viernes, 20 de enero de 2017

LA PIRATERÍA Y SU EDAD DE ORO


El cine ha sabido dar una visión romántica y aventurera de los piratas, bandidos del mar que poseían extraños y complejos mapas con los que localizar impresionantes tesoros. Su agilidad para saltar de barco en barco, ese punto canalla que nos hace simpatizar rápidamente con ellos. Pero, ¿es real esa visión?, lógicamente no, los piratas, bucaneros, filibusteros, etc., eran gentes sin escrúpulos que unas veces actuaban por su cuenta y otras apoyados por sus gobiernos...vamos a conocer que diferencias había entre los distintos tipos de “piratas”, cuáles fueron los más terribles y temidos así como su sistema de vida.
Se ha definido como la edad de oro de la piratería al periodo comprendido entre los años 1620 y 1795, época en la que los ataques se sucedían constantemente muchas veces por intereses personales, pero durante algunos periodos que ahora veremos, también gozaron del apoyo de algún que otro gobierno.
La utilización de la palabra piratería para englobar una época no es correcto, debido a que en este periodo no sólo actuaban los Piratas, sino que también existían los Corsarios, Bucaneros y Filibusteros. Cada uno con unas características distintas que vamos a pasar a exponer.


Los bucaneros se trataba de cazadores de reses y cerdos salvajes. Los bucaneros viajaban con sus embarcaciones de isla en isla capturando las reses, para posteriormente ahumarlas mediante el procedimiento de Boucan (de ahí el nombre Bucanero), para después venderla en los puertos, donde los barcos venían a cargar suministros.
Los primeros bucaneros franceses se establecieron en la Isla La Española, actual Santo Domingo/Haiti. Como comenté se dedicaban a la cacería a tiempo completo, pero cuando los españoles decidieron acabar con las reses de las que ellos dependían y comenzaron a perseguirlos, éstos se vieron obligados a huir de La Española estableciéndose en Isla Tortuga, una pequeña isla de recursos limitados.

Planta de la isla de la tortuga 1645

En un lugar sin recursos y con su medio de subsistencia desparecido, los bucaneros comenzaron a realizar pequeños y esporádicos ataques, que gradualmente se fueron incrementando.
Cuando en 1655 Jamaica pasó a manos inglesas, los ataques bucaneros aumentaron. Los nuevos gobernadores de la Isla de Jamaica proporcionaron a los bucaneros de Isla Tortuga la patente de corso.
En la década de 1660 la ciudad ya era conocida como “la Sodoma del Nuevo Mundo”. La gran mayoría de los hombres que la habitaban se dedicaban a la piratería
Mientras Port Royal, sede del gobierno británico en Jamaica, comenzaba ya a considerarse como uno de los principales puertos comerciales y pesqueros del Caribe y lugar propicio para la venta de los botines bucaneros.
Entre los bucaneros más destacados se encuentra Pierre le Grand, quién se especializó en los galeones que regresaban cargados hacia España.
Piratas Berberiscos
La palabra pirata es un vocablo de origen griego que significa “aventurero del mar”. La existencia de los piratas es tan antigua como la navegación. Los piratas berberiscos consiguieron que distintas comunidades de la costa mediterránea fuera abandonas por los constantes ataques de piratas berberiscos.
Pero en los siglos XVII y XVIII, el escenario había cambiado, las costas que ahora proporcionaban riqueza eran las costas caribeñas, donde podían atacar sin demasiados problemas los navíos y puertos de las coronas Españolas y Portuguesas.
Los ataques piratas no eran por cuestiones políticas, ni de rivalidad nacional. Los piratas no tenían nacionalidad, sus tripulaciones estaban compuestas por personas de distintas nacionalidades y con distintos idiomas. Se trataba de un grupo organizado democráticamente, por votación se elegía al capitán y también se destituía. Los botines se repartían a partes iguales entre toda la tripulación e incluso formaron parte de un sindicato, donde se otorgaban “pensiones por jubilación o muerte”.

Pero la forma de vida y los intereses piratas eran atacar cualquier navío que les pudiera reportar beneficios y riqueza de cualquier tipo.
Entre los piratas más famosos podemos encontrar con Edward Teach (Barbanegra), Jack Rackham (Calico Jack) o Bartholomew Roberts (Black Bart).



Los corsarios eran otro tipo de delincuentes distintos a los piratas, para algunos fueron verdaderos héroes y para otros terribles delincuentes. Corsario se denominaba tanto a la nave como al personal que la manejaba, éstos navegaban bajo la patente de corso, es decir, tenían una autorización del rey para poder atacar tanto barcos como enclaves de países enemigos.
En este periodo de la historia, la américa colonial estaba dominada por España y Portugal. El comercio era fructífero, la explotación de las minas proporcionaban riquezas a dichos reinos, mientras coronas como Francia, Inglaterra y Holanda, fuera del reparto, autorizaban a distintos naves y capitanes para atacar los territorios bajo protección española y portuguesa.


Los Corsarios no tenían interés especial en el robo, aunque si se daba la ocasión no la rechazarían, la misión mas importante era entorpecer el comercio y la prosperidad de los países que tradicionalmente hayan sido enemigos, interceptando todo barco cargado de riquezas que pretendiera llegar a Europa. Muchas de estas riquezas servirían para pagar distintas guerras que España mantenía fundamentalmente con Inglaterra.
Cabe destacar entre los corsarios más conocidos destacan Sir. Francis Drake, Raleigh y Henry Morgan.
También existió un corsario español, el canario Amaro Pargo, (1678-1747), quien domino la ruta de las naves que viajaban entre Cádiz y el Caribe, protegiendo a los navíos españoles y atacando barcos enemigos de la Corona de España ahora en mano del primer Rey Borbón Felipe V.


Los filibusteros en un principio eran ladrones que actuaban libremente, atacaban naves pequeñas no muy lejos de la costa. Los filibusteros utilizaban naves pequeñas pero muy rápidas. Crearon la primera sociedad filibustera en la isla Tortuga y en La Española, a esta sociedad la bautizaron comoHermandad de la Costa, hermandad a la que también se sumaría la comunidad pirata. 

Con el paso del tiempo, algunos gobiernos vieron las ventajas en las incursiones filibusteras y contrataron a muchos de ellos para que atacasen los territorios enemigos de sus pagadores. De esta forma, no es raro encontrar el término filibustero como una mezcla entre piratas y corsarios.
Dentro de los filibusteros más destacados encontramos a Jean David Nau, quién sembró el terror en el Caribe durante más de 20 años bajo el pseudónimo de François l’Olonnais.

Anne Bonney

La mujer en el siglo XVII y XVIII, era una mujer dedicada a procrear y a cuidar de su familia, no tenía pensamientos propios, ni voz. Es por eso que no hay demasiada documentación sobre las mujeres en la piratería.
Pero lo que si que se puede afirmar es que al menos dos, Anne Bonny, también conocida por su diminutivo Boon y Mary Read. La historia de estas dos mujeres se cruzan en un momento determinado, por lo que no se puede hablar de una sin mencionar a la otra.

Cuando Anne Bonny se enamoró perdidamente del pirata Jack Rackham, mas conocido como “Calico Jack”, decidió abandonar todo y dedicarse junto con el a la piratería. Sus ataques fueron realmente exitosos, aunque sus botines solían ser la captura de embarcaciones de pescadores.
En una de sus capturas, concretamente de un barco holandés, un joven llamó la atención de la bella pirata Anne. Ese joven realmente era una mujer vestida de hombre quien se había enrolado en el barco holandés en busca de aventuras. Se trataba de Mary Read, a partir de aquí la historia de ambas mujeres seguirán de la mano.
En ese momento los mares estaban ya invadidos de patrullas que intentaban asegurar las rutas comerciales y en 1720, la suerte del trío de piratas acabó, aprovechando una noche en el que la tripulación pirata estaba borracha, el comandante Jonathan Barnet, cumpliendo órdenes del gobernador de Jamaica, puso final a sus aventuras.
Se dice que las últimas en caer fueron las dos mujeres, quienes lucharon con verdadera furia, hasta que consiguieron ser reducidas. Jack Eackham “Calico Jack”, fue condenado a muerte, mientras que Mary y Anne fueron encarceladas, ya que habían alegado estar embarazadas y la ley prohibía el ajusticiamiento a mujeres embarazadas, luego sus penas se pospusieron hasta después del parto.
Jack Rackham ”Calicó Jack”. Famoso entre otras cosas por su forma de vestir, pirata de fama, osado y aventurero.
Se sabe que Mary falleció a causas de unas fiebres, pero de Anne poco se sabe, de repente desapareció del penal. Dice la leyenda que siendo conocedor su padre de la situación por la que Anne estaba atravesando, con una sentencia de pena de muerte. Éste gracias a su gran influencia debió conseguir la indulgencia de Anne y posiblemente acabaría sus días en las Antillas.

https://es.wikipedia.org/wiki/Edad_de_oro_de_la_pirater%C3%ADa
http://sobrehistoria.com/la-pirateria-edad-de-oro/?utm_campaign=sobrehistoria-rss-20170116&utm_medium=email&utm_source=acumbamail
http://paseandohistoria.blogspot.com.es/2010/09/la-edad-de-oro-de-la-pirateria.html
http://edaddeoropirateria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario