domingo, 11 de marzo de 2018

LA HUELLA DACTILAR Y SU HISTORIA


Aunque se conocia desde la Antigüedad,fué posiblemente el britanico William Herschel quien reveló la utilidad de las huellas dactilares para identificar a las personas e impedir fraudes.
El uso de las huella digitales como marca de identidad personal tiene una larga historia.Hace 4.000 años,los babilonios ya las usaban para firmar contratos.Al menos desde el siglo XI a.C. se conocia en China,de donde se cree que llegó a Persia con la dinastia de Tamerlan,en el siglo XIV  . En esa época,el historiador Rashid al-Din Tabib afirmaba " La experiencia muestra que no hay dos personas cuyos dedos sean exactamente iguales".
Después de la invención del papel en China (105 d. C.), en esta misma región se convirtió en práctica habitual estampar con tinta una marca del dedo o la palma de la mano en todas las hojas de un documento oficial. La dactiloscopia ha recorrido desde entonces un largo camino de oriente a occidente, una trayectoria guiada por los descubrimientos de distintos protagonistas que aportaron su propio “granito de arena” a la consolidación de esta ciencia.    


Sin embargo,no fué hasta mediados de del siglo XIX cuando surgió el sistema moderno de las huellas dactilares.William Herschel,un magistrado colonial británico en la India,estaba preocupado por los casos de personas que se negaban a reconocer contratos firmados a mano o con un sello.Habia visto tambien que a veces esos contratos se suscribian con una marca de uña o de diente, y eso le dió la idea,en 1858,de que cierto indú que debia proporcionarle material de construcción,en vez de firmar el contrato,estamparia detrás la huella de su mano,mojada en la tinta que se usaba para los sellos oficiales.
Herschel,siguió haciendo pruebas y pronto descubrió que era mas practico marcar con las yemas de dedos,en vez de con la palma completa.
Era consciente de que estas marcas no tenian valor legal,pero tambien se dió cuenta de que comprometian emocionalmente al cumplimiento de lo acordado.Herschel reunió una enorme colección de huellas dactilares y comenzó a estudiarlas,hasta llegar a la convicción de que no cambiaban con el paso del tiempo y que las de cada persona eran únicas e irrepetibles.En 1877, en un informe al gobernador de Bongala,sostuvo que las huellas dactilares eran "Un método de identificación de personas mucho mas infalible que la fotografia".Herschel las usó para asegurarse de que las pensiones no fueran cobradas por impostores.


En 1880,un cirujano de un hospital de Tokio,el inglés Henry Faulds,se interesó tambien por las huellas dactilares.
Faulds era un médico escocés,misionero y pionero de la identificación de las personas a través de sus huellas dactilares.
Henry Faulds nació en Beith, North Ayrshire. Se puso a trabajar en Glasgow como vendedor, y luego decidió estudiar medicina. Se convirtió en misionero y en 1873 fue enviado a Japón, donde fundó y se convirtió en el superintendente cirujano de Tuskiji hospital en Tokio. Él llegó a ser fluido en japonés, enseñó en la universidad local y también fue responsable de la fundación del Instituto de Tokio para los Ciegos.


A finales de la década de 1870, Faulds se involucró en las excavaciones arqueológicas en Japón y se dio cuenta de fragmentos de cerámica antigua de las huellas dactilares de los que habían hecho. Comenzó a estudiar las huellas digitales modernas y escribió a Charles Darwin con sus ideas. En 1880, Faulds publicó un artículo en "Nature" la revista de las huellas dactilares, la observación de que podría ser utilizado para atrapar a los criminales y sugerir cómo se podría hacer. Poco después, Sir William Herschel, publicó una carta en "Nature", donde explicó que había estado utilizando las huellas dactilares como método de firma.
En 1886, Faulds volvió a Gran Bretaña y ofreció su sistema de toma de huellas dactilares a Scotland Yard, que declinó la oferta. Dos años más tarde, sin embargo, Galton entregó un documento a la Royal Institution, afirmando que Herschel había sugerido el uso forense antes de Faulds, bajo la errónea impresión de que su artículo había sido el  primero de las dos. Esto llevó a una batalla de cartas entre Faulds y Herschel que se prolongaría hasta 1917, cuando Herschel reconoció que Faulds había sido el primero en sugerir un uso forense de huellas dactilares.


