martes, 28 de marzo de 2017

EL LIBRO NEGRO DE CARMARTHEN



El Libro negro de Carmarthen se cree que es el manuscrito más antiguo escrito completa o sustancialmente en galés, terminado alrededor de 1250. Su nombre se debe a su asociación con el priorato de San Juan Evangelista y San Teulyddog en Carmarthen y se conoce como negro por el color de su encuadernación. En la actualidad forma parte de la colección de la Biblioteca Nacional de Gales.
El libro contiene una colección de poesía con varias categorías. Contiene poemas con temas religiosos y odas de alabanza y de luto. De mayor interés para los estudiosos son los poemas que se basan en las tradiciones relativas a los héroes galeses asociados con la Yr Hen Ogledd y en especial los relacionados con la leyenda del rey Arturo y Merlín. Uno de los poemas, la "Elegía de Gereint, hijo de Erbin", hace referencia a la batalla de Llongborth –cuya ubicación ya no puede ser precisada y menciona la participación de Arturo en la batalla.







Williams y Russell presentaron en una conferencia en la Biblioteca Nacional de Gales algunos de sus hallazgos, haciendo hincapié en la importancia de continuar la investigación sobre el manuscrito. “Lo que hemos descubierto puede ser sólo la punta del iceberg en términos de lo que puede ser descubierto con las técnicas de mejora de imágenes“, afirmó el porfesor Russell. “El manuscrito es muy valioso y muy importante – sin embargo, puede haber todavía mucho que no sabemos acerca de él.”
A pesar de su valor actual, el Libro Negro de Carmarthen no era una producción elaborada, sino la obra de un sólo escriba que probablemente estuvo recopilando y registrando poemas galeses durante un largo período de su vida.
Esto es fácilmente visible en las propias páginas del manuscrito; las primeras páginas cuentan con un gran guión, textura copiada en la alternancia de líneas rectas, mientras que en otras partes del manuscrito ( tal vez cuando la vitela era escasa ) la mano es mucho más pequeña y las líneas por página.
Un ejemplo de esto último es el más antiguo poema acerca de las aventuras del legendario Arthur, que ve al héroe famoso buscando la entrada a un tribunal sin identificar y exponer las virtudes de sus hombres con el fin de ser admitido.

 
                                            página de la edición de G. Evans (1907) del Libro Negro de Carmarthen,
                                                 fragmento del primer poema del diálogo entre Merlín y Taliesin


Myrtin
Mor truan genhẏf mor truan.

Aderyv. am keduyv a chaduan.

Oed llachar kyulawr kyulauan.

Oed yscuid o tryuruyd o tryuan.



Talyessin.
Oed maelgun a uelun inimnan
Y teulu rac toryuulu ny thauant.

Myrtin.
Rac deuur ineutur ytirran.
Rac errith. a gurrith y ar welugan.
Mein winev in diheu a dygan.
Moch guelher y niuer gan elgan.
Och oe leith maur a teith y deuthan.

Taliessin.
Rys undant oet rychvant y tarian.
Hid attad y daeht rad kyulaun.
Llas kyndur tra messur y kuynan.
Llas helon o dinon tra uuan.
Tryuir. nod maur eu clod. gan. elgan.

Myrtin.
Truy athrui. ruy. a ruy. y doethan.
Trav athrau imdoeth bran amelgan.
Llat dinel oe dinet. kyulauan
Ab erbin ae uerin a wnaethan.

Taliessin.
Llu maelgun bu yscun y doethan.
Aer wir kad trybelidiad. guaedlan.
Neu gueith arywderit pan
Vit y deunit. o hid y wuchit y darperan.

Myrtin.
Llyavs peleidrad guaedlad guadlan.
Llyaus aerwir bryv breuaul vidan.
Llyaus ban brivher. llyaus ban foher.
Llyaus ev hymchuel in eu hymvan.

Taliessin.
Seith meib eliffer. Seith guir ban brouher.
Seith guaew ny ochel in eu seithran.

Myrtin.
Seith tan. vuelin. Seith kad kyuerbin.
Seithued kinvelin y pop kinhuan.

Taliessin.
Seith guaew gowanon. Seith loneid awon.
O guaed kinreinon y dylanuan.

Myrtin.
Sieth ugein haelon. a aethan ygwllon.
Yg coed keliton. y. daruuan.
Can ys mi myrtin guydi. taliessin.
Bithaud. kyffredin. vy darogan.

(en inglés)

Myrddin:
How sad with me, how said,
Cedfyl and Cadfan are fallen!
The slaughter was terrible,
Shields shattered and bloody.

Taliesin:
I saw Maelgwn battling--
The host acclaimed him.

Myrddin:
Before two men in battles they gather
Before Erith and Gwrith on pale horses.
Slender bay mounts will they bring
Soon will come the host of Elgan.
Alas for his death, after a great joy!

Taliesin:
Gap-toothed Rhys, his shield a span--
To him came battle's blessing.
Cyndur has fallen, deplorable beyond measure
Generous men have been slain--
Three notable men, greatly esteemed by Elgan.

Myrddin:
Again and again, in great throngs they came,
There came Bran and Melgan to meet me.
At the last, they slew Dyel,
The son of Erbin, with all his men.

Taliesin:
Swifly came Maelgwn's men,
Warriors ready for battle, for slaughter armed.
For this battle, Arderydd, they have made
A lifetime of preparation.

Myrddin:
A host of spears fly high, drawing blood.
From a host of vigorous warriors--
A host, fleeing; a host, wounded--
A host, bloody, retreating.

