jueves, 28 de enero de 2016

FIODOR DOSTOIEVSKI....LOS HERMANOS KARAMANZOV


                       


Novelista ruso, nacido en Moscú en 1821, y muerto en San Petersburgo el 9 de febrero de 1881. A la muerte de su madre, su padre -un médico aristócrata, decadente, extravagante y alcoholizado- le hizo ingresar en la escuela de ingenieros de San Petersburgo, a pesar de que el joven Fiodor ya mostraba una acusada inclinación hacia las letras. De ahí la desgana con que acometió sus estudios de Ingeniería, en nítido contraste con la voracidad con que iba leyendo a quienes habrían de consolidar su iniciática formación libresca (Schiller, Balzac, Hugo y Hoffmann).
Cuando tenía dieciocho años, su padre murió asesinado, víctima de unos siervos a los que había tiranizado hasta extremos inhumanos. Dos años después, agobiado por el rigor científico y la disciplina castrense, finalizó sus estudios y se quedó en San Petersburgo. Entonces sobrevivía merced a las traducciones que iba realizando. Por esta época escribió su primera obra, la novela epistolar Pobres gentes (1846), que tuvo una buena acogida por parte del público y de algunos críticos consagrados, como Bielinskiy Nekrásov. A pesar de haberse diplomado en Ingeniería, desdeñó esta profesión impuesta y se entregó de lleno a la literatura.


Aquel mismo año de 1846 vio aparecer la segunda novela de Dostoievsky, El doble, en la que la historia de un desdoblamiento psíquico comienza a prefigurar una de las principales -si no la fundamental- corrientes temático-estructurales de su vasta producción novelesca: la introspección psicológica. Dos años más tarde, salió de los tórculos Noches blancas (1848), novela sentimental en la que las fantasías amorosas de un joven soñador confunden la realidad con el deseo. Entre medias, había aparecido una novela menor, La patrona Joziaika (1847).




De 1848 data, también, Corazón débil, y de 1849, Niétochka Nezvánova. En este último año, acusado de haber tomado parte en una conspiración de intelectuales socialistas, Dostoievsky es condenado a muerte. El mismo día en que había de verificarse la ejecución llegó el indulto del zar Nicolás I, quien conmutó la pena por cuatro años de trabajos forzados en Siberia. Esta atroz deportación afectó gravemente su equilibrio mental y su salud física, vulneradas por frecuentes ataques epilépticos; de ello quedó memoria impresa en una narración posterior, titulada Recuerdos de la casa de los muertos , que llegó a impresionar al sucesor de Nicolás I, Alejandro II.
Tras este período de confinamiento, Dostoievsky fue forzado a incorporarse en Semipalátinks a un regimiento de tiradores siberianos. Por aquellas fechas , contrajo nupcias con una viuda pobre, madre de un hijo, con la que no llegó a ser feliz, a pesar de que el propio novelista la tenía por "la mujer más honrada, más noble y más generosa" de cuantas había conocido. Tras otro largo período de residencia en Tver, recibió autorización para retornar a San Petersburgo, donde dio a la imprenta otras dos novelas, La aldea de Stepánchikovo y sus habitantes  y El sueño del tío . En ellas, el humor cáustico y corrosivo, rayano en lo grotesco, da buena cuenta de las rancias costumbres de su país y sus gentes.



A pesar de su fecundidad literaria y de las facilidades que encontraba a la hora de publicar sus trabajos, Dostoievsky se vio acuciado por severas dificultades económicas. Comenzó entonces a colaborar en empresas periodísticas, como la revista El tiempo, fundada por su hermano Mijail. En 1862 publicó una de sus mejores obras, Humillados y ofendidos, donde indaga dolorosamente en los profundos recovecos del alma humana.
Lleno de deudas, en 1864 fundó el periódico Época, cuya corta andadura no le resarció de sus quebrantos monetarios, tristemente ahogados por la desaparición, aquel mismo año, de su mujer y el hijo de ésta. Por aquellas fechas falleció también su hermano Mijail. Estas pérdidas irreparables forjaron en Dostoievsky un carácter estoico que le movió a estudiar los resortes del alma humana ante la fatalidad ineludible.



