martes, 29 de diciembre de 2015

EL AÑO NUEVO CHINO....NUEVE CURIOSIDADES


Fuegos artificiales, disfraces, grandes desfiles y celebraciones. En China esto se repite dos veces por año, ya que celebran el año nuevo tradicional y también el occidental. El Año Nuevo Chino es una ocasión muy importante para los habitantes del país 


Durante las celebraciones de Año Nuevo en China, no se debe hablar sobre hechos pasados, solo sobre el futuro, ya que hablar de lo que ya pasó es considerado de mala suerte. Asimismo, los niños tienen permiso para comportarse mal, ya que no se les regaña o golpea. Existe la creencia de que si un niño llora durante Año Nuevo, llorara todo el año.


Los chinos se visten de rojo durante las celebraciones del Año Nuevo en China, escriben sus deseos y propósitos en papel de ese color y, los niños reciben sobres rojos con dinero. El rojo simboliza al fuego, elemento que previene la mala suerte según el folclore oriental.


Este 2016, 4714 según el calendario Chino, es el Año del mono de acuerdo a los mitosdel horóscopo. Quienes creen en estas historias aseguran que aquellos que nazcan este año tendrán algunas de las características de ese animal. En el caso de la oveja: humildad, honradez y timidez. En total son 12 animales que se van rotando año a año. Muchas parejas buscan que su hijo nazca en un año determinado, incluso se adelantan partos o se trata que la mujer no de a luz hasta que termine el año, ello según las características del animal que los padres quieren para el bebé.




A las 00:00 del Año Nuevo, los chinos abren las puertas y ventanas de sus casas para permitir que salga el año anterior y se lleve lo malo. Así empieza el nuevo año que entra a las casas completamente limpio.




El calendario Chino es lunar y por ello los meses empiezan con la luna nueva. El Año Nuevo Chinoparte con la Luna Nueva y termina con la Luna Llena, que se da en el día 15. 




En occidente, lanzamos fuegos artificiales para celebrar, pero durante el Año Nuevo Chino, éstos cumplen una doble función. La primera es el espectáculo y la segunda viene de una tradición milenaria, en la cual se quemaba un trozo de bambú para asustar a los espíritus malvados y empezar el año libre de ellos.




Se cree que el origen del Año Nuevo Chino no está en una celebración de calendario, sino que nació hace más de 4 mil años con un propósito clave. Los agricultores de esos tiempos aprovechaban la fecha para celebrar el fin del invierno, época que puede ser muy cruda en diferentes partes de China. Con el tiempo, la festividad evolucionó hasta convertirse en el Año Nuevo.



El Festival de las Linternas se realiza en la noche del último día de celebraciones y es todo un espectáculo. Figuras creadas con papel y bambú, especialmente dragones, se adornan con fuego por dentro dando la apariencia de lamparas. Cada familia crea sus Linternas y, también están las públicas, que son muy vistosas.




Si bien son feriados oficiales solo 3 días, la celebración del Año Nuevo en China dura 15 días. Es común que muchas familias aprovechen ese periodo como vacaciones, viajando a sus pueblos o ciudades natales para celebrar en conjunto. Además, cada día tiene su significado y rol, por lo que es una festividad llena de actividades.
http://www.batanga.com/curiosidades/8018/9-fascinantes-curiosidades-sobre-el-ano-nuevo-chino




lunes, 21 de diciembre de 2015

LA TORRE BURJ EN DUBAI...LA INMENSIDAD DE UN EDIFICIO


Dubai, la ciudad más impresionante de los Emiratos Árabes y probablemente del Oriente Medio. Desde el aeropuerto puede verse, desdibujado por una nube de polvo, un grupo de rascacielos que marcan el típico "downtown" de las ciudades occidentales. Sin embargo, destaca el perfil de una masa enorme, casi como una montaña muy esbelta, que se yergue muy por encima de las otras construcciones: el Burj Dubai, recientemente renombrado como Burj Khalifa, en honor al presidente de los Emiratos Árabes.

 El Burj Dubai (o Torre Dubai) es el edificio más alto del planeta, en todas su categorías. Recientemente culminado el 4 de enero del 2010, con sus 818 metros ha sobrepasado con creces a todas las estructuras que anteriormente ostentaban ese récord. Es también un motivo de orgullo para toda la región, ya que por primera vez desde 1313 (en que se construyó la catedral de Lincoln, Inglaterra), el título de la estructura más alta del mundo vuelve al Medio Oriente, como lo fue por miles de años gracias a las pirámides de Egipto.