Taliesin:
The seven sons of Eilfer, seven heroes,
Will fail to avoid seven spears in the battle.

Myrddin:
Seven fires, seven armies,
Cynelyn in every seventh place.

Taliesin:
Seven spears, seven rivers of blood
From seven chieftains, fallen.

Myrddin:
Seven score heroes, maddened by battle,
To the forest of Celyddon they fled.
Since I Myrddin, am second only to Taliesin,
Let my words be heard as truth.

(la traducción en español no la pongo, ya que al ser poemas puedo utilizar metáforas erróneas que nada tienen que ver con el inglés)


Sic..."Estábamos examinando el texto bajo la luz ultravioleta" (recuerda el Profesor Paul Russell, director del proyecto) "Cuando, de repente, nos encontramos con el dibujo de dos rostros en el margen inferior de una página. Fue bastante perturbador, realmente. Sentimos que ellos nos estaban mirando a nosotros"Pensamos: ´¿quiénes sóis?´"


Esa pregunta no tiene aún respuesta, aunque hay algunos indicios: al lado del dibujo de ambos semblantes figura el nombre de una de las familias que fue alguna vez dueña del libro. Acaso esos dos rostros, hoy anónimos, corresponden a quienes una vez fueron lectores asiduos de estas páginas.
La luz ultravioleta reveló, en todo caso, mucho más que esas ilustraciones: permitió acceder a una enorme cantidad de notas manuscritas que habían sido borroneadas (se presume) en el siglo XV. Esas notas no solo permitirán entender la mentalidad de los lectores de este curioso volumen a lo largo del tiempo, sino que contienen material valioso de por sí. El equipo detectó incluso un poema completo en galés, hasta ahora desconocido.
Datado del siglo XIII,es, por lo tanto (como comenté al principio), el libro más antiguo escrito únicamente en el antiguo idioma celta del País de Gales que ha llegado hasta nuestros días. 
Russelll y su equipo planean continuar analizando a este antiguo libro, utilizando todos los recursos tecnológicos a su alcance para seguir develando sus secretos.



Segun un trabajo publicado por el portal de noticias Russia Today, durante abril de 2015, el Libro Negro de Carmarthen volvió a ser noticia cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge encontraron en sus páginas dos rostros fantasmagóricos y versos de un poema, que al parecer habrían sido borrados de manera intencionada.
El descubrimiento (prosigue el medio Ruso) hecho por los investigadores Paul Russel  y Myriah Willuams, del Departamento de Anglosajones, Nórdicos y Celtas (ASNC) de esta universidad estadounidense, se realizó cuando las páginas del manuscrito fueron sometidas a luz ultravioleta y analizadas a través de un software de edición de imágenes, técnicas que revelaron lo que hasta ese momento no era posible de percibir a simple vista.
Y aunque aún no se ha hecho público el contenido de los rostros y versos ocultos entre las páginas del manuscrito, los investigadores señalan que el hecho probablemente haya sido ejecutado por Jaspar Gryffyth, a quien señalan como un posible propietario, que durante el siglo XVI, grabó en el libro su nombre en hebreo, y probablemente (según lo que reporta el medio Rusia Today) haya sido quien eliminó los poemas, dibujos y notas al margen, que los investigadores descubrieron en 2015.
Los responsables de la investigación (concluye Russia Today) creen que este hallazgo es sólo el primero de los muchos secretos que guardan en sus páginas el Libro Negro de Carmarthen. Habrá que esperar el resultado de más investigaciones para saber quiénes son los seres retratados al margen de este texto y qué dicen los versos que fueron borrados por uno de los muchos propietarios que este manuscrito tuvo a lo largo de más de ocho siglos.


http://www.ihistoriarte.com/2015/04/los-fantasmas-del-libro-negro-de-carmarthen/
http://louespiritucelta.blogspot.com.es/2010/08/el-libro-negro-de-carmarthen.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Libro_negro_de_Carmarthen
http://www.laentradasecreta.com/wp-content/uploads/2015/04/libronegro1.jpg
https://www.elpensante.com/hallan-rostros-fantasmagoricos-y-poemas-secretos-en-el-libro-negro-de-carmarthen/
http://www.elmotoranalitico.com/2015/04/el-libro-negro-de-carmarthen-rostros.html

lunes, 27 de marzo de 2017

LOS LIBROS Y SU ENCUADERNACION



Obligado es reconocer a la encuadernación toda la importancia que merece. A lo largo de la historia, la labor del encuadernador ha sido accesorio a la del impresor. Su labor en el taller era en muchos casos, la de completar la labor del impresor y su finalidad, la de conservar el ejemplar que contiene. Por suerte, en otras ocasiones era ejemplo de la manifestación artística de una época.
La bibliofilia está estrechamente unida con el "ars ligatoria". El bibliofilo es la persona exquisita que sobre todo adora la belleza y la forma. Tal y como nos dice el gran encuadernador Antolín Palomino Olalla en su Autobiografía “el arte más nobilísimo es la encuadernación”.
La historia de la encuadernación está enormemente ligada a la historia del libro y de las bibliotecas. Ya en las épocas antiguas, desde el rollo de papiro hasta los libros o documentos en forma de códice, comenzaban a acumularse en las estanterías de las bibliotecas, y sólo el bibliotecario o responsable era capaz de localizar una obra. Los libros estaban guardados en distintos recipientes como cajas, ánforas, cestas etc. En esta época no se puede hablar de encuadernación en sentido estricto, aunque ya en aquella época los rollos que trataban de un mismo tema se colocaban juntos en la misma ánfora o cofre de metal.
Con la desaparición del rollo y la llegada del códice se dan las primeras y primitivas encuadernaciones. En la época romana, los esclavos eran los encargados tanto de copiar el libro como de realizar su encuadernación.
La finalidad era clara: El códice, formado por varios cuadernillos escritos en pergamino, era muy frágil y pronto se vio la necesidad de protegerlos. Las primeras encuadernaciones se realizaron en tablillas de cedro, con bandas de cuero para envolverlos y unas correas para sujertar y transportar el códice. En las cubiertas comenzaron apareciendo las primeras ornamentaciones y técnicas decorativas.

El papel histórico ciertamente importante reservado al Imperio Bizantino ha sido el de transmisor de los textos clásicos griegos al mundo moderno. Por un lado, sus eruditos copiaron pasajes de esctores clásicos en sus obras; por otro recogieron, corrigieron, anotaron, y conservaron cuidadosamente las obras clásicas.
La encuadernación bizantina influyó en la de la Europa occidental y dió lugar a un estilo denominado bizantino o a la griega. Las encuadernaciones bizantinas se caracterizan por no tener cejas, es decir que las placas son cortadas a las dimensiones exactas del cuerpo del libro, mientras que el lomo, que era liso, se prolongaba por arriba y por abajo. Las tablas de las tapas iban forradas en cuero, en las lujosas con piel de cabra, seda o brocado. El códice se cerraba con uno o tres broches.
Sus tapas presentan un anclaje muy característico: con el hilo de costura se entra en cada tapa después de haber salido repetidamente por cada estación de costura para formar un conjunto de líneas (alojadas convenientemente en una ranura) paralelas al lomo.
La encuadernación de los códices lujosos se adornaba con esmaltes, metales y piedras preciosas. Mientras que los normales llevaban decoración grofada, con hierros fríos o calientes sobre la piel.
Por desgracia, en demasiados casos los manuscritos bizantinos no suelen haber conservado su encuadernación primitiva, ya que en su mayor parte los manuscritos que conservamos en nuestras bibliotecas son relativamente recientes (siglos XIV-XVI). Durante muchos siglos ha sido habitual que cuando una colección privada o una biblioteca los adquiría, muchos perdían su encuadernación antigua y se dotaban de una encuadernación moderna ornamentada según los gustos o escudo de armas del coleccionista ó del rey de la época.
La encuadernación Bizantina tuvo una influencia decisiva en la encuadernación europea de la Alta Edad Media.

Muy pronto, recién comenzada la Alta Edad Media las tapas de madera que protegían los códices, empezaron a recubrirse de cuero, que se adornaba con distintas representaciones que se estampaban con la llamada técnica del gofrado (muy habitual en la época carolingia), consistente en la estampación de la decoración en seco.
A partir del siglo VIII por lo menos, la encuadernación occidental se caracteriza por el empleo de un sistema de dos nervios. Originalmente, se trataba de nervios auténticos de buey pero progresivamente se los sustituyó por pergamino enroscado, tiras de piel o un cordel doble y se forraban con dos tallas muy fuertes en las cuales se solían incrustar adornos metálicos como clavos (cabujones y ballones), esquinas y cierres.
El revestimiento externo por lo general es de piel y algunas veces de terciopelo, mientras que la parte interna de las tablas va protegida normalmente por una hoja de pergamino nuevo o usado. El empleo de un bifolio en este sitio equivale a colocar una guarda volante al inicio del volumen y ayuda a preservar el comienzo del texto, que solía dañarse mucho en los manuscritos modestos.
A lo largo de la Edad Media se siguieron usando las mismas pautas, distinguiéndose entre las encuadernaciones de cuero y orfebrería, usadas en libros litúrgicos o las de pergamino usada en los manuscritos corrientes.
En la Baja Edad Media, la encuadernación pasa a ser de cuero que recubría las tapas de madera. A la técnica del gofrado se añade la del repujado que se realiza sobre el cuero humedecido
Con la aparición de las Bibliotecas, las obras más solicitadas se ataban a los pupitres de consulta para evitar los robos por lo que a veces los broches que cerraban los libros aparecían con cadenas de hierro unidas a la encuadernación por las tapas para sujertar el libro al pupitre de lectura o al estante de la biblioteca.

A partir del siglo XII, algunos manuscritos se cubren además con un envoltorio de piel y tela, una especie de funda que puede ir cosida o no a la cubierta original y que generalmente es mucho más grande que ésta. Además de aumentar la protección del libro cuando está cerrado, la misma puede servir como soporte para apoyar el libro una vez abierto. Las encuadernaciones cistercienses antiguas son una ilustración perfecta del uso de esta "segunda piel" en el ámbito monástico
Al final de la Edad Media, la encuadernación alcanza su sentido más artístico. Al uso de pieles, se añaden las ricas telas, los bordados con aljófar, pedrería y esmaltes. Escribe Vicent de Lerins: “Acierta quien decora los Evangelios con oro, plata y piedras preciosas, pues en estos libros relumbra el oro y la sabidiuría de los cielos, en ellos brilla la plata con una elocuencia fundamentada en la fe”. La influencia árabe se extiende por toda Europa y de ellos se tomará el empleo del cartón, usado como soporte para las encuadernaciones flexibles, tomando a veces la forma de cartera, que se adaptaba al libro encerrándolo en una especie de estuche.
Los tacos de madera en relieve con los que se decoraba la piel , se gastaban rápidamente por lo que pronto son sustituidos por otros realizados en hierro o cobre que además, podían ser calentados con lo que se conseguía una traza más profun da y neta sobre el cuero del motivo a grabar y además, en menor tiempo. Estas placas fueron designadas con el nombre de hierros y en recuerdo de sus predecesoras que no resistían el uso del fuego se les llamó 'hierros fríos'. Cuando se usaba el oro, se llamaban 'hierros dorados'. El uso de estos hierros se completó en el siglo XV con la invención de lal rueda que no era otra cosa que un disco de cobre unido a un mango y terminado en horquilla por su centro con la que se pueden ejecutar todo tipo de filetes o motivos.
Con el empleo del oro en la encuadernación, la Edad Media legó a épocas posteriores un oficio totalmente evolucionado que dió lugar a encuadernaciones que han sido orgullos de bibliotecas y bibliófilios de todo el mundo.