Apuntes del subsuelo, bien recibida por la crítica y los lectores, tampoco le sacó de sus constantes apuros financieros. En esta novela, la frustrada redención de una prostituta ilustra la tesis de que la razón no es capaz de penetrar en el interior del prójimo, y ni siquiera en el propio. En 1866, la publicación de Crimen y castigo inició una serie de narraciones que habrían de granjearle una caudalosa reputación literaria. Sin embargo, la solvencia económica no llegaba, ni siquiera cuando, en 1867, su novela El jugador vino a confirmar la extraordinaria calidad de sus escritos. Recientemente casado, a la sazón, con Ana Grigorievna, su joven taquígrafa (Dostoievsky contaba con cuarenta y un años de edad, y ella con veintiuno), se vio impelido a abandonar una Rusia en la que tenía casi tantos acreedores como lectores.
Malviviendo de las exiguas ayudas que le llegaban desde su país natal, viajó por toda Europa Occidental, visitando Alemania (Dresde, Hamburgo y Baden-Baden), Suiza (Ginebra y Vevey) e Italia (Florencia). En el transcurso de este voluntario exilio, nació una niña que murió a los pocos días; Dostoievsky cayó entonces en una depresión cercana a la demencia, y se gastó en el juego el poco dinero que le quedaba. Para colmo de sufrimientos, volvió a sufrir crisis epilépticas, que agravaron tanto su salud como su maltrecha economía. Pero el nacimiento de un segundo hijo contribuyó a darle fuerzas para salir a delante; y así, en 1868 dio a la imprenta El idiota, otra de sus mejores novelas (que, sin embargo, fue mal acogida por la crítica). Un año después, publicó El eterno marido.



La aparición de Los endemoniados , centrada en el nihilismo y la muerte de Dios, le supuso, por fin, un beneficio económico que habría de permitirle el retorno a Rusia. Allí, desde 1873 (fecha en la que apareció, también, su novela Bobok), empezó a publicar por entregas, en el periódico reaccionario El ciudadano, el Diario de un escritor, que luego continuaría, ya como revista independiente, entre 1876 y 1881. En esta confesiones de su existencia cotidiana y su riquísima vida interior, Dostoievsky comenzó a presentarse como una especie de guía espiritual de sus compatriotas, iluminado por un repentino retorno al cristianismo. Al margen de estas consideraciones personales, el Diario fue el espacio adecuado para la publicación de narraciones como Nochebuena con Cristo y La sumisa. En esta misma línea, una novela anterior (El adolescente) ya había anticipado un populista misticismo cristiano.



 Dostoievsky redactó la que él consideraba su obra maestra, Los Hermanos Karamazov, donde los odios y rencores entre un padre y sus hijos, y los extremos a los que puede conducir un ateísmo intelectual y deshumanizado, son sólo superados desde la pureza y la fe de una criatura inocente. Por aquellas fechas, Fiodor Dostoievsky había pasado a ser el novelista más querido y admirado de su país, y su fama sobrepasaba, incluso, las de autores tan respetados como Turguénev y Tolstoi. En calidad de "Patriarca de las Letras Rusas", el 8 de junio de 1880 fue el encargado de pronunciar un discurso en el fastuoso homenaje rendido a Pushkin. El 28 de enero de 1881, una hemorragia cerebral puso fin a sus días. Su muerte se consideró una pérdida irreparable en el mundillo cultural de Rusia, que le lloró en unas solemnes y emocionadas exequias.