                                  

Fue diseñada por Adrian Smith (arquitecto norteamericano quien junto a Gordon Hill mantiene una oficina especializada en grandes desarrollos urbanos) y la reconocida firma SOM (Skidmore, Owins & Merril), responsables entre otros poyectos, de la Torre Sears de Chicago (en su momento también la más alta del mundo). La construcción la viene ejecutando un consorcio liderado por la firma coreana Samsung Engineering and Construction, responsable de otros rascacielos como las Torres PETRONAS en Malasia o el Taipei 101, en Taiwán, también en su momento los edificios más altos del mundo. Su diseño interior estará a cargo de Gregorio Armani. Es decir, los promotores se han asegurado de reunir a renombradas firmas internacionales para su ejecución.


                       



El Burj Dubai es en realidad parte de un enorme complejo multi-uso, que incluye centros comerciales, viviendas, hoteles y centros de entretenimiento. De hecho, ya se ha completado el Dubai Mall (el centro comercial más grande del mundo), el Hotel Burj Dubai Lake y algunas otras torres de vivienda y oficinas. Además se contempla el desarrollo de 3 hectáreas de parques y el gran lago artificial, el cual también ha sido culminado.


                              
El programa del Burj Dubai contendrá, además de oficinas, el Hotel Armani de 75 habitaciones, y por primera vez en este tipo de construcciones altas, se incluirá vivienda, con 144 departamentos de lujo ($40,000 el metro cuadrado) y otros 800 departamentos más "populares".


Al igual que las Torres Petronas, el diseño del Burj Dubai tomó en cuenta patrones islámicos para su concepción. Basado en motivos florales y geométricos, más específicamente en la flor Hymenocallis (curiosamente, una planta americana).



                                 

La torre estiliza tres "pétalos" en forma triangular unidos en el centro, pero en lugar de repetir esta planta idénticamente, el diseño se va retranqueando y rotando a manera de un zigurat espiral.



El esqueleto de concreto y acero se halla revestido por una piel de cristal, aluminio y acero, por lo que imaginé que el edificio requeriría excesivamente de aire acondicionado, debido a la mayor captación de calor que genera el uso de paredes de vidrio. Sin embargo, el vidrio tiene en realidad dos caras, la cara externa tiene un delgado recubrimiento de metal que refracta los rayos ultravioleta del sol y por ende previene el sobrecalentamiento al interior. Además la cara interior está recubierta por una fina capa de plata que protege al edificio de la radiación infrarroja de las arenas del desierto. En otras palabras, se permite el ingreso generoso de la luz, pero no del calor.




Además de las referencias islámicas, posible encontrar semejanza entre el Burj Dubai y el Mile High, el proyecto utópico de Frank Lloyd Wright que planteara en 1956 en Illinois. La enorme aguja en forma de trípode (al ser, según Wright, la estructura más estable) habría contado con ascensores atómicos y habría estado rodeada de parques y agua.


Proyecto "Mile High"
Imagen Cortesía de The Frank Lloyd Wright Foundation


Pero una cosa es hacer un diseño vistoso y osado y otra muy diferente llevarla a cabo, y en este tipo de obras hay un paso muy grande y mucho sudor de por medio entre la utopía y la realidad.






Al ver de cerca esta monumental obra, no puedo sino admirar la extraordinaria capacidad de los ingenieros para calcular la extraordinaria y estructura y para diseñar nuevos métodos para planear su cimentación (la cual debió plantar cientos de pilotes de concreto armado para dar consistencia al suelo para sostener el enorme peso de la estructura sobre la inestable arena del desierto) y para llevar a cabo su ejecución de forma eficiente y rápida.
Cientos de pilotes se hundieron en la arena hasta encontrar lecho duro, y así sostener uniformemente el enorme peso de la estructura.

Pero también admiro a sus constructores, miles de trabajadores indios, pakistaníes, filipinos y de otras nacionalidades que han venido trabajando por turnos durante 24 horas al día, en extremas condiciones de calor (y muchas veces con salarios muy bajos), para ejecutar esta obra en tiempo récord (en algunos momentos se culminaba un piso cada 4 días).