Los mudéjares fueron los musulmanes que se quedaron en la península y mantuvieron su fé. Son encuadernaciones que se realizaron en los siglos XV y XVI en los talleres de al-Andalus con técnicas y tipologías donde se fusiona la tradición islámica con elementos propios de las encuadernaciones occidentales.
Por un lado, la encuadernación árabe en la Edad Media se caracteriza por la excelente calidad de las pieles, bien curtidas, flexibles y finas; el trazado ornamental de dibujos realizados sobre pautados geométricos; las técnicas de estampación decorativa, consistentes en gofrados en seco y en oro; el uso de pequeños hierros para obtener líneas rectas y paralelas al borde de las tapas y también de algún útil afilado (punta o punzón) con el que podían añadirse pequeños detalles manuales.
Su apogeo se sitúa entre los siglos XIV y XV, si bien es en la última centuria cuando alcanza su plenitud, como lo atestigua el hecho de que correspondan a este momento la mayoría de las encuadernaciones mudéjares llegadas hasta nosotros así como su influencia sobre la encuadernación europea, extendida por medio de las obras exportadas al resto de Europa. El estilo mudéjar en la encuadernación subsistió todavía con gran fuerza a lo largo del siglo XVI, a pesar del rápido avance de las formas renacentistas.
Los talleres más importantes fueron los de Toledo y Barcelona, sin olvidar otros como Zaragoza, Salamanca o Sevilla.
Las encuadernaciones mudéjares se realizaron sobre todo en piel a las que se añaden distintas aplicaciones metálicas como clavos o placas de latón decoradas en relieve cubriendo las esquinas 
Normalmente son enteras cubriendo ambas tapas, aunque también se encuentran medias encuadernaciones (propias del Gótico como ahora veremos).
En cuanto a las técnicas decorativas se emplearon el fileteado o grabado de líneas en seco mediante un punzón, el gofrado en seco y el gofrado en oro, todos derivados de la encuadernación islámica.
Es conocido por todos, el gusto por la geometría y las matematicas del arte islámico. Esto se refleja en als encuadernaciones: lacerías, trenzados, círculos, etc. Las encuadernaciones mudéjares más complicadas y bellas se distinguen por el empleo de lacerías de diferentes tipos que se desarrollan por toda la cubierta según diferentes modelos. Los campos libres que estas dejan se rellenan con pequeños hierros de distintas clases en forma de cable o cuerda dando lugar a una gran cantidad de variantes.
Además de estas encuadernaciones que se pueden llamar de tipo mudéjar puro, existen otras que mezcan con elementos góticos y que se dan en el siglo XV y principios del XVI e incluso posteriormente, con elementos renacentistas.


Durante el siglo XV se ponen de moda las planchas de hierro de gran tamaño que ornamentan las cubiertas de una sola vez. En el último tercio del siglo XV se comenzó a utilizar en Holanda planchas metálicas que se aplicaban sobre la piel de las tapas con ayuda de una prensa de volante, de forma que la decoración quedaba en relieve sobre el cuero. Se colorean los cortes de los libros y se generaliza el dorado de los cueros, con motivos arabescos, geométricos etc.
Los temas eran figuras de santos, ángeles, pájaros, ramas en flor, figuras grotescas de animales, armaduras, etc. La decoración consistía en una bordura u orla realizada con hierros pequeños y sueltos, y un gran espacio central cubierto con una plancha. Cuando las dimensiones de la cubierta eran excesivas para ser alcanzadas en su totalidad, se estampaba en dos o cuatro veces y los posibles espacios se llenaban con pequeños filetes estampados
Las orlas se hacen mediante ruedas fileteadas, decoradas con motivos bien definidos como flores, largos tallos curvados en espiral. También son frecuentes las líneas onduladas que al cruzarse dejan un espacio geométrico, decorado con una estrella o pequeña flor. Las diversas pieles se montan sobre cartón en su color o teñidas en variados tonos.
En España, la encuadernación es mas bien de gusto flamenco y repite de tal forma las ideas arquitectónicas que bien puede llamarse encuadernación plateresca. Se caracteriza por:
1.El empleo de pieles de becerro o de ternera de color natural o marrón
2. Uso de la técnica del gofrado.
. Por la mayor atención que se prestan a los lomos y cortes de los libros
4. Por la aplicación de numerosos hierros sueltos de motivos heráldicos, de animales, religiosos o vegetales.
5. Por el uso de la rueda con elementos renacentistas de influencia alemana y flamenca y el empleo del oro.

