viernes, 3 de marzo de 2017

ESCRIBAS MEDIEVALES Y SUS MALDICIONES


Retrato del siglo XV de un escriba (Jean le Tavernier). 
En la Edad Media, la creación de un libro podía tomar años. Un escriba se inclinaba sobre su mesa de copia, sólo iluminada por la luz natural (las velas eran un riesgo demasiado grande para los libros) pasar horas cada día formando letras, a mano, con cuidado de no cometer un error. Para ser un copista, escribió un escriba, fue doloroso: "Apaga la luz de los ojos, se dobla la parte de atrás,se aplastan las vísceras y las costillas, el dolor en los riñones es inmenso, y el cansancio en todo el cuerpo irrecuperable."
Teniendo en cuenta los grades esfuerzos que fueron necesarios para crear los libros, los escribas y los propietarios de libros tenían un incentivo real para proteger su trabajo. Utilizaron el único poder que tenían: palabras. Al principio o al final de los libros, los escribas y los propietarios de libros escribían maldiciones dramáticas que amenazan a los ladrones de dolor y sufrimiento si pretendian robar o dañar estos tesoros.

Ellos no dudaron en utilizar los peores castigos que conocían-excomunión de la iglesia y horrible y dolorosa muerte. Robar un libro,obliga a sacrificar sus manos, arrancar sus ojos , o terminar en el "fuego de infierno y azufre."
"Estas maldiciones eran las únicas cosas que protegían a los libros", dice Marc Drogin, autor de "Anatema! Escribas medievales y la historia del libro maldiciones". "Por suerte, fue en un momento en que la gente creía en ellos. Si arrancar una página significaba, que iba a morir en agonía,nadie queria correr el riesgo ".

Libros como éste podría tardar años en crear.


El libro de Drogin, publicado en 1983, es el compendio más completo del libro maldiciones compilado. Un diseñador y dibujante,Drogin había recibido una clase de educación para adultos en letra gótica y se interesó en la caligrafía medieval. Durante la investigación de su primer libro, se encontró con un breve libro-maldición; mientras va localizando cada vez más maldiciones, escondidas en las notas de los libros de historia escritos en el siglo XIX, su colección creció hasta incluir maldiciones desde la antigua Grecia y la biblioteca de Babilonia, hasta el Renacimiento.
Para los historiadores, las maldiciones eran curiosidades, no para Drogin que eran evidencia de cuán valiosos eran los libros que pasaban por las manos de los  escribas medievales y académicos, en un momento en que incluso las instituciones de élite podian tener bibliotecas de sólo unas pocas docenas de libros.
La maldición de excomunión-anatema-podría ser muy sencilla. Drogin encontró muchos ejemplos de maldiciones cortas é hizo una transcipción de esta última amenaza. Por ejemplo: 
Si quis furetur, 

Anathematis ense necetur.
Si un escriba realmente queria ser tomado en serio,para poner en sobreaviso  avisaba del peligro  al ladrón"anatema-Maranatha" - Maranatha  que indica "Nuestro Señor ha venido" y que actuaba como un intensificador de la amenaza de excomunión básica,escribia estas amenazas. Pero las maldiciones también podían ser mucho, mucho más elaboradas. "La amenaza es mejor una que realmente permite saber, con detalles específicos, de que angustia física se trata. El más creativo, el escriba, el más delicado el detalle ", escribió Drogin. Un escriba podría imaginar una muerte terrible para el ladrón:
Si alguien roba este libro, que muera hasta la muerte; que se fría en una sartén; que la epilepsia y la fiebre lo dominen; que se quiebre en la rueda y sea ahorcado. Amén”.
O incluso más detallada: 
“Aquel que robe, tome y no devuelva este libro a su dueño, que su brazo se transforme en una serpiente que lo muerda y rasgue. Que de él se apodere la parálisis y sus miembros queden malditos. Que desfallezca de dolor llorando por piedad, y que no haya descanso para su agonía hasta que él mismo cante en su disolución. Que los gusanos de los libros roan sus entrañas sin morir jamás, y cuando por fin se vaya a su castigo final, que las llamas del infierno lo consuman para siempre”.

Infierno del siglo 12.


El libro de Drogin tenía docenas de  maldiciones , y que había recogido al menos una docena más para incluir en la segunda edición, que nunca fue publicado. 
Como Drogin recogió maldiciones, comenzó a encontrar repeticiones. No todos los escribas eran lo suficientemente creativos para escribir sus propias maldiciones. 
“Que la espada del anatema caiga sobre quien robe este libro”.

“A quien robe o aliene este libro, o lo mutile, será asimismo cortado del cuerpo de la iglesia y mantenido apartado”.

“En el infierno, quien de este libro una hoja doblare, se tostará; quien una marca o manchón hiciere, se rostizará, y quien este libro robare, en el infierno se cocinará”.

http://supercurioso.com/maldiciones-bibliotecas-medievales/
http://www.atlasobscura.com/articles/protect-your-library-the-medieval-way-with-horrifying-book-curses?utm_source=facebook.com&utm_medium=atlas-page

No hay comentarios:

Publicar un comentario