Diciembre 2004
Diciembre 2005
Abril 2008

LA COMPETENCIA POR SER EL MÁS ALTO

Oficialmente, según el Consejo de Edificios Altos y Desarrollo Urbano, la altura del Burj Dubai no será registrada como nuevo récord hasta la culminación del edificio. Las estructuras más altas del mundo son:

- Estructura: Antena de KVLY-TV, Dakota del norte, EE.UU. 628.8 m (1963).
- Estructura auto portante: Torre CN, Toronto, Canadá. 553.3 m (1976)
- Edificio (desde el piso a la aguja): Torre Taipei 101, Taipei, Taiwán. 508.2 m (2003)
- Edificio (desde el piso a la antena): Torre Sears, Chicago, EE.UU. 527 m (1973)
- Edificio con más pisos: Torre Sears, Chicago, EE.UU - 83



Todos estos récords han quedado largamente sobrepasados en la realidad (lo harán oficialmente en Setiembre del 2009, el 09/09/09) por la Torre Dubai, con sus 818 m y 160 pisos. A ellos se suman los 53 ascensores, que serán los más rápidos del mundo, a 35 km/h.

http://www.disfrutadubai.com/burj-khalifa
http://moleskinearquitectonico.blogspot.com.es/2009/07/burj-dubai-el-edificio-mas-grande-del.html

miércoles, 16 de diciembre de 2015

UN PASEO POR SINTRA...PALACIO DA PENA Y PALACIO DA REGALEIRA



                                                                         Palacio de Pena
Sobre una colina, a 500 metros de altura, y a unos 4 km. de la preciosa localidad de Sintra, un singular palacio se eleva como una visión de ensueño: es el Palacio da Pena, el más notable ejemplo de arquitectura de estilo romántico de Portugal, rodeado de un exuberante parque de más de 200 ha. donde se mezclan cientos de especies locales y exóticas.
Historia del palacio
El Palacio da Pena, o "palacio de la peña", por su situación en lo alto de la colina, fue la realización del sueño de Fernando de Sajonia Coburgo-Gotha, príncipe alemán que contrajo enlace con la reina María II, convirtiéndose entonces en rey consorte de Portugal. Conocido como el "rey artista", era un gran amante de las artes y la naturaleza. Desde que vio por primera vez la Sierra de Sintra, al igual que tantos otros nobles y artistas Fernando se enamoró del paisaje y decidió adquirir los terrenos de la colina y circundantes para construir allí el más bello palacio, al estilo de los palacios de Baviera. Las posesiones adquiridas incluían las ruinas del Castillo de los Moros, de cuya restauración también se ocupó.
Antiguamente, había sido erigida en la colina una capilla dedicada a Nossa Senhora da Pena y posteriormente se añadió un pequeño monasterio jerónimo, que el terremoto de 1755 redujo a ruinas; sólo perduraron la capilla y los claustros, que el rey integró en el proyecto.
Para el diseño, Fernando contrató al arquitecto alemán Wilhelm Ludwig von Eschwege y entre los años 1842 y 1854 los trabajos avanzaron rápidamente, aunque la totalidad de las obras, incluyendo el parque, se prolongaron 47 años.


El matrimonio real se ocupó personalmente de los detalles decorativos, donde abunda el uso del estilo manuelino, los elementos medievales y árabes. Importantes puertas, azulejos por doquier, figuras mitológicas cargadas de simbología, galerías de arcos y la utilización del rosa y el amarillodieron forma a un verdadero palacio de cuento de hadas que los reyes utilizaroncomo residencia de verano.

La reina María falleció en 1853 y en 1869 el rey contrajo enlace con quien fuera su amante, Elise Hensler, una cantante de ópera nombrada condesa de Edla, que por aquellos tiempos cantaba en el Teatro San Carlos, en el Chiado. Ella heredó el palacio al morir el rey en 1885, lo que levantó grandes controversias en la opinión pública. Finalmente el rey Luis adquirió el palacio y la condesa conservó para sí el Chale da Condessa, una residencia en el parque del palacio que Fernando II había construido para ella.
La familia real utilizó el palacio hasta 1910; cuando estalló la revolución, la reina Doña Amelia permaneció allí para ver cómo se desarrollaban los acontecimientos, antes de partir al exilio. Desde entonces fue denominado Palacio Nacional da Pena y convertido en museo. De visita en Portugal en 1945, la reina Amelia visitó Sintra y pidió estar un momento a solas en el que fuera su palacio favorito.


