personal del doctor se ha perdido.
Dee y Kelley se mudan a Praga en para ponerse al servicio de Rodolfo II. Para ser admitido entre los alquimistas de la corte tuvo que someterse a un examen ante la máxima autoridad en este terreno que no era otro que el doctor Hájek: su actuación durante el examen fue impresionante y según un testigo presencial (el médico y alquimista francés Nicolás Barnaud) vertió una gota de un aceite color carmesí sobre medio kilo de mercurio y lo transmutó en oro.
En febrero de 1590 Rodolfo II le otorgó un título nobiliario (Eques auratus, equivalente al Sir inglés), pero poco tiempo después lo arrojó a las mazmorras del castillo de Krivoklát. Las razones de su encarcelamiento varían según la versión. Una reza que fue para que confesara las estafas cometidas a dos joyeros de Colonia, otra que fue para que revelase al emperador el secreto en exclusiva de la preparación de su precioso elixir evitando su huida a Inglaterra; otra que fue encarcelado para obligarle a traducir el manuscrito Voynich que según había comunicado a Rodolfo II, era capaz de descifrar. Sea como fuere se le condenó por un delito de Lesa Majestad y encontró la muerte al intentar evadirse bajando por una escala elaborada con la ropa de su cama: una vez que Kelley se separó del doctor Dee cesaron las visitas de los "espíritus" para siempre.
Además de varios poemas, dos de ellos publicados en el Theatrum Chemicum Britanicum, de Ahsmole, se le deben las obras Fragmenta (publicada en Geismar,),Epistolas y De Lapide Philosophorum (escrita en la cárcel y publicada en Hamburgo) así como los breves La Vía húmeda (en referencia a uno de los dos métodos para obtener los polvos de proyección) y 'Teatro de Astronomía Terrestre'.          
En Praga se han conservado hasta la actualidad dos casas relacionadas con las estancias de Edward Kelley: la llamada casa de Fausto que el alquimista adquirió en 1590, y la denominada casa del Asno en la Cuna; en la esquina de esta última casa se alza una vieja torre de la que se disfruta un hermoso panorama del Barrio Pequeño y de la Ciudad Vieja de Praga: precisamente en dicha torre fue donde Kelley tenía su famoso laboratorio de alquimista.
Algunos han sugerido que, igual que Kelley inventó el "enoquiano" para engañar a Dee, podría haber creado el manuscrito Voynich para estafar al Emperador (quien además pagaba a Kelley por sus presuntos conocimientos alquímicos). Sin embargo, si Roger Bacon no es el autor del manuscrito, la relación de Kelley con el mismo es tan improbable como la de Dee.

SIMON BAKALAR
Simon Baccalaureus Pragensis no es más que el nombre latinizado del padre del doctor Hájek, Simón Bakalar de Praga , cuyo verdadero nombre era Simón Hájek, famoso por el taller alquímico que desde 1518, mantenía en su casa y que contaba con la ayuda y colaboración de jóvenes aprendices de alquimista.
Como dijimos anteriormente John Dee, se alojó en su camino a Polonia, en la casa de Simón Hájek médico del emperador, erudito, astrónomo y autor de varios trabajos sobre la estrella nova del año 1572, el cometa de 1577, efemérides astronómicas y otros estudios científicos gracias a los cuales trabó amistad con el mismo doctor Dee. Allí Hájek les cedió un "estudio" o gabinete de trabajo que había pertenecido a su padre y ayudantes, cuyas paredes, estaban cubiertas de todo tipo de signos, jeroglíficos y motivos alquímicos, alegóricos y mágicos grabados en costosas letras de oro y plata .
En este estado de cosas, la visita de su amigo inglés Dee pudo ser aprovechada por Hájek para darle a conocer un "libro" que su padre escribió en algún momento entre 1518 y 1525 y que posiblemente heredara tras su muerte y que ni él mismo era capaz de descifrar. Así solicitó ayuda a John Dee, erudito y criptógrafo de reconocido prestigio. De esta época data el comentario de Arthur Dee  quien dice que durante su viaje por Europa vio a su padre intentando traducir un libro "que sólo contenía jeroglíficos", quizá el mismo documento que hoy llamamos Manuscrito Voynich y que, a modo de "Diario de Trabajo", contenía los experimentos, hallazgos y errores alquímicos transcritos por Simón Bakalar, sus ayudantes y aprendices* durante sus años como alquimista. Es posible que ni Dee fuese capaz de traducirlo por lo cual, vencido y sin esperanza de encontrar una solución (una vez perdida para siempre la clave con la muerte de su padre), el doctor Hájek terminó por regalárselo o vendérselo al emperador con la esperanza de que alguno de sus expertos alquimistas y magos pudiese encontrarle algún sentido.