Los hermanos Karamázov es la historia de un parricidio, una tragedia familiar y doméstica y al tiempo una metáfora brutal y lúcida de la vida humana. a La novela se construye alrededor de Fedor Pávlovich Karamázov, un terrateniente borracho, arbitrario y corrompido, y de sus cuatro hijos: Demetrio, de carácter violento, y poseído por una pasión terrenal ; Iván, un materialista, intelectual, rebelde contra la ley de Dios; Aliosha, el hijo pequeño, pasivo , religioso, un bondadoso novicio, ejemplo de la dedicación cristiana al servicio abnegado; y Smerdiakov, hijo bastardo y resentido. En cada uno de estos personajes se ve representado una especie de retrato de toda la especie humana, se llego a afirmar que el tema principal de Los hermanos Karamázov es la Rusia del pasado, del presente y del futuro, así como el destino del mundo y de la humanidad. La novela gira en torno a las relaciones perversas que se establecen entre el padre y los hijos hasta que este es asesinado por su presunto asesino, Demetrio, juzgado y condenado, hecho que parece representar la culpa que arrastran todos los seres humanos y sus esperanzas de salvación. Odio, amor, crueldad, compasión, sentimientos radicalmente contrarios y enfrentados... Sin duda, una obra maestra de la literatura universal.
Fedor Pavlovitch, hombre corrompido e inepto, lo único que sabía era defender sus intereses. Este pequeño propietario empezó con casi nada y pronto adquirió fama de gorrista. Pero a su muerte poseía unos cien mil rublos de plata. Esto no le había impedido ser durante su vida uno de los hombres más extravagantes del distrito. Digo extravagante y no imbécil, porque esta clase de individuos suelen ser inteligentes y astutos. La suya es una ineptitud específica, nacional. Se casó dos veces y tuvo tres hijos; el mayor, Demetrio mitia, del primer matrimonio, y los otros dos, Iván y Alexei o Aliosha, del segundo. A la muerte de su primera esposa Adelaida Miusov, dejo a fedor Pavlovitch con su primer hijo Demetrio karamazov de 3 años; Como era de suponerse Fedor Pavlovitch era un mal padre, nunca se ocupo de su hijo, de hecho, de ninguno de ellos. Fedor Pavlovitch se olvido de su hijo de tres años. Demetrio creció con una familia que se apiado de el, la educación que le dieron no era de alta categoría, así que este creció con muy pocos conocimientos. Lo mantuvieron hasta que fue mayor de edad, Demetrio nunca estrecho lazos fraternales, ni de cariño por sus tutores.
Su niñez fue muy dura, carecía de amor y de casa propia, pues lo cambiaban de familia cada rato. Aun que Mitia no le conocía, creció con un profundo desprecio hacia su padre. Estando Mitia fuera de la ciudad donde nació, se entero de que su madre Adelaida Miusov al morir le dejo una cuantiosa herencia, la cual su padre le había escondido, y Mitia necesitando del dinero, pues se mantenía a duras penas, se dirigió a la casa de su padre por su merecida herencia. Mitia le exigió la herencia a su padre, pero este de muy mala gana le dio solo una cantidad alegando que era la suma total de la herencia dejada, Demetrio sospecho de su palabra, pues ya había oído rumores acerca de la codicia de su padre, pero necesitando urgentemente del dinero acepto, y se marcho. Demetrio y Fedor Pavlovitch se seguían viendo regularmente, ninguno de los dos se tenían afecto, pues Demetrio alegaba que su padre había sido injusto en la paga de la herencia, lo llamaba ratero, borracho, entupido y demás, cosa que era cierta, también lo llego a amenazar de muerte, no le tenia cariño en lo absoluto.
Fedor Pavlovitch también odiaba a su hijo, pues si, ese era el sentimiento que sentía por su hijo y era reciproco, pero no solo por la disputa que tenían acerca de la herencia si no por un amor que se peleaban, Grushenka, una exquisita mujer de clase alta, era hermosa, culta, digna, pero sobre todas esas cosas, orgullosa, de esas personas que miran con desdén hasta a un rey. Y aun que Demetrio estaba comprometido con catalina Ivanovna, el solo tenia ojos para Grushenka.
Grushenka tenia una pasión hacía el dinero; disfrutaba de jugar con los dos, padre e hijo, pues estos estaban sumamente enamorados de ella, hubieran dado hasta lo ultimo por un segundo con ella, hubieran incluso hasta matado por ella.
Fedor Pavlovitch se caso por segunda vez con Sofía Ivanovna, que sufría de ataques de histeria. Este matrimonio duro 8 años en los cuales tuvieron dos hijos Iván karamazov y Aliosha karamazov. Sofía Ivanovna murió a causa de sus ataques de histeria, pues se le juntaron con ataques de epilepsia y de más. Como habíamos dicho Fedor Pavlovitch, no se ocupo de sus hijos y una familia de clase alta se apiado de estos, dándoles estudios, amor, y dinero para lo que fuere necesario. Ellos nunca se sintieron como en familia pues sabían que no lo eran. Iván siempre se sintió mal por aceptar el dinero que le daban , pues sabia el que no se lo ganaba, empezó a trabajar desde muy chico, sirviendo como maestro, tutor y mas, se desprendió rápidamente de los ligues de la familia que lo había recogido y se hizo independiente, carecía de dinero, pero trabajaba para obtenerlo. A Iván le encantaba leer, era escéptico y creía a ciegas en la ciencia, lógico era que no creía en Dios, aun que a veces el mismo se contradecía y decía, que si creía en Dios, que lo único que no creía era en su creación. Iván estaba enamorado de catalina Ivanovna, comprometida de su hermano Demetrio, solo que esto era un secreto, uno de esos secretos públicos.