En la estructura del palacio pueden notarse el basamento y las murallas circundantes, que siguen los desniveles del terreno, y dos importantes puertas de entrada.

El palacio consiste de 26 dependencias. De todos los palacios portugueses, éste es el único que conserva casi intactos los muebles y objetos tales como los dejaran sus últimos ocupantes reales.
Pasada la segunda puerta, sorprende el llamado Arco del Tritón, una extraña criatura medio hombre medio pez, una alegoría de la creación del mundo. Este pórtico lleva al Patio dos Arcos, cuya galería de arcos moriscos ofrece hermosas vistas de la sierra; desde aquí se ingresa a la capilla, que tiene un precioso retablo de mármol, y a los claustros del antiguo monasterio restaurado, cubierto de azulejos polícromos, y donde destaca la torre con reloj. En esta zona merece una visita el Salón Arabe, de decoración oriental, cuyo techo pintado con trampantojos es uno de los más bellos del palacio. También destaca el que fuera el refectorio del convento, convertido por el rey D. Carlos en su taller de trabajo. Gran pintor naturalista, la sala exhibe pinturas inacabadas de su autoría en las paredes.


El Arco del Tritón

Otro fastuoso espacio que destaca del conjunto es el llamado Salão Nobre (Salón Noble); las ventanas cubiertas por vitrales alemanes, las exóticas estatuas de madera que sostienen candelabros, la impresionante lámpara de bronce y los jarrones de porcelana china hacen de la sala un conjunto refinado y majestuoso.
En la torre cilíndrica hay una habitación pintada de rojo con techos estucados que fuera el dormitorio del último rey de Portugal, Manuel II. En la cocina aún se conservan los utensilios de cobre de fabricación francesa que se utilizaban en la época. La vajilla tiene grabado el escudo de armas del rey Fernando II. Envolviendo el palacio, un inmenso jardín acorde a su majestuosidad y romanticismo. El rey Fernando hizo traer especies de todos los continentes, aprovechando la bondad del clima de la sierra, y se encargó él mismo de arreglar el parque. Recorrerlo en una sola visita es imposible, puesto que hay alrededor de 72 km. de senderos, en cuyo recorrido aparecen lagos, ejemplares raros y decenas de rincones especiales... La variedad de la flora hace que el jardín ofrezca un espectáculo diferente en cada estación del año.

Enclavada en lo más alto de la sierra sobre un peñasco de granito, la Estatua do Guerreiro parece mirar a lo lejos. Este guardián de bronce posiblemente represente al mismísimo rey que contempla y protege su maravillosa obra. 




          Palacio da Regaleira

La Quinta da Regaleira, tal como la conocemos ahora, data de principios del XX, cuando el terreno fue adquirido por Antonio Carvalho Monteiro, un noble portugués, millonario y filántropo, que con la ayuda del arquitecto Luigi Manini construyó este espacio que incluye un palacio, un pequeño lago, un invernadero, varios torreones, una preciosa capilla y un impresionante pozo de iniciación.




Detalle de una vidriera de la capilla de la Quinta da Regaleira.
A la hora de realizar el diseño arquitectónico del conjunto, Carvalho Monteiro encargó a Manini que viajase por Portugal y Europa y tomase nota de todos los estilos y corrientes estéticas que viera, para plasmar estas ideas en el diseño de la Quinta da Regaleira.




En el interior del palacio, que también se puede visitar , aún se conservan los bocetos y apuntes que Manini fue tomando en sus viajes para darles vida después en la arquitectura y disposición de cada elemento de la quinta.





Además, podremos recorrer las estancias de este palacete reconvertido en museo y lleno de lugares interesantes, como la biblioteca, las habitaciones de Carvalho Monteiro o la torre octogonal.
El resultado es un conjunto arquitectónico que auna elementos romanticos,manuelinos,neogóticos y mitológicos.

Un templo para los masones

Por todo el complejo encontraremos referencias a la masonería y a los templarios, como la cruz de la Orden del Temple esculpida en el pozo iniciático. Al parecer, Carvalho Monteiro era uno de los miembros de esta secta en Portugal, además de aficionado a la astrología, el esoterismo y las ciencias ocultas, y quiso dejar constancia de ello en cada rincón de la finca.