RAMON LLUCH
Ramon Llull , también conocido como Raimundus o Raymundus Lullusen latín, fue un laico próximo a los franciscanos (pudo haber pertenecido a la Orden Tercera de los frailes Menores), filósofo, poeta, místico, teólogo , novelista, alquimista, clérigo, mujeriego, viajero, comerciante e y misionero catalán del siglo XIII, predicando el cristianismo por el norte de África.
Fue uno de los primeros en usar una lengua neolatina para expresar conocimientos filosóficos, científicos y técnicos, además de textos novelísticos. Se le atribuye la invención de la rosa de los vientos y del nocturlabio.
Llull se dedicó a diseñar y construir una máquina lógica. De naturaleza mecánica, en ella las teorías, los sujetos y los predicados teológicos estaban organizados en figuras geométricas de las consideradas "perfectas" (por ejemplo círculos, cuadrados y triángulos). Al operar unos diales y palancas, girando manivelas y dando vueltas a un volante, las proposiciones y tesis se movían a lo largo de unas guías y se detenían frente a la postura positiva (certeza) o negativa (error) según correspondiese. Según Llull, la máquina podía probar por sí misma la verdad o mentira de un postulado.
El religioso bautizó a su instrumento con el nombre de Ars Generalis Ultima ("Última arte general") o Ars Magna ("Gran arte"), aunque hoy se la conoce a veces como Ars Magna et Ultima. El ingenio fue tan importante para él que dedicó la mayor parte de su ingente obra a describirlo y explicarlo.
Ramón Llull fue una figura misteriosa, extravagante y que bien pudiera haber sido el autor del manuscrito Voynich. No en vano, algunas figuras que aparecen en él recuerda a la obra del mallorquín. En su contra estaría que aparentemente el manuscrito es posterior a la fecha de su muerte por lo que en todo caso, se trataría de alguna copia realizada con posterioridad de algún escrito oculto de Ramón Llull o sus seguidores.
JACOBUS SINAPIUS
Una reproducción fotostática de la primera página del manuscrito Voynich, hecha por Voynich en algún momento anterior a 1921, mostraba el rastro débil de unas palabras que habían sido borradas. Con la ayuda de algunos productos químicos, se pudo leer que el texto decía "Jacobj `a Tepenece": es decir, Jakub Horcicky de Tepenec, en latín Jacobus Sinapius, un especialista en hierbas medicinales, médico personal de Rodolfo II y encargado de sus jardines botánicos. Voynich, y muchos otros después, dedujeron de esta "firma" que Jacobus poseía el manuscrito Voynich antes que Baresh, y vio en ello una confirmación de la historia de Raphael. Otros han sugerido que el propio Jacobus pudo ser el autor.
Sin embargo, la caligrafía de las palabras difuminadas no coincide con la de la firma de Jacobus, que aparece en un documento recientemente localizado por Jan Hurich. Por ello es posible que la escritura de la primera página fuera añadida posteriormente por un dueño o librero, y sería sólo la hipótesis de esta persona acerca del autor del manuscrito. En los libros de historia de los jesuitas de los que disponía Kircher, Jacobus era el único alquimista o médico de la corte de Rodolfo que merece una entrada de una página completa mientras que, por ejemplo, apenas si mencionan a Tycho Brahe. Además los productos químicos aplicados por Voynich han deteriorado tanto el pergamino que actualmente apenas si se puede ver rastro de la escritura, así que también existe la sospecha de que la firma fuera falsificada por Voynich para contribuir al fortalecimiento de la hipótesis de la autoría de Roger Bacon.