Aliosha Tenía veinte años (sus hermanos Iván y Demetrio tenían veinticuatro y veintiocho respectivamente). Debo advertir que Aliosha no era en modo alguno un fanático y ni siquiera, a mi entender, un místico. Era sencillamente un filántropo precoz y que había adoptado la vida monástica porque era lo único que entonces le atraía, y porque representaba para él la ascensión radiante de su alma liberada de las tinieblas y de los odios de aquí abajo.
Aquel camino le atraía únicamente porque había hallado en él a un ser excepcional a su juicio, el famoso starets Zóssima, al que se entregó con todo el fervor insaciable de su corazón de novicio.
Era el más amigable, no había persona que no lo quisiera, era bondadoso, sincero, prácticamente un ángel. Conoció a su padre ya grande a los veinte años, al mismo tiempo que su hermano Iván.
Aliosha e Iván no tenían una relación estrecha como hermanos, simplemente se hablaban lo necesario, pues Iván no era muy expresivo, aun que aliosha era lo contrario, Iván no le hubiera permitido a aliosha tales modos hacia con el. Iván se mudo con su padre, aliosha vivía en el convento. A aliosha le preocupaba mucho el estado de su familia, tan separada y hostil, mas entre su padre y su hermano Demetrio, que por cierto lo conoció al mismo tiempo que a su padre, aliosha sufría intensamente por esta relación y por el escepticismo de su hermano Iván. Al morir zossima le dejo dicho a aliosha que se saliera del convento que Dios tenia para el un futuro mas grande con una esposa y un mandato especial, aliosha sufrió grandemente por la muerte de este, pues lo consideraba casi como un padre. Aliosha dejo el convento pero no del todo pues seguía yendo muy regularmente. Se enamoro de una joven paralítica, sencilla, risueña, e ingenua, de clase alta, se llamaba Lisa Khokhlakov, lisa también le correspondía en este sentimiento.
Smerdiakov hijo de fedor karamazov también, este era el fruto de una violación cometida por fedor karamazov a una demente de la ciudad, el negaba el hecho de ser el padre, pero todos sabían y conocían a ciencia cierta la historia. Este sufría de ataques de epilepsia desde muy joven. Smerdiakov odiaba a fedor karamazov, lo odiaba con todas su ganas, trabajaba para el en su casa, como un sirviente, había crecido en esa casa. El mostraba mucho interés por Iván karamazov, se podría decir que le amaba o , alo mejor le temía. Pero en si, a Smerdiakov solo le interesaba el dinero el lujo, y odiar a las personas.
Fedor karamazov fue asesinado, todos sospechaban de Demetrio karamazov, pues sabían cuanto odio se tenían ambos... y pues en un arranque de celos o justicia (como decía Demetrio), a lo mejor lo mato. Toda le gente lo apunto a el, y si bien sus sospechas tenían bases, pues se le había visto correr por la calle con las manos ensangrentadas y el rostro también, pues Demetrio había ido a casa de Fedor karamazov a matar a su padre, pero no lo hizo, la sangre provenía de un sirviente de la casa de los karamazov, que al pensar que Demetrio le había hecho algún daño a su padre, quiso alcanzarlo brincándose la barda y cayéndose se partió la cabeza, Demetrio al ver esto, bajo de la barda, limpio la sangre del sirviente con un pañuelo de el, y a su ves limpio su frente también, embarrándose la sangre en todas partes y así con la culpa y el remordimiento, por haber matado a un hombre bueno e inocente, se fue corriendo. La verdad era otra el asesino era Smerdiakov, que en un arranque de avaricia mato a fedor karamazov por tres mil rublos, que este tenia escondidos en su alcoba.
Hizo creer que era Demetrio el asesino, dejo varias pistas que lo incriminarían al asesinato: una clave para tocar la puerta de fedor karamazov, haciéndole pensar que era Grushenka la que tocaba, y al momento que según paso el parricidio, Smerdiakov sufría un ataque de epilepsia antes predicho y contado a Iván.