Esta época se caracteriza por la aparición del Barroco, movimiento cultural que triunfa en Europa en el periodo 1600-1750. Surge como reacción al renacimiento y se caracteriza, sobre todo, por el abigarramiento ornamental, su cuidada ejecución y la profusa riqueza iconográfica.
Las formas renacentistas evolucionan hacia modelos menos proporcionados y más dinámicos, en que prevalecen las curvas y la sensación de movimiento. El objetivo de este estilo es decorar las cubiertas por completo. Así se crean los ejemplares llamados "cuajados", cubiertos de oro.
La encuadernación es recargadísima, con hierros pequeños que se prestan a todo tipo de composiciones.
El estilo más empleado en España es el de abanicos, que coexiste con sencillas encuadernaciones de recuadros y borduras que encierran óvalos, florones y superlibris heráldico en el centro. Conforme avanza el siglo aparecen las encuadernaciones que coinciden con el barroco decorativo arquitectónico, y aunque conocidas por "encuadernación barroca cuajada" es mejor denominarlas "barroco pleno" o "barroco decorativo".
Estas encuadernaciones llenan todo el espacio de las tapas a base de movida decoración logradas con hierros curvos y contracurvos dibujando volutas y motivos vegetales diversos. En el centro un abanico circular, en los ángulos cuartos de abanicos, formados por hierros que imitan varillas, repetidos radialmente. Alrededor del abanico se disponen filas de hierros con diversos motivos
En encuadernación se enmarcan en esta tendencia barroca una serie de variantes o estilos diferenciados entre sí. Los más relevantes son el de abanicos, el denominado à la fanfare o de rameados, y el de espirales punteadas , llamado también Le Gascon o de compartimentos geométricos. Otros estilos encuadrados dentro del barroco son los llamados de tipos populares como Reina Margot o Grotesco o jansenista.

La etapa anterior finaliza con el Neoclasisismo, movimiento originario de Inglaterra y que surge entrado el siglo XVIII, como una reacción al desmesurado y extravagante estilo Barroco y Rococó. Se caracteriza por su la búsqueda de la armonía, el equilibrio estético y la sencillez.
En esta línea, las encuadernaciones se enriquecen y simplifican al mismo tiempo: las tapas se decoran con orlas y llevan el espacio central vacío, los lomos concentran la decoración y es usual dorar el canto, la ceja y los cortes. Por otro lado, los florones y rocallas se sustituyen por motivos clásicos grecorromanos, y la estructura de la decoración se concentra en los lomos, que se ornamentan con hierros sueltos.
Las orlas se hacen mediante ruedas fileteadas, decoradas con motivos bien definidos como flores, largos tallos curvados en espiral. También son frecuentes las líneas onduladas que al cruzarse dejan un espacio geométrico, decorado con una estrella o pequeña flor. Las diversas pieles se montan sobre cartón en su color o teñidas en variados tonos.
Es una época de gran monotonía, sólo interrumpida por las pastas valencianas teñidas de vivos colores.



A lo largo del siglo XIX la moda romántica se dejó sentir en el arte de encuadernar.
Su decoración consiste en varios filetes paralelos que se unen a las planchas de los ángulos y enmarcan un motivo central, a veces de tipo oriental. Durante esta etapa, se crean las encuadernaciones interpretativas o cubiertas parlantes, donde aparecen representados motivos alusivos o escenas sacadas del contenido del texto. Finalmente, se hace más sencillo y a finales de siglo la decoración termina por circunscribirse al lomo.

El estilo Modernista triunfa a fines del siglo XIX y, sobre todo, a principios del XX, caracterizado por el empleo en todas las artes plásticas de las líneas curvas, largas y sinuosas, ornamentada con motivos vegetales, zoomorfos y fantásticos. En éste estilo destacan los anagramas estilizados, los dibujos neogóticos y un nuevo género en auge: los álbumes de fotografía. En las tapas los colores son puros y se juega con las texturas, el relieve, las ilustraciones y los estampados .


https://www.facebook.com/LibriUsatiAntichi/photos/a.206749672702198.52264.149433035100529/1366913200019167/?type=3&theater
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/historia-encuadernacion-libro-antiguo.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-bizancio.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-edad-media.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-mudejar.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-renacentista.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-barroco-rococo.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-neoclasica.html
http://www.todolibroantiguo.es/encuadernacion/encuadernacion-romantica-modernista.html
http://photos1.blogger.com/blogger/5238/2560/1600/1.jpg
http://images.teinteresa.es/mundo/Libro-frances-XIX-encuadernado-humana_TINIMA20140707_0082_19.jpg
http://www.hoyesarte.com/wp-content/uploads/2013/03/encuadernacion_mudejar1.jpg
http://1.bp.blogspot.com/-rrsfojR71oY/T4sU2KJt69I/AAAAAAAAAco/qJT_4yjlsqg/s1600/isabel+la+catolica.jpeg
http://cloud10.todocoleccion.online/antiguedades/tc/2013/06/01/37507961_14966017.jpg
http://cloud10.todocoleccion.online/libros-antiguos-clasicos/tc/2016/10/12/18/62448616.jpg

sábado, 25 de marzo de 2017

LA BODA EN LA BAJA EDAD MEDIA Y EL RENACIMIENTO


La novia llevaba un vestido lujoso: brial o saya y encima otra prenda que dejara ver la de debajo, y por último un manto. El cabello se llevaba con algún tocado de moda pero suelto como signo de virginidad o bien suelto con una tira o una guirnalda. 
El novio tampoco se quedaba atrás a la hora de engalanarse, irían a la moda imperante en su época (cota, jaqueta, sayo, ropón) y encima manto o paletoque (en las representaciones que aquí pongo casi todos son desposorios de la Virgen y San José, por lo que a él aparece o con saya o con cota si es en la primera mitad del siglo XV o con ropón sobre sayo si es después.) Podía ir tocado o destocado.
Entre la clase noble el color más habitual era el rojo, signo de fecundidad y el verde, símbolo de juventud. También se usaba el azul y el amarillo.


Desposorios de la Virgen Pedro Berruguete siglo XV

La boda se dividía en dos partes: 

1. Desposorio: acto solemne, e indispensable, en el que el padre y el novio conciertan el matrimonio y la dote. Se celebraba tiempo antes de la boda propiamente dicha.

2. Boda propiamente dicha: entrega de la novia y velación. Desde el siglo XII se "exigió"  la presencia de un sacerdote. Esta ceremonia constaba de dos partes:

1400. Desposorios de la Virgen, Retablo de San Jorge, Convento de San Francisco,     Villafranca del Penedés (detalle) 
a) en la puerta de la iglesia donde tenía lugar el contrato matrimonial: el que el sacerdote pregunta a los presentes si conocían algún impedimento para celebrar dicha unión y en caso negativo entonces se  entregaba las donaciones mutuas, todo ante la presencia de varios testigos.
b) en el interior de templo (opcional): juramento de fidelidad (no era necesario la presencia de un sacerdote, valía un notario o varios testigos) y el acto religioso propiamente dicho (misa) que otorgaba la bendición nupcial y que ya realizaba un sacerdote (no era necesario pero que la gente de la burguesía y de altos estamentos realizaban). Después del Concilio de Trento se obligó a que hubiera un sacerdote y bendición.
Todo el rito también se podía realizar en las casas particulares.

Los esponsales, principios del siglo S.XVI, Escuela castellana

Podía haber entrega de anillo frente a la misma puerta, el cual tenía lugar con la entrega de arras (sería parte de la donación de bienes o dinero del esposo a la esposa, siendo de origen germánico, aunque luego el Derecho romano lo impone), pero también se podía entregar después, en la casa del padre de la novia.  Era el hombre quien ponía el anillo a la mujer. Ya en la Edad Moderna la entrega de anillos será mutua (y tras popularizarse en Italia frente a la puerta de la iglesia, hacia 1473).
El beso (osculum) era tradición romana y tenía valor jurídico. Tendría lugar el día del desposorio y reforzaba el derecho de la novia a las donaciones: si no había beso y moría el esposo las arras eran para los parientes de él. Con beso y muere el esposo, la novia se quedaba la mitad de los bienes concertados por el futuro esposo. Si era ella la que moría, haya o no beso, el esposo debe dar todo a los herederos de su futura mujer.
La iconografía de la época bajomedieval presenta a los contrayentes tomándose de la mano, la derecha, como símbolo de unión (se piensa que es un rito etrusco, pero que también realizaron romanos, griegos y judíos). Tras unas palabras que manifestaban su intención de contraer matrimonio y promesas las manos se juntaban para sellar el compromiso.

160-170. Sarcófago romano, Museo del Palacio Ducal de Mantua Ducal 

Finales del S. XIII. Desposorios de la Virgen, San Pedro el Viejo, Huesca 

Desposorio de la Virgen. Principios del XVI. Escuela castellana

La bendición nupcial se conoce como velación: los contrayentes eran cubiertos con un yugo o banda (tela estrecha blanca). A ella se le colocaba sobre la cabeza y a él sobre los hombros (no fue obligatorio hasta el Concilio de Trento). Simboliza la protección de Dios sobre la vida en común de la futura pareja, siendo además ley divina. 
En otro se puede ver como el sacerdote coloca una ¿estola o manípulo? sobre ambas manos (algo que ya se observa en la iconografía italiana del siglo XV) 

 1524. Los esponsales de la Virgen, atribuido a Juan de Vallejo, Capilla de la Presentación de Nuestra Señora, Catedral de Burgos (detalle)



finales del siglo XVI. Boda de hidalgo en Santurce, Francisco Vázquez de Medieta, Diputación de Guipúzcoa (detalle) 


Las bodas en la Baja Edad Media y durante el Renacimiento, en cualquier estamento social, fueron motivo para comer, beber y danzar a lo grande. Eran acontecimientos casi multitudinarios, pero de esto ya hablaremos en otro momento.

Bibliografía:

  • Arriba Cantero,  Sandra de: San José.  Universidad de Valladolid  dearriba@arte.uva.es
  • Castrillo Casado, Janire: Mujeres y matrimonio en las tres provincias vascas durante la Baja Edad Media* (Women and marriage in the three basque provinces during the Late Middle Ages)Univ. del País Vasco (UPV-EHU). Fac. de Letras. Dpto. Historia Medieval, Moderna y de América. Pº de la Universidad, 5. 01006 Vitoria-Gasteiz ianirec@yahoo.es
  • Navarro Gavilán, Blanca: LA SOCIEDAD MEDIA E INFERIOR EN CÓRDOBA DURANTE EL SIGLO XV. FAMILIA Y VIDA COTIDIANA. Departamento de Ciencias de la Antigüedad y de la Edad Media, FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS.
  • Marcos Casqueros, Manuel-Antonio: PECULIARIDADES NUPCIALES ROMANAS Y SU PROYECCION MEDIEVAL, UNIV. DE LEÓN.
  • Ceremonía y rubrica 
  • http://liturgia.mforos.com/1699076-matrimonio/
  • http://opusincertumhispanicus.blogspot.com.es/2015/10/las-bodas-en-la-baja-edad-media-y-en-el.html
  • https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d9/Beaune,_Coll%C3%A9giale_Notre-Dame,_Tapisseries_de_la_Vierge_007.JPG
  • http://www.palencia.com/becerril/images/300-desposoriosvirgen.jpg

