viernes, 10 de febrero de 2017

EL MITO DE ETANA



Tableta en acadio con un fragmento de la epopeya de Etana.

El mito de Etana es un poema épico sumerio que narra del intento del lugal Etana de Kish de conseguir un heredero. Siendo disponibles solo algunos fragmentos del texto, se han codificadas diferentes versiones.
El mito acadio de Etana refleja el papel clave de la monarquía en la sociedad mesopotámica.
En la lista de reyes sumerios, Etana aparece como soberano de Kish,un pastor que ascendió a los cielos. Los dioses le encomiendan la tarea de llevar a la humanidad las bendiciones de la monarquía; pero no tiene un hijo para continuar la dinastía (la misma situación de Keret en el mito ugarítico) y sabe que la única solución consiste en subir al cielo para que Istar, señora del nacimiento, le dé la planta de la vida. Aconsejado por Shamash, dios del sol, se procura la ayuda de un águila a la que rescata de una sima donde fue condenada el ave por haber traicionado a su amiga la serpiente, y el águila lleva a Etana sobre la espalda, en un vuelo espectacular.
En este punto se termina el texto, pero como la lista de reyes sumerios consigna el nombre del hijo y heredero de Etana, seguramente coronó con éxito su búsqueda de la planta del nacimiento.
Primera Dinastía Babilónico. XVIII-XVI (1763-1595 A. C.)

1 comentario:

  1. Excelente!!! Pensaba que el único poema épico rescatado de los sumerios era el de Gilgamesh.

    ResponderEliminar