                                                                        Pozo iniciatico 
                                      

Y es que la Quinta da Regaleira fue concebida como un enorme templo masónico, pero para apreciarlo hay que ir dispuesto a mirar con detalle y descubrir todas estas alusiones a la masonería.






En la capilla también podréis encontrar algunos elementos relacionados con los masones, como la gran Cruz de la Orden de Cristo del suelo.



Los jardines de la Quinta de la Regaleira, llenos de especies exóticas de árboles y plantas, sorprenden por sus túneles secretos, sus cascadas escondidas y sus bellísimas fuentes, como la famosa Fuente de la Abundancia.




Nuestro consejo es que os dejéis llevar  y los exploréis sin prisas, preparados para encontrar todo tipo de sorpresas: como podéis comprobar en las fotos, unas oscuras grutas, un panel de azulejos de estilo manuelino o un paseo de esculturas son solo algunas de ellas.




                                        Una de las grutas de la Quinta da Regaleira.



El pozo iniciático de la Quinta da Regaleira (también conocido como “torre invertida”) es una de las atracciones más apasionantes de sus jardines. Se trata de un profundo pozo de piedra en forma de espiral, con nueve pisos conectados entre sí por varios tramos de escaleras.
Se cuenta que estos nueve giros simbolizan el infierno de la Divina Comedia de Dante: los masones debían ascender por él siguiendo un rito de iniciación que representaba el renacer, hasta llegar a a la entrada superior, custodiada por dos dragones que se enroscan en torno a la llamada Fuente de los Dragones.


                     Fuente de los Dragones de la Quinta da Regaleira.

Tal era la importancia de este pozo iniciático que estaba conectado por grutas y túneles subterráneos tanto a la capilla como a la casa.





Fernando Pessoa, un poema desde Sintra




Llueve en silencio, que esta lluvia es muda...

Llueve en silencio, que esta lluvia es muda
y no hace ruido sino con sosiego.
El cielo duerme. Cuando el alma es viuda
de algo que ignora, el sentimiento es ciego.
Llueve. De mí (de este que soy) reniego...

Tan dulce es esta lluvia de escuchar
(no parece de nubes) que parece
que no es lluvia, mas sólo un susurrar
que a sí mismo se olvida cuando crece.
Llueve. Nada apetece...

No pasa el viento, cielo no hay que sienta.
Llueve lejana e indistintamente,
como una cosa cierta que nos mienta,
como un deseo grande que nos miente.
Llueve. Nada en mí siente...


Chuva, un fado de Mariza, mientras llueve en Sintra sobre mí.


http://www.mundocity.com/europa/lisboa/sintra-palacio-pena.html
http://www.lisboa.es/que-ver/quinta-da-regaleira/
http://micasaesmimundo.blogspot.com.es/2013/03/fernando-pessoa-un-poema-desde-sintra.html

EL VESTIDO Y LA INDUSTRIA TEXTIL EN EL SIGLO XVI


El vestido a lo largo de la historia tiene diversas funciones, una de las más características y relevantes para el desarrollo social será su valor económico. La indumentaria de un individuo no sólo indica su pertenencia a un estamento o clase social sino también su riqueza y patrimonio, al mismo tiempo nos da pistas sobre la situación tanto comercial como industrial de una época determinada. El primer elemento clave para reafirmar la idea del valor económico del vestido es su propio tejido. 
Ya que, el tejido de una prenda indica de dónde procede, cómo se ha producido y si se ha creado en función de alguna necesidad. En el caso del siglo XVI los principales tejidos serán la seda, el terciopelo, el lino y el algodón. La mayoría de ellos son elaborados en territorios pertenecientes a la monarquía hispánica pero hay otros centros de producción como Egipto, Persia e Irak a los que accede España gracias a la comercialización con países como Alemania e Italia. Pero además, la monarquía hispánica tendrá una gran tradición sedera por la herencia musulmana.
En cuanto a los demás tejidos, la mayoría de ellos se producen en los territorios del norte y el principal foco de producción será Flandes. La ornamentación de los mismos también se convierte en una cuestión económica porque aparecen multitud de brocados que se comercializan en el mundo. Algunos de ellos proceden de la misma península pero otros como las guarniciones en oro y plata se elaboran gracias a la recepción de materias primas procedente de América y los Países árabes. El uso de nuevas ornamentaciones indica el desarrollo del Imperio hispánico y en su gran mayoría se debe a la adquisición de nuevos metales procedentes de América. Estos contribuyeron al desarrollo del lujo pero tuvieron consecuencias negativas porque muchos tuvieron que vender sus bienes para adquirir las ornamentaciones.