JOHANNES MARCUS MARCI
Johannes Marcus Marci conoció a Kircher cuando encabezaba una delegación de la Universidad Carolina de Praga a Roma en 1638, y en los 27 años siguientes los dos eruditos intercambiaron correspondencia sobre una gran variedad de disciplinas científicas. La misión de Marci formaba parte de la lucha continua de la facción secularista de la Universidad para mantener su independencia respecto a los jesuitas, quienes dirigían el Colegio Clementinum de Praga, rival de la Universidad. A pesar de esos esfuerzos, las dos universidades se fusionaron en 1654 bajo control de los jesuitas. Por tanto, se ha especulado que la animosidad política contra los jesuitas llevó a Marci a "fabricar" la carta de Baresch, y más tarde el manuscrito Voynich, en un intento de desacreditar a su "estrella" Kircher.
La personalidad y conocimientos de Marci parecen adecuados para llevar a cabo esta tarea, y Kircher, un "Doctor Sabelotodo", era una presa fácil, pues se le recuerda más por sus errores espectaculares que por logros genuinos. Incluso la carta de Baresch guarda cierto parecido con un fraude que el orientalista Andreas Mueller hizo al propio Kircher: Mueller elaboró un manuscrito ininteligible y se lo envió a Kircher, con una nota adjunta que explicaba que procedía de Egipto. Pidió a Kircher una traducción, y se sabe que Kircher hizo una inmediatamente.
Merece la pena señalar que las únicas pruebas de la existencia de Georg Baresch son tres cartas enviadas a Kircher: una remitida por Baresch (1639) y dos por Marci (como un año después). También es curioso que la correspondencia entre Marci y Kircher acaba en 1665, precisamente con la carta adjunta al manuscrito Voynich. Sin embargo, el resentimiento secreto de Marci contra los jesuitas es pura conjetura: era un católico devoto, él mismo había estudiado para hacerse jesuita, y poco después de su muerte en 1667 le fue concedida la pertenencia honorífica a la Orden.
RAPHAAEL MISSOWSKI
Raphael Missowsky, amigo de Marci al que se atribuye la historia de Bacon, era criptógrafo entre otras muchas cosas, y parece que inventó un cifrado presuntamente indescifrable. Esto ha llevado a la hipótesis de que elaboró el manuscrito Voynich como una demostración práctica de dicho cifrado, y convirtió al pobre Baresh en un involuntario conejillo de Indias. La hipótesis sigue con que después de que Kircher publicase su libro sobre el copto, Raphael pensó que engañar a éste sería un trofeo mucho más jugoso que engañar a Baresch, y convenció al alquimista para que pidiera ayuda al jesuita. Habría inventado la historia de Roger Bacon para motivar más a Barech. El hecho de que se abstuviera de dar su opinión en la carta adjunta al manuscrito Voynich puede significar que Marci sospechaba que era una mentira. Sin embargo, no hay pruebas definitivas de esta teoría.



ANTONI ASCHAM
El doctor Leonell Strong, investigador del cáncer y criptógrafo aficionado, intentó descifrar el manuscrito Voynich. Strong dijo que la solución era "un peculiar sistema doble de progresiones aritméticas de un alfabeto múltiple". Strong defendía que el texto revelaba que el autor del manuscrito Voynich era el autor inglés del siglo XVI Anthony Ascham, cuya obra incluía A Little Herbal ("Un pequeño herbario"), publicado en 1550. Aunque el manuscrito Voynich contiene secciones parecidas al herbario, el principal argumento contra esta hipótesis es que se desconoce dónde habría obtenido este autor los conocimientos literarios y criptográficos necesarios



TEORIA SOBRE SU PROPÓSITO
La primera sección del libro es casi seguro un herbario, pero han fracasado completamente todos los intentos para identificar las plantas, ya sea con especies existentes o con los dibujos estilizados de los herbarios contemporáneos. Algunos autores afirman que no corresponden a especies terrestres y que las ilustraciones, examinadas bajo el microscopio, lucen no como dibujos sino como células, muestras de tejido vegetal de la planta. Sólo se pueden identificar con alguna certidumbre un par de plantas, entre las que se incluyen el pensamiento silvestre, la acedera y el helecho "culantrillo" o "cabello de Venus". Los dibujos del herbario que se asemejan a los bocetos "farmacológicos" parecen ser "copias en limpio" de éstos, salvo que se completaron las partes que faltaban con detalles inverosímiles. De hecho, muchas de las plantas parecen ser compuestas (jocosamente se les ha llamado "frankenplantas"): se juntan las raíces de una especie con las hojas de otra y las flores de una tercera; en ocasiones las raíces han sido adornadas con "ojos", zarpas o incluso garras: se desconoce qué significan estos adornos (salvo que fuesen claves o pistas visuales de algún tipo).
Brumbaugh cree que una ilustración representa un girasol del Nuevo Mundo, lo que ayudaría a fechar el manuscrito y abriría posibilidades intrigantes acerca de su origen. Sin embargo, la semejanza es escasa, sobre todo si se la compara con la especie silvestre original; y puesto que se desconoce la escala del dibujo, la planta podría representar un ejemplar de una amplia familia botánica, compuesta por muchas especies (margarita, camomila,...) y extendida por todo el mundo.
Los recipientes y tubos de la sección "biológica" podrían indicar una relación con la alquimia, lo que sería relevante si el libro contuviera instrucciones para la preparación de compuestos médicos. Sin embargo los libros alquímicos del periodo comparten un lenguaje visual común, en el que se representan los procesos e ingredientes por medio de imágenes específicas (el águila, el sapo, un hombre en una tumba, una pareja en la cama, el sol...) o símbolos textuales convencionales (un círculo con una cruz...) no se identifica ninguno de ellos en el manuscrito.
Sergio Toresella, experto en herbarios antiguos, señaló que el manuscrito Voynich podría ser un herbario alquímico, que de hecho no tiene nada que ver con la alquimia. Se trata de un herbario ficticio con dibujos inventados, con el que los curanderos cargaban para impresionar a sus clientes. Parece que existió una pequeña industria doméstica de tales libros en alguna parte de Italia Septentrional, justo en esa época. Sin embargo, esos libros eran muy diferentes del manuscrito Voynich en estilo y diseño, y siempre estaban escritos en lenguaje normal.
Algunos autores sostienen que el Manuscrito Voynich no es más que un "diario de laboratorio", puede que incompleto, alterado ex-profeso o recopilado apresuradamente escrito en Praga por los ayudantes del alquimista Simón Bakalar Hájek con posterioridad al año 1518.
Las consideraciones astrológicas siempre tuvieron un papel importante en la recolección de hierbas medicinales, sangrías y otros procedimientos médicos comunes en la época más probable de elaboración del manuscrito (ver, por ejemplo, los libros de Nicholas Culpeper). Sin embargo, aparte de los obvios signos zodiacales, y un diagrama que parece mostrar losplanetas clásicos, nadie ha sido capaz de interpretar las ilustraciones dentro de las tradiciones astrológicas conocidas (sean europeas o de otros lugares)
Un dibujo circular en la sección "astronómica"  representa un objeto de forma irregular con ocho brazos curvados y estrellas amarillas y azules en su interior; algunos lo han interpretado como el dibujo de una galaxia, que sólo se puede observar con un telescopio e incluso se ha insinuado que el propio Roger Bacon pudo fabricar uno con un espejo cóncavo: sin embargo incluso con los mayores telescopios actuales ninguna galaxia presenta ese aspecto salvo que se utilice la fotografía; la Galaxia de Andrómeda aparece bastante de canto y no de frente como la que se aprecia en el manuscrito. El parecido es muy discutible: en una inspección ocular el centro de la "galaxia" se asemeja más bien a un estanque de agua mientras que los presuntos brazos son líneas espirales con texto, no con estrellas amarillas o azules.
Se han interpretado otros dibujos como células vistas a través del microscopio: ello implicaría un origen moderno del manuscrito (siglo XVII), más que medieval.
Jacques Bergier, en su obra Les livres maudits (editorial J' ai Lu, París, 1971), traducida al español como "Los libros condenados" (Plaza & Janés, 1973), propone una interesante y casi horripilante hipótesis: el autor del Manuscrito Voynich poseía conocimientos extraordinariamente avanzados y demasiado peligrosos para el mundo moderno, por ejemplo el secreto de las estrellas novas, por lo cual los ocultó para evitar nuestra propia autodestrucción.
No hay pruebas de tales conocimientos avanzadísimos en el manuscrito, salvo algunos diseños "astronómicos" (por ejemplo estrellas que parecen "explotar" en los folios 68 anverso y 69 reverso, aunque pueden representar cualquier otra cosa).
Prescott Currier, un criptógrafo de la Marina de los Estados Unidos, que trabajó con el manuscrito en los 70, observó que se podían separar las páginas de la sección "herbario" en dos conjuntos, las manos A y B, con propiedades estadísticas distintas y caligrafías diversas. Concluyó que el manuscrito Voynich era la obra de dos o más autores con diferentes dialectos y convenciones ortográficas. Sin embargo, estudios recientes han puesto en duda esta conclusión. Un experto en caligrafía que examinó el libro opinó que una sola mano había redactado el manuscrito entero. Además, cuando se examinan todas las secciones, se ve una transición más gradual, con el herbario A y el herbario B en los extremos opuestos. Así, las observaciones de Prescott podrían ser tan sólo la consecuencia de que las secciones del herbario hubieran sido escritas en dos épocas muy separadas en el tiempo; también cabe la posibilidad de que el manuscrito actual haya sido cosido a partir de secciones que, originalmente, tenían otra disposición.Su contenido y su origen siguen siendo un misterio sin desvelar.

POESIA LÍRICA EN EL EGIPTO FARONICO Y LOS POEMAS COPTOS



La egipcia siempre ha sido una de las civilizaciones antiguas más  fascinantes. Sus colosales construcciones han dado lugar a mil leyendas sobre los verdaderos constructores de éstas.
Del Antiguo Egipto conocemos sus pirámides, sus momias, sus jeroglíficos, etc. Pero en cuanto a su literatura,la poesia... ¿qué conocemos?
En sus múltiples manifestaciones, en sus avatares casi insondables, la poesía nos acerca al alma de los pueblos, y, aunque interpretada por seres de sensibilidad más honda y de un sentido más trascendente de las cosas, nos da, en su conjunto, una visión de los hombres de todos los pueblos y de todas las razas. Hijo amado y generoso de la imaginación, del ensueño y del anhelo infinito, lo poético participa, así, de esa doble esencia que la constituyen irrealidad y verdad, levedad y concisión, claridad y misterio.
¡Cuánto del arcaico Egipto de las pirámides y de aquellos dioses de carne y sangre que fueron los faraones, hallamos en los papiros hieráticos, en las inscripciones de la lapidaria o en las columnas de los templos, donde los hombres del valle del Nilo enseñaban el triste juego de dialogar con la eternidad! Sin embargo, al referirnos a la poesía egipcia, deberemos hacer la salvedad de que aquel pueblo no usaba la versificación, ni tampoco poseía un maduro arte de la composición poética; esto era suplido por el paralelismo que, como señala Lefebure formaba una especie de dístico, en el que, si no había rima de sonidos, existía, en cambio, una rima de las ideas, cosa que puede apreciarse ...
"Tú, el grande dominador de la barca
el muy terrible en el arca, vuelve feliz al Osiris justificado en el Kher-neter
logra que él vaya al Amenti que venza al mal
que vigile a la iniquidad; colócale entre tus santos Celadores
reúnele con las almas que están en Kher-neter,
que recorra la pradera de Aaur, que en seguida viaje en triunfo".


Si leemos una cierta cantidad de himnos religiosos del Egipto primitivo nos sentimos, en primer término, desconcertados frente a la variedad de las concepciones teológicas o ante el entrecruzarse de mitos siempre con algo de iguales y siempre distintos. Es que cada "nomo" primitivo (constituído por una ciudad capital, algunas aldeas y tierras de labranza y pantanos, ricos en plantas de loto, papiros y aves acuáticas) tenía sus dioses locales y sus formas diferentes de culto. Al producirse primeramente la agrupación en dos Estados, el To-Muri (País Bajo) y el To-Resi (País Alto) y luego, alrededor del 3000 a.C., en un solo Estado, el Kamit o mejor aún K.M.T., porque las vocales de ese nombre no se conocen (Egipto deriva del nombre que los griegos dieron al Nilo), los cultos locales siguieron coexistiendo y provocando entre ellos una interacción, por préstamo de unos a los otros. Así, al tiempo que no desaparece la escuela religiosa de Menfis, que exalta a Ptah, llamado Ta-tenen (o "Elevador de la Tierra), la de Tebas adora a Amón (luego Amón-Ra) y la de Esna, en el Alto Egipto, entroniza a la pareja creadora constituída por Khnum (primitivo dios local, zoomórfico, de aspecto de morueco, reputado el alfarero del mundo) y Neith, la madre divinal, tomada del culto de Sais, mientras que la escuela de Heliópolis mantiene su cosmogonía propia, en la que se exalta a Ra-Atum-Khepri, deidad que hace nacer de sí, a Shu y a Tefnut.  De estos surgen Geb, la tierra y Nut, el cielo y de Shu (la atmósfera) nacen los misteriosos dioses llamados los Hehu o sea los espacios infinitos.
Todas estas cosmogonías y muchísimas más coexistieron en un equilibirio curiosísimo y se prestaron entre sí sus elementos constitutivos, pero cada ciudad siguió considerando a su dios patrono como demiurgo o arquitecto universal.
Tomemos, como ejemplo de este tipo de poesía, un fragmento de un himno a Ptah, que se halla en el papiro de Berlín Nº 3048, IV y que W. Wolf tradujo por primera vez en su obra "Das Berliner Ptah Hymnus". Se calcula que fue escrito originalmente en el imperio nuevo, alrededor del año 1400 a.C., aunque la copia conservada en dicho papiro es tres siglos posteriores, o sea de la época de Ramsés IX.




"Salud a ti (Ptah) en presencia de tu colegio de dioses primordiales
que creaste después de revelarte como dios.
¡Oh, cuerpo que ha modelado su propio cuerpo
cuando el cielo no se había manifestado,
cuando la tierra no existía aún,
cuando todavía no subía el río (Nilo) en crecida!
..........................................................................................
"No 
tienes padre que te haya entregado al manifestarte
ni madre que te haya dado el ser,
tú, cuyo nombre es también Khnum (alfarero).
Te has erguido sobre la tierra
en el tiempo de su somnolencia..."



El mito de Osiris también dio motivo a cantos innumerables, empezando por famosas plegarias que forman los papiros del Per-em-rhu, que puede tradurcirse algo así como "Libro de irse alejando en el día" o bien "Capítulos para salir en el alba", que Champollión llamó "Ritual funerario" y Lepsius "Todtenbuch" (Libro de los Muertos) nombre que se ha abierto camino. Esos rollos de papiros se colocaban junto al difunto, para que, por medio de las fórmulas mágicas allí escritas, su "ba" (o alma) eludiera los monstruos de ultratumba y llegara a justificarse ante Osiris, dios de la muerte y resurrección, en el recinto o sala de la Doble Maat (la Verdad y la Justicia). Colocando el "ab" (o corazón) en el platillo de una balanza, era contralorado por Anubis, la deidad de cabeza de chacal quien comunicaba el resultado a Thoth, el de cabeza de ibis y escriba de los dioses. Al pecador le devoraba Am-Mit, el comedor de almas, divinidad monstruosa y triforme que participaba a la vez de las apariencias del cocodrilo, del hipopótamo y del león.
Si era absuelta, o como dicen los textos hieráticos, "justificada", Horus llevaba al alma junto a Osiris, la revestía de un cuerpo espiritual, inmortal e incorruptible y la transformaba, pues, en un Osiris, o sea en un ser similar a la divinidad. A este dios alude primordialmente también el poema llamado "Lamentaciones de Isis y de Neftis", del cual no conozco traducción al español. Ambas divinidades eran hermanas de Osiris, e Isis era, asimismo, esposa del dios.
Asesinado éste por Set (según unas interpretaciones, el Desierto, según otras ,las Tinieblas), es Osiris dividido en catorce pedazos. Las lágrimas de Isis y de Neftis producen el crecimiento del Nilo; Osiris es resucitado con el auxilio de Horus, su hijo. El poema de las "Lamentaciones de Isis y Neftis" proviene de un papiro hierático encontrado por Passalaqua en Tebas, dentro de una estatua de Osiris y se halla también en el Museo de Berlín. Se pensaba, dado el valor que se suponía existente en las lágrimas y en las súplicas, que las almas que tenían junto a sí esos cantares lograban más fácilmente la resurrección. El papiro que citamos perteneció a una señora principal, llamada Tentrut, para beneficio de cuya alma se copiaron esas "lamentaciones", que son, por otra parte, un hermoso, aunque triste poema de amor conyugal, proyectado en el plano divino. Así canta y llora Isis:


"¡Oh, soberano excelente, ven a tu morada!
¡Mírame! Soy tu hermana, que te ama.
¡No te alejes de mí, oh, adolescente hermoso!
¡Ven rápido a tu morada! ¿No puedes contemplarme?
Amargo está mi corazón, por tu causa; mis ojos te buscan.
¿Tardaré en contemplarte, tardaré en contemplarte
oh, soberano excelente, tardaré en contemplarte?
Los dioses y los hombres (tornan) sus ojos hacia ti
para todos a su vez, llorarte,
cuando me ven lanzando lamentaciones
hasta lo alto de los cielos y tu no escuchas mi voz".