Cuando supo Iván la verdad, amenazo a Smerdiakov con contar la verdad, acerca de la muerte de su padre, y obligó a Smerdiakov que en el día del juicio se entregara el a las autoridades. Smerdiakov, sostenía que el era inocente, que solo seguía instrucciones de el mismo Iván, pues el había entendido por señas, cuanto Iván odiaba a su padre, e Iván habiendo salido de la ciudad, le daba todo el espacio y la libertad de cometer aquel acto tan denigrante, y tan provechoso para ambos, pues al morir Fedor karamazov, dejaba una cuantiosa suma de dinero a cada hermano, y saliendo Demetrio del panorama, esa suma le tocaría a Iván. Las palabras de Smerdiakov, tenían lógica para Iván, pero en verdad Iván, nunca había pretendido realizar o dar paso libre a alguien para que realizara tal acto, y empezó a tener fuertes dolores de cabeza, por la culpa metida por Smerdiakov. A la mañana siguiente se supo que Smerdiakov se había suicidado.
El juicio de Demetrio empezó, y sin Smerdiakov que confesara, todo se veía negro. Iván empezó a caer en la locura, por la misma culpa que sentía de la muerte aun que de una basura de hombre, seguía siendo un hombre y sobre todo su padre. Iván trato de testificar a favor de su hermano, pero ya estaba avanzado en la demencia y no se le hizo valida la confesión, pues pensaban que eran alucinaciones, de la misma locura. A Demetrio lo hallaron culpable. Pero con esperanzas de salvar a Demetrio de esa cárcel injusta, catalina planeo un plan para sacar a Demetrio de la cárcel y este así ser libre y feliz con su amada Grushenka (quien lo amaba con locura). El plan consistía en que cuando cambiaran de prisión a Demetrio, Aliosha y Grushenka, se fueran persiguiendo al carruaje donde transportaban a los prisioneros. Y así engañando a los policías y pagando una cierta cantidad para conseguir la llave de las cadenas que lo sujetaban, poder hacerlo libre. Y así se hizo, salvo una excepción, cuando Aliosha le quito las cadenas a su hermano Demetrio, le hizo intercambiar ropa, para así Aliosha quedarse con la ropa de prisionero y Demetrio con la ropa de civil, Demetrio no entendiendo esto, lo hizo así, como su hermano se lo demandaba, lo hizo como un zombi solo obedeciéndolo, aliosha se puso las cadenas, Demetrio no comprendía por que había hecho eso Aliosha, y le suplicaba que se fuera con el y con Grushenka, pero Aliosha simplemente lo abrazo y le dijo que se fuera antes que los guardias llegasen, Demetrio lo hizo así, lo hizo con el corazón oprimido. Aliosha había tomado el lugar de Demetrio pues decía que si alguna culpa se tenia que pagar por ese acto que el había de tomar aquella culpa, si es que era culpa salvar a un hombre inocente de la prisión, se decía que de lo único culpable que el era fue el de engañar a la autoridad, y procurar el bienestar de su hermano Demetrio, comprendió que ese era el plan del cual zossima le hablo, el plan de su vida. Y así como un mártir se quedo. Los guardias lo encontraron y viendo que no era Demetrio, lo llevaron a un juzgado a pagar su delito.
Estando en el juzgado, nadie tenia mal que decir de Aliosha pues conocían su corazón, conocían que el nunca obraría con maldad, lo amaban por ser como el era, por ser la evidencia de que todavía lo bueno existía en Rusia, y les era difícil castigar a un hombre que movido por el amor, salvo a su hermano, culpable o inocente, el le amaba. Pero los hecho eran otro tema, pues lo culpaban de engañar a las autoridades, y por la desaparición de un prisionero, al momento de la sentencia todos lloraban, pues no sabían que fuera a pasar, cuando iban a decir la sentencia para Aliosha karamazov, una muchacha pálida greñuda entro a la sala… todos miraban con asombro, pues era Lisa Khokhlakov la muchacha paralítica, asombrados este asunto y no pudiendo contener su felicidad el juzgado sentencio a aliosha inocente y solamente culpable, de amar demasiado.
Demetrio karamazov y Grushenka, partieron asía estados unidos de América, pero con planes de volver a Rusia, pues ellos amaban Rusia, claro que iban a regresar con otras identidades, pero iban a regresar. Iván se volvió loco, demente total, catalina cuidaba de este, siempre con las esperanza de volver a verlo como un hombre normal. Aliosha y Lisa Khokhlakov se casaron, pero Aliosha vivía con el corazón oprimido por el dolor que sentía por sus hermanos y por la Rusia en general.



 http://www.enciclonet.com/articulo/dostoievsky-fiodor-mijailovich/#
 http://html.rincondelvago.com/los-hermanos-karamazov_fedor-dostoievski_1.html

2 comentarios:

  1. He leìdo varias de sus obras. La primera que leì y me impresionò sobremanera fue Crimen Y Castigo, Luego leì los Hermanos Karamazov, Noches Blancas y El Eterno Marido. Pienso que es el màs grande escritor junto a Dickens, Tolstoy, Balzac y Garcia Marquez. Gracias por el comentario sobr su vida y sus obras; ignoraba algunas de ellas.

    ResponderEliminar
  2. He leìdo varias de sus obras. La primera que leì y me impresionò sobremanera fue Crimen Y Castigo, Luego leì los Hermanos Karamazov, Noches Blancas y El Eterno Marido. Pienso que es el màs grande escritor junto a Dickens, Tolstoy, Balzac y Garcia Marquez. Gracias por el comentario sobr su vida y sus obras; ignoraba algunas de ellas.

    ResponderEliminar