 El gremio de los sastres en el siglo XVI

Ante esta situación la corona tuvo que tomar medidas para impedir el desarrollo de la industria textil elaborando trabas que afectarán tanto a la industria como al comercio. Como otras ornamentaciones procedentes de territorios europeos como Holanda e Italia podemos destacar los encajes. Sin embargo, lo que dio mayor belleza estética y versatilidad a las prendas fueron los tintes. Estos procedían de materias primas producidas en América como el Palo de Campeche.
El vestido y la industria textil

El uso de estas nuevas ornamentaciones no puede entenderse sin tener en cuenta las técnicas que aparecieron a lo largo del siglo XVI. Los primeros avances aparecen en Francia, Gran Bretaña y Cataluña. Uno de los principales será la creación del telar de género de punto de William Lee, destinado a la elaboración de medias. Tampoco podemos comprender el valor económico del vestido y su proceso de elaboración sin sus grandes protagonistas, los sastres.
A partir del siglo XVI están sujetos a ordenanzas más estrictas que sobre todo limitan a las nuevas contribuciones de los extranjeros. Además surgen nuevas rivalidades, conflictos y competencias que afectan directamente al proceso de elaboración de la prenda. Un caso muy característico en el siglo XVI es el gremio de Valencia. Es en El Libro de repartiement real entre els veins de la ciutat de Valencia donde podemos ver como se estructuraba el gremio y qué tipo de conflictos se producían. La mayoría de ellos estaban vinculados a la llegada de extranjeros.
El vestido y la industria textil

Es a partir del siglo XVI cuando la función del sastre adquiere una nueva perspectiva, empiezan a considerarse a sí mismo artistas y por ello su nivel de exigencia aumenta. Buscan estrategias para resaltar la belleza y la gracia de sus prendas mediante la introducción de adornos que no están presentes en la normativa. Por ello se deben establecer limitaciones desde el poder como la limitación por parte de Felipe II a sastres, calceteros y jubeteros.
La fuente principal para analizar cómo los sastres introducen nuevas ornamentaciones y modas en el siglo XVI son los tratados de sastrería. Contienen una gran variedad de datos económicos porque en ellos se incluyen los procesos de elaboración del traje, sus cortes y la organización de la producción. Los nuevos tratados de sastrería hacen que esta adquiera una dimensión intelectual. De hecho, según Juan Luis Vives, la sastrería se convierte en uno de los principales saberes que ha de difundirse entre la sociedad y se asemeja a otras artes como la cocina, la construcción, la agricultura o la navegación.
El vestido y la industria textil

Los principales tratados de sastrería del siglo XVI son el Libro de geometría y traça realizado por Juan de Alcega en 1580 y Geometría y trazas para el oficio del sastre elaborado por Diego de Freyle en 1588. Ambos tratados tienen el objetivo de estandarizar un determinado modelo de vestido pero además tratan de dar instrucciones a los sastres para que economicen a la hora de elaborar las prendas por ejemplo describen nuevas técnicas de medición. Además están llenos de consejos a los aprendices para que sean más precisos a la hora de elaborar las prendas.
El vestido y la industria textil

El tratado de Diego de Frayle presenta características más singulares puesto que incluye sonetos, algunos como este fueron compuestos por Miguel Díaz de Alarcón:
A los que officio y arte han inventado
Es justo que a su industria agradezcamos
Las cosas milagrosas que gozamos
Que con divino ingenio han procurado
Y aunque es verdad que haverlos comenzado
Su origen y principio les debemos
A los que hallan como sepamos
Devemos más pues lo han facilitado.
En ambos tratados hay varias formas de dibujar las piezas de las prendas, por un lado destacan aquellos patrones que presentan a las piezas de forma separada, dispuestas sobre el tejido separadamente y desprovistas de toda decoración. Mientras que la segunda modalidad presenta a las piezas unidas como en el libro del sastre. Los tratados de sastrería se convierten en principales fuentes del saber porque se incorporan elementos científicos y artísticos como la geometría.
 http://revistadehistoria.es/el-vestido-y-la-industria-textil-el-gremio-de-los-sastres-en-el-siglo-xvi/