Aparte de los temas religiosos, la poesía egipcia manifiesta su exaltación ante las fuerzas de la naturaleza, como en el "Himno al Nilo". También podría citarse, por su belleza, el "Canto del arpista" hallado en la tumba del faraón Iniatef.
Entre la poesía de exaltación de las gestas de monarcas cabe citar los pequeños "himnos a Tutmés III "y el "Canto triunfal a Ramsés II" compuesto éste por el poeta Pentaur y conservado en el papiro III de la colección Sallier. Dicho canto fue inspirado en una campaña hecha por Ramsés II cuando tenía cincuenta años y provocada por una revuelta producida en Siria y Asia Menor. Según el texto, el faraón, mal informado por sus gobernadores de provincia creyó que el ejército enemigo, el de los Kheti, huía; sin embargo, éste se emboscó en la plaza fuerte de Kadaesch, que cerraba el paso a las llanuras de Siria Occidental. El sorpresivo ataque enemigo dividió a los cuerpos de ejército, y el faraón se halló rodeado de tropas hostíles y sólo amparado por los guardias de su casa.
El poema es predominantemente narrativo y canta las hazañas de Ramsés II, probablemente verídicas y los peligros que corrió combatiendo cuerpo a cuerpo y levantando con su ejemplo la moral de su pequeña hueste. Recién al anochecer fue rescatado por sus tropas y tras ésto se logró la victoria. Luego del triunfo y las reconvenciones hechas por Ramsés a sus jefes, se produce la sumisión del rey de los Khetis, quien envía un parlamento obsequioso. Ramsés otorga un perdón y vuelve a Egipto. En los últimos versos se alude al hecho de que el propio poeta, Pentaur, entrega al jefe de los bibliotecarios, que en aquel tiempo tal vez fuera Amenemán, el papiro que contiene dicho poema, era una forma de dejar constancia, al pie del mismo, el nombre de su autor (Aclaremos que dicha batalla no fue una victoria total de los egipcios, terminó en un acuerdo entre ambos reyes soberanos).


Pero también existía una poesía más popular, con mayor sentido de independencia y menor reconocimiento de las fórmulas tradicionales. Generalmente se piensa que el hombre egipcio vivió solamente pensando en la muerte, construyéndose mansiones para el más allá y dedicándose a austeras meditaciones sobre los misterios inaccesibles a los que vestía de símbolos abstrusos. Todo ello es verdad, pero también lo es el hecho de que amaba la vida y que, hijo de las cálidas arenas y de los oasis lujuriosos, latía su corazón para sentimientos más humanos, en los que lo reconocemos más cerca de nosotros: el amor, el odio, el sentimiento de gloria, la exaltación del coraje y en fin, la emoción ante la naturaleza.
Si bien una fuerte conciencia moral aparece como rectora de la literatura egipcia (que se hace patente especialmente en los tratados y en las máximas, las cuales tienen por autores principales a los escribas Ani, Khordi, Kakimini, Ptah-Hotep, o al propio faraón Amenemet I en las instrucciones legadas a su hijo Usirtasen) no es menos patente que los latidos del amor y de la vida irrumpieron en la poesía egipcia, dándole una fuerza incontestable y un sentido de la verdad, como un grito escapado de la carne ardiente o una música nacida del goce de los sentidos. Pueblo triste, pero lujurioso, cantó al amor sin ninguna clase de convencionalismos, expresando las sensaciones tales como nacían en el alma del poeta, sin concesiones al pudor, en un arrebato natural y verdadero.
Las muestras de la poesía erótica egipcia que a continuación vamos a citar son de a principios del Siglo XIII (a. J.C.). La idea de pecado no ensombrece a estos amantes, quienes gozan buenamente de la paz de la naturaleza. Dice la amada:
"¡Cuán dulce me es irme al estanque a bañarme ante ti mostrándote mi belleza, en mi camisa del más fino lienzo, mojada de agua!... Bajaré contigo al agua y volveré a subir con un pez rojo, tan lindo entre los dedos. Ven y mírame".
Pero el amante, al que en la poesía egipcia se le llama a veces hermano, está en la otra orilla del río; ambos sienten la separación y él decide atravesar las corrientes peligrosas para reunirse con ella. Todos los sentimientos están expresados con una inocencia que nace de la ausencia de la idea de pecado:
"El amor de mi hermana está del otro lado; el río nos separa y en el banco de arena acecha un cocodrilo. Pero cuando bajo al agua, floto sobre la corriente; mi corazón es valeroso entre las ondas. Su amor es el que me da fortaleza y él conjura a los cocodrilos..." "La abrazo y sus brazos están abiertos y es como si percibiese el aroma de un ungüento de Punt".
"Cuando la beso en sus labios abiertos, estoy gozoso, aunque no tenga cerveza. Le digo a mi criado: pon los más finos lienzos para sus miembros, no hagas el lecho con el llamado lienzo real, y guárdate de emplear lienzo blanco. Adorna su cama y perfúmala con óleo de Tischepe".
"¡Oh, quién fuera la negra que la acompaña para ver constantemente el color de todos sus miembros!
¡Oh, quien fuera el lavadero, para lavar los ungüentos perfumados de sus vestidos!"
"¡Oh, quien fuera la sortija de su dedo!"
Y ella, en fin, responde:
"Me retiraré contigo a los árboles del jardín. Colgaré en ellos mi mosquitero. Veré lo que haces cuando contemples mi rostro. Mis brazos están llenos de ramas de Percea y mi cabello, de ungüento perfumado. Cuando estoy en tus brazos soy como una princesa del señor de ambos países".
¿Qué aliento,  como del Cantar de los Cantares hechiza los lotos del Nilo y crea esta poesía fresca y ligera, alada y eterna? La vida reía para esos amantes, llenas sus almas de las caricias perecederas y por eso aún más deseables. Para ellos: dueños momentáneos del mundo y de la vida, ¿qué importaba que las pirámides, rocas sobre rocas, pero nada más que rocas desafiaran a la eternidad?
Propongo que nos dejemos llevar en bote de papiro, y escuchemos al escriba recitar unos bellos poemas coptos:
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/91/Egypte_louvre_285_scribe.jpg

A yegua de los carros de Faraón
Te he comparado, amiga mía.
Hermosas son tus mejillas entre los pendientes,
Tu cuello entre los collares.
Zarcillos de oro te haremos,
Tachonados de plata.
Mientras el rey estaba en su reclinatorio,
Mi nardo dio su olor.
Mi amado es para mí un manojito de mirra,
Que reposa entre mis pechos.
Racimo de flores de alheña en las viñas de En-gadi
Es para mí mi amado.
He aquí que tú eres hermosa, amiga mía;
He aquí eres bella; tus ojos son como palomas.
He aquí que tú eres hermoso, amado mío, y dulce;
Nuestro lecho es de flores.
Las vigas de nuestra casa son de cedro,

Y de ciprés los artesonados.



El ser dulce, dulcemente enamorado;
el ser dulce, dulcemente enamorado
ante la presencia del rey;
el ser dulce, dulcemente enamorado
ante todos los hombres;
el amado ante todas las mujeres;
la hija del rey está dulcemente enamorada.
La más preciosa entre las mujeres,
una mujer como jamás se ha visto.
Más negro que la oscuridad nocturna es su pelo,
más negro que las zarzamoras
del arbusto de zarzamoras.
Más duros son sus dientes
que los pedernales de la hoz.
Un ramo de flores en cada uno de sus pechos,
agarrado entre los brazos.

http://mcmannes.files.wordpress.com/2008/05/cleopatra_large.jpg

Se puede querer...sin ver?
Se puede querer...sin oler?
Se puede ver...sin saber?
Se puede vivir...sin sentir?
Hasta la locura te puedo querer...
Entonces...sin ver, ni oler, sin saber sin sentir...no es eso querer?
Te puedo sentir...sin saber
Te puedo tocar...y vibrar
Te puedo cantar...en soledad
Te puedo ..amar...como al mar y llorar
Entones...cantar al mar en soledad y vibrar
No es eso amar?
Un viaje astral...sin acabar.


Mi alma peregrina del tiempo, pasea por las orillas del Nilo
y me trae mil recuerdos ..arrastrados...
por los vientos del Sur...mas alla del desierto
en donde arena y viento...dibujan un nuevo sueño
..."el peregrino del tiempo"...
...y te leo y te imagino como en un sueño.
...y me doy tiempo y despacio...comienzo de nuevo.
...y te imagino y te pienso...y me doy tiempo
de nuevo... en un sueño.
tus palabras me bañan en un sentimiento de paz
y tu melodía me acompaña y trato de interpretar
la música...mientras escribo en el pentagrama...
pero prefiero improvisar...y dejarme llevar
abre la mañana, perezoso despertar
son sonidos del agua, del aire, del viento...del mar
el susurro de un arroyo, del agua al pasar...
arco iris de ilusiones, mariposa de cristal...

y te pienso y te leo
y te veo en el cielo...un sueño astral
lluvia de colores...alma estelar
vidas paralelas...en un mundo de cristal
hablaste…y hago mías tus palabras…
peregrino del tiempo…
un pensamiento, palabras que se juntan para formar melodías
y sigue espontáneamente el camino de sus sueños.

pienso…tiempo de sueños que se lleva el viento
un sentimiento, melodía escondida de una canción inacabada
que toco una y mil veces en mi guitarra…desgarrada
Un sentimiento desde un alma paralela...a las orillas del Nilo
una noche estrellada...