EL CANIBALISMO EN LA ESPAÑA MESOLÍTICA


La temática del canibalismo prehistórico es una opción interesante a desarrollar acogiéndonos a las siguientes razones (entre otras):
A...la relativa frecuencia con la que suele aparecer (teniendo en cuenta la escasez generalizada de huesos de nuestra especie para determinados periodos ) 
B...la necesaria imbricación entre los conocimientos antropológicos, osteológicos, tafonómicos, arqueológicos e históricos para el esclarecimiento del suceso y su explicación.
C...el interés del entendimiento de los mecanismos sociales, económicos y culturales que propiciaron esta conducta y 
D... lo atractivo del fenómeno per se.
El hallazgo de cadáveres con una serie de condiciones interpretables como síntomas de una “manipulación” antrópica en cuanto a su situación y modificaciones es una constante para la Arqueología, y más aún si cabe para la que se dedica al extenso lapso cronológico denominado como Prehistoria. Esta situación se da en yacimientos correspondientes a diferentes tiempos y espacios.
Según la procedencia de las víctimas del ejercicio del canibalismo, nos enfrentamos a dos posibilidades: 
A- Exocanibalismo, cuando los sujetos consumidos son forasteros para el grupo comensal y 
B-Endocanibalismo, sucedido cuando los devorados son parte del conjunto que se alimenta de sus cuerpos. De forma habitual, en la primera categoría, los cadáveres serían procesados siguiendo el mismo trato que el resto de los animales que se cazan y consumen (esto es, haciendo uso del mismo patrón de carnicería).
En el segundo caso, tendríamos que barajar contextos quizás funerarios o rituales, relacionados con sacrificios o de control social y político muy estricto. En este sentido, cabe esperar un tratamiento ritual de los desechos.
Así, se pretende ofrecer una visión integral del canibalismo como una cuestión arqueológica más, detectable a partir de una metodología y que sugiere una serie de explicaciones de carácter tafonómico, arqueológico e histórico. Dada la extensión del tema a tratar, nos centraremos en el área de la Península Ibérica y en una horquilla cronológica que abarca el Período Mesolitico.
El período mesolítico en Europa, hace aproximadamente 10.000 años, fue un tiempo tumultuoso. Pequeños grupos de cazadores-recolectores estaban experimentando una dramática transformación cultural, haciendo herramientas de piedra cada vez más sofisticadas con componentes de madera. Estaban en la cúspide de la revolución agrícola, lo que les daría una gama más amplia de fuentes de nutrición y una mayor seguridad alimentaria. El ambiente también estaba cambiando: la Era de Hielo había terminado, pero el período de calentamiento de mitad del Pleistoceno aún no había comenzado. Y en una cueva cerca de la costa de Alicante, España, 120 km al sur de Valencia, grupos de humanos comenzaron a participar en actos ocasionales de canibalismo.



En un artículo reciente para el Journal of Anthropological Archaeology, el antropólogo de la Universidad de Valencia, Juan V. Morales Pérez,describió el descubrimiento de huesos humanos cubiertos de marcas que sugieren lo que ellos llaman delicadamente "prácticas antropófagas".


"La datación del carbono sugiere que estamos viendo las comidas de al menos dos eventos diferentes entre hace 10.000 y 9.000 años.Aunque 30 huesos humanos diferentes están enterrados en la cueva, los investigadores escriben que hay restos de cráneo de sólo tres individuos: una persona pesada , Un niño más pequeño y un bebé (el cráneo infantil no muestra signos de canibalismo), por lo menos dos personas fueron comidas, y posiblemente varias más, no hay signos de violencia, por lo que estas personas probablemente fueron comidas después de su muerte.

"Identificar el canibalismo es un trabajo difícil, por razones tanto culturales como científicas. En primer lugar, no queremos creer que nuestros antepasados ​​se comen entre sí, y segundo, los signos distintivos de cocinar y comer a otros humanos no se puede discernir a la perfección dado que existen infinitos tipos de daños que los huesos pueden haber sufrido durante los miles de años enterrados en una cueva". Morales Pérez y su equipo pasaron varios años analizando los huesos, e identificaron varios signos reveladores que señalan hacia el canibalismo. Ellos fueron guiados en esta investigación por un trabajo previo de Bruno Bulestin de la Universidad de Burdeos. Él establece esta técnica:

A-Prueba directa: la presencia de huesos humanos dentro de coprolitos humanos o la identificación de mordeduras humanas en huesos humanos.

B-Prueba indirecta: principalmente marcas de cocinar.

C-Criterios primarios de primer orden: fractura antropogénica y representación anatómica diferencial (si esta representación anómala no está relacionada con procesos post-deposicionales sino con la explotación funcional de los huesos)

D-Criterios primarios de segundo orden: principalmente marcas de corte.

E-Criterios secundarios que no están directamente relacionados con la explotación funcional: posición y preservación de los huesos y presencia de huesos quemados.


En resumen, si se encuentran huesos humanos en excrementos humanos fosilizados (coprolitos) o con mordeduras humanas en ellos, probablemente nos hallemos ante un proceso de canibalismo. Otras pruebas incluyen cortes en los huesos de las herramientas de piedra usadas para "defleshing", "disarticulating" (tirando de los huesos con la intención de separarlos,rompiendo las articulaciones y los ligamentos),desbridar,desollar, y agrietar dichos huesos para conseguir el tuétano. Y finalmente, la evidencia puede venir del ambiente. Si los huesos se queman o se entierran junto con restos de animales con marcas similares, éstas son pistas adicionales que apuntan a una fiesta que incluía la ingesta de carne humana.

Los investigadores encontraron pruebas que se ajustaban a todos estos criterios, menos los coprolitos. Los huesos humanos fueron encontrados enterrados en la parte trasera de la cueva con otros huesos de animales,todos los cuales mostraban signos de carnicería y cremación. Los humanos habían roído algunos de los huesos, dejando signos claros de mordeduras y rascazos producidos con los dientes .Aunque Morales-Pérez y sus colegas admiten que distinguir las mordeduras humanas de otras mordeduras de animales es a veces difícil, escriben en su informe que encontraron el signo más común de chomping humano: "pinchazos de arco doble en los bordes crenulados o en los extremos masticados, O marcas lineales poco profundas asociadas con los pozos de media luna ". Estas marcas también coinciden con las encontradas en los restos de otros animales en la cueva, incluyendo ibex, venado, jabalí, zorro y conejo.



Aunque este descubrimiento nos ofrece el primer ejemplo de canibalismo en la España mesolítica,la práctica no era rara en otros lugares de Europa y el Levante en ese momento. El canibalismo también se practicó durante el Paleolítico, período de la "Edad de Piedra" que se extendió desde hace 2,5 millones de años hasta hace 11.700 años. La gran pregunta de los antropólogos es por qué los habitantes de estas cuevas españoles se volcaron hacia el canibalismo. ¿Estaban hambrientos y desesperados? ¿O era parte de un ritual espiritual, tal vez provocado por la ruptura cultural entre una forma de vida extremadamente antigua durante el Paleolítico y una radicalmente nueva que surgió durante la era agrícola?


Sic..."Sabemos por la gran variedad de restos de animales hallados en la cueva que estas personas tenían una gran cantidad de fuentes de alimentos, tanto de tierra como del mar. Sin embargo, puede haber períodos de escasez, incluso en regiones con clima templado y muchos tipos de animales y plantas. Si hubo muchas temporadas de sequía o una mala temporada de caza, estos cazadores-recolectores podrían haber complementado su ya diversa dieta con "antropofagia ocasional".


Esto encajaría con la forma en que los huesos fueron tratados. "Estaban ligeramente expuestos al fuego antes de que fueran fracturados y las quemaduras podrían ser parte integrante del proceso de sacrificio", escriben los investigadores en su artículo. Un cuerpo que se comió fue "procesado de tal manera que fue sometido a tratamiento térmico antes de que haber sido fracturado, tal vez con la intención de facilitar la extracción de la médula ósea". Y, por supuesto, los huesos fueron arrojados entre otros huesos de animales, como los restos de cualquier otra comida.

Dicho esto, no se puede estar seguro de que estos huesos fueron tratados con una determinada actitud en el momento del consumo. Miles de años de lluvia podrían haber lavado los huesos humanos en un rimero de residuos en la parte posterior de la cueva. Si ese es el caso,se puede estar mal interpretando la escena. Estos individuos canibalizados podrían haber sido enterrados con un ceremonial en un lugar especial donde los seres humanos vivían en la entrada de la cueva, pero con el tiempo terminaron en un revoltijo mezclados con huesos de residuos de otros alimentos.


Tambien pudo ocurrir que estos restos procedan de un ritual. Los pueblos antiguos ocasionalmente tenían prácticas funerarias que implicaban comer a personas honorables así como enemigos despreciados. Como señalan los investigadores, "la complejidad ritual estaba aumentando claramente con respecto a edades anteriores en ese momento". No sólo eso, sino que nuevos tipos de prácticas mortuorias estaban específicamente asociadas con las transformaciones provocadas por la vida mesolítica, cuando la gente vivía en campamentos por períodos más largos de tiempo y desarrollaba herramientas más sofisticadas, arte y técnicas de cocina. En pocas palabras, "el canibalismo y las fases de transformación sociocultural están asociadas entre sí", escriben Morales Pérez y sus colegas.

Si eliminamos nuestras preconcepciones modernas, es fácil imaginar que las personas que prueban nuevos rituales y creencias espirituales puedan ocasionalmente experimentar con el canibalismo. Cuando los funerales eran una idea novedosa y reunir comida era lo primordial en todas las actividades, combinar comer con una ceremonia poderosa e importante tendría su sentido. Después de todo, la comida era posiblemente la cosa más importante en la vida humana en ese momento.

Obviamente, no se puede estar seguro de lo que realmente sucedió en esa cueva española todos esos milenios atrás. Pero la explicación puede ser mucho menos perturbadora de lo que podríamos imaginar. Podríamos estar viendo lo que queda de nuestros primeros rituales complejos para honrar a los muertos.

Journal of Anthropological Archaeology, 2017. DOI: 10.1016/j.jaa.2016.11.002 (About DOIs).

Listing image by Journal of Anthropological Archaeology

https://arstechnica.com/science/2017/03/the-10000-year-old-case-of-the-spanish-cannibals/
http://arqueohistoriacritica.blogspot.com.es/2013/12/canibalismo-prehistorico-i-introduccion.html