Después de su regreso de Japón, Faulds trabajó en Londres y luego como médico de la policía de Staffordshire. 
Llegó a la conclusión de que eran únicas para cada persona y describió métodos para obtener las impresiones.Incluso pensó que podian usarse para resolver crímenes.De vuelta a Gran Bretaña en 1886,planteó la idea a la policia británica y a Charles Darwin,que le puso en contacto con Francis Galton.Éste usó los datos de Fauds y Herschel, y confirmó la idea de que las huellas eran unicas par cada persona; de hecho,calculó que la probabilidad de encontrar dos huellas identicas eran de una entre 64.000 millones.



Solamente faltaba llevar este conocimiento a la práctica para resolver crímenes, y eso fue lo que sucedió en Buenos Aires en 1892.
De origen croata pero nacionalizado argentino, Juan Vucetich trabajaba en el Departamento Central de Policía de La Plata cuando se interesó por el trabajo que había publicado Francis Galton, tras lo que ideó personalmente un método para comprobar la correspondencia entre huellas dactilares, que en 1891 decidió poner en práctica recogiendo muestras de las huellas dactilares de 23 presos.
Corría el año 1892 cuando el asesinato de dos niños llevó a Vucetich a trabajar con la policía bonaerense. Las primeras investigaciones apuntaban a un hombre relacionado con la madre de los críos, pero los investigadores no eran capaces de hacerle confesar, a pesar de haber utilizado diferentes métodos de tortura. En la escena del crimen habían hallado una huella dactilar, manchada de sangre. Vucetich comprobó que pertenecía a la madre de los niños, Francisca de Rojas, quien  ante la evidencia confesó, derrumbada, el doble homicidio.


Tan solo 6 años después de que Vucetich pusiese en práctica el primer sistema eficaz de identificación mediante huellas dactilares, la Academia de Ciencias de París lo reconoció públicamente como el método más eficaz utilizado hasta el momento en la identificación de personas.
Sin embargo, sería Bengala el primer país en usar las huellas dactilares como evidencia en un juicio. Corría el año 1898, y tendrían que pasar más de 70 años para que el FBI, la agencia estadounidense, empezara a aplicar tecnología láser para identificar de manera no manual estas pruebas.
El golpe definitivo a favor de las huellas dactilares se dio en 1903 tras el ingreso enprisión de Will West.Alli lo confundieron con un antiguo preso fichado,William West,puesto que sus datos biométricos y su imagen eran identicos:Will defendia su identidad y las huellas dactilares verificaron que eran dos personas diferentes,gemelos,aunque ni ellos lo supieron.El nuevo método se fue abriendo paso con lentitud por Estados Unidos, y en 1924 el FBI estrenó un archivo que hoy cuenta con decenas de millones de registros.


La Dactiloscopia es, hoy en día, la ciencia que estudia la identidad personal mediante la huella dactilar.
Como es bien sabido, dejamos nuestras huellas en todo lo que tocamos debido a la grasa de la piel y el sudor que traspasa las manos. Si observamos bien la yema de los dedos, vemos unos relieves en forma de líneas encorvadas. Si las llenamos con tinta y tocamos un papel, vemos dichas líneas perfectamente trazadas.
Al llegar en contacto con superficies lisas, gracias a los relieves que tienen nuestras yemas de los dedos y la grasa de la piel, se forma la marca en la superficie muchas veces no visible a simple vista.
Pero, ¿quién no ha hecho ya la prueba con el celofán?
En el siglo XXI, nadie pone en duda la eficacia de la huella dactilar que se ha introducido en nuestra sociedad y está a la orden del día. Actualmente sirve para:
Firma digital para documentos de identidad (DNI, Pasaporte, Firma en Internet…)
Criminalística (identificación del autor de un crimen, ya existen ficheros completos con huellas dactilares)
En sistemas de seguridad (para abrir una casa, para ingresar en sistemas informáticos…)
Identificación del personal de una empresa (para fichar la llegada / salida del personal o trabajador, algunos bancos lo utilizan para entrar en los sistemas informáticos…)
Y muchos otros sistemas más.      
Gracias a las huellas dactilares, se ha podido demostrar en muchos casos la autoría de un homicidio para atrapar al verdadero autor de los hechos. Es una ciencia útil al servicio de la sociedad. Antes de introducir este sistema de reconocimiento, se han cometido muchos más errores en el sistema jurídico atrapando y castigando a personas inocentes. Aunque siguen persistiendo los errores, se han podido reducir enormemente gracias a este sistema de las huellas dactilares.



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario