sábado, 15 de abril de 2017

EL VESTIDO DE NOVIA


Los matrimonios de la Edad Media eran contratos de intercambio o transmisión de propiedades. En la ceremonia, las novias llevaban un traje más o menos vistoso pero de variados  colores –verde, rojo, azul–, como muestran pinturas de la época.

En 1660, la infanta María Teresa de España iba ¡de negro! el día de su unión con Luis XIV de Francia
Y Catalina la Grande de Rusia se casó vestida a la usanza del siglo XVIII, de color plata.
La irrupción del blanco se produjo en la Inglaterra del siglo XIX. La princesa Carlota, prima de la reina Victoria, llevaba ese color durante sus esponsales en 1816; el traje se conserva en el Museo Victoria & Albert de Londres.
Pero fue en 1840, en la boda de la propia reina con su primo el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, cuando la tradición cobró verdadera fuerza. En parte se debió a la creciente masificación de medios impresos y la naciente fotografía, que contribuyeron a que los retratos y la noticia del casorio de Victoria, que iba de blanco radiante, fueran conocidos por millones de personas.
Sin embargo, hubo que esperar al siglo XX para que este color nupcial se convirtiera en una moda popular y llegara a todas las clases sociales de la mayoría de países.

                                                                              Traje de Novia de 1910



                                                                    Novia típica del Renacimiento


                                                                                  Año 1640


Por ejemplo en la antigua Roma las novias se casaban con sus túnicas, por lo general blanca como eran en el día a día, con la excepción que se colocaban un manto o velo púrpura y una corona de flores. Las griegas en cambio preferían las túnicas amarillas aunque no era una regla, lo único en común eran las flores en la cabeza. Las novias lombardas se vestían vestidas de negro y encima un manto rojo.

                                                  1684

Durante la Edad Media era común que las mujeres preferían vestirse de rojo para su matrimonio y además añadían grandes bordados y decorados en dorado que simbolizaban la realeza y por supuesto la riqueza de la familia. En el Renacimiento los colores elegidos fueron muchísimos, pero se añadieron la pedrería en que resaltaban las gemas preciosas, las perlas y diamantes, la ostentación era la regla en las novias renacentistas que de esta manera daban significado a las alianzas más por el poder económico que por amor.

                                                           Enigmática Novia de 1886


                                                          Novia de 1892 al más puro estilo impresionista.


                                                      Trajes típicos de Novias Rusas según pintura de 1882


                                                                      Clásico traje de novia de 1859

Hacia el año 1700 los vestidos se tornaron de color pastel,los adornos subieron en importancia y así el barroco toco a las novias al igual que todas las artes. En 1840 todo cambio cuando la joven Reina Victoria de Inglaterra eligió el blanco para su vestido de casamiento con el Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha.  A partir de entonces el blanco ha sido el color por excelencia preferido de las novias.


                                                                                 Novia de 1862


                                                                                           1864
                                                                 Novia de finales del siglo XIX y comienzo del XX 

El estilo victoriano se impuso por mucho tiempo, la pompa de la falda, el velo hasta el pecho por delante y hasta el talón por detrás  y la cola larga que aún se mantiene, aunque otras chicas más modernas y sencillas optan por colores como el blanco roto, el champagne y colas menos significativas hoy día.

                                                          Una acuarela donde se representa a una novia de 1900

                                                                                     Novios de 1900

Boda principios del siglo XX

En 1920 fue el año en donde las novias  mostraron sus piernas con vestidos de novia cortos de línea recta; en esta época la tela preferida era el terciopelo y los tocados se hicieron más informales; para 1930 las mujeres volvieron  a vestidos de novias cuyas características eran las líneas lánguidas que ajustaban el cuerpo y las mangas abullonadas, más al estilo victoriano y en los 40 el vestido de novia se volvió austero y el modelo sastre fue el más elegido por las mujeres, quizás por la época durante la guerra que obligó a reducir el presupuesto.

                                                               Novios de los dorados años 20 del siglo pasado.

Durante los primeros años de la segunda mitad del siglo XX la exquisitez, la  elegancia y la ostentación volvió a las novias influenciadas por Christian Dior quien creo faldas mucho más largas apostando a una mujer mucho más femenina y distinguida. Dior le devolvió el glamour, la fantasía y el lujo a las bodas.

                                            Durante los años 40 las novias estuvieron signadas por la sencillez quizás
                                                        obligadas por los años austeros de la 2da. Guerra Mundial.


                                                                             La bella Grace Kelly en 1956

Muy distinto fueron los sesenta cuando los vestidos de novia se unieron a la revolución sexual y volvieron las flores naturales a las cabelleras y en algunos casos greñas de las chicas en vez del velo, faldas largas y muy sueltas al estilo pijama. Ya en 1970 los matrimonios  recuperan importancia, los vestidos jugaban con los volados y ruedos, el velo volvió a cubrir las cabezas y las flores secas fueron las preferidas.

                                                                      Audrey Hepburn en un Givenchy de 1957

En los '80 el vestido de novia se hizo opulento,  debido a que muchas mujeres tomaron como símbolo de vestido de otra inglesa: Lady Diana y su vestido estilo bombache, con una de las colas más largas e impresionantes vistas.

                                                                                        Lady Diana
En los '80 el vestido de novia se hizo opulento,  debido a que muchas mujeres tomaron como símbolo de vestido de otra inglesa: Lady Diana y su vestido estilo bombache, con una de las colas más largas e impresionantes vistas.

                                                           Audrey Hepburn en su boda con Andrea Dotti en 1969

Los noventa marcaron una época de diversidad, quizás por la falta de compromiso que inválido las relaciones afectivas y que por ello los vestidos de novia perdieron protagonismo, y se empezaron a tomar diferentes ideas de cómo diseñarlos, sin respetar tradiciones o normas. Aparecieron miles de diseñadores dedicados exclusivamente al traje nupcial y vemos en el mercado una variedad extraordinaria como extraña. Así vemos novias ultraclásicas, otras al más puro estilo hippie y otras más osadas y divertidas se casan con mínimos trajes de baños blancos a la orilla de una paradisíaca playa.

                                                             Un Carolina Herrera 2011 inspirado en Frida Kahlo 


Rosa Clara, es un consejo para las novias revisar las colecciones de esta diseñadora española


                                                           Del diseñador venezolano Ángel Sanchez para Eva Longoria



http://www.hola.com/imagenes/realeza/casa_espanola/2016022683959/maria-teresa-de-austria/0-353-134/maria-teresa-austria--t.jpg
http://www.thewproject.it/wp-content/uploads/2016/01/matrimonio_diana_carlo.jpg
http://minimosymaximos.blogspot.com.es/2011/04/el-vestido-de-novia-una-breve-historia.html
http://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/por-que-es-blanco-el-traje-de-novia-131399622848

No hay comentarios:

Publicar un comentario