viernes, 11 de noviembre de 2016

LIBRO DE LAS ESTAMPAS DE LOS REYES DE LEON



A medida que avanzan las investigaciones, se conoce más y más aspectos relacionados con la monarquía leonesa. Sin embargo, aún se nos escapan del saber algunos elementos, sobre todo los vinculados directamente a la imagen y la proyección visual de su poder. Llegados a este punto, nos damos cuenta de que no conocemos cómo eran los atributos reales de los monarcas, se han perdido sus coronas, sus cetros, sus tronos, y no nos queda más remedio que mostrar la imagen de un viejo reino transformado en construcciones, algunas representaciones artísticas y sobre todo, documentos escritos. Es posible que estos últimos sean los menos vistosos, pero suponen una de las principales vías de estudio para el historiador, y precisamente un conjunto de ellos, se convierten en protagonistas de este relato.

Son muchos los archivos vinculados a la Iglesia que han conservado documentación del Reino de León, y afortunadamente, en los últimos años han sido publicados con obras críticas de grandes expertos. En este caso, hablaremos del Libro de las Estampas de la Catedral de León, una recopilación de pergaminos en los que se reúnen los testamentos de algunos monarcas que antes de morir, realizaron importantes donaciones al templo de Santa María. Más allá de la valiosa información escrita, este códice es conocido por sus coloristas miniaturas que suponen una ventana abierta al mundo medieval, desde la que poder descubrir algunos de los elementos que se han perdido con el paso del tiempo. 

Entre los muchos tesoros históricos que se guardan en el Archivo de la Catedral de León, uno de ellos destaca sobremanera. Se le identifica como “Códice nº 25”, pero es más conocido como Libro de las Estampas o Libro de los Testamentos de los reyes de León. Y en efecto, ese nombre no nos engaña, ya que entre sus 44 folios en pergamino se recogen documentos escritos en letra carolina, alusivos a las donaciones testamentarias efectuadas por siete monarcas leoneses en beneficio de la iglesia de Santa María, es decir, la Catedral de León. Pero esta recopilación documental alberga mucha más información, en forma de miniaturas que representan a los siete donantes (junto a una sorpresa final), y que nos dan importantes pistas a la hora de estudiar lo que el profesor F. Galván Freile denominó “regalia” en su imprescindible estudio sobre la decoración miniada en el Libro de las Estampas: todos los objetos que definen la imagen del rey, desde la corona hasta el cetro, pasando por el manto o el trono.

Tenemos un motivo para lamentarnos. No está completo. En el año 1969 fue robado, y no se volvió a saber nada más de él hasta el año 1976, cuando el director de la Biblioteca de la Universidad de Heidelberg (Alemania) denunció que había aparecido en el catálogo de ventas de un anticuario, listo para pasar a subasta. Un año más tarde llegaría nuevamente a León, pero la lámina que representaba al rey Ordoño II había sido arrancada y perdida para siempre.

El Libro de las Estampas tomó forma , en el scriptorivm leonés vinculado a la Iglesia de Santa María por orden del obispo Manrique, un hombre muy influyente en la sociedad de su tiempo. Entonces, el rey Alfonso IX pasaba por momentos complicados y vivía bajo las constantes amenazas del Papado y del reino de Castilla, que recientemente había atacado sin piedad la judería de Puente Castro. Frente a ellos seguía firme la amenaza andalusí, aunque poco faltaba para la gran batalla de las Navas de Tolosa, en la que por cierto, no tomó partido el monarca leonés.


La primera edición en facsímil del llamado Libro de las estampas, un códice del siglo XII,  recoge los testamentos de los reyes de León y sus donaciones para la construcción de la catedral.

Llamado así por los retratos de los siete reyes de León y una condesa que financiaron la construcción de la catedral, comprende un total de veinticinco documentos jurídicos de alto valor histórico, que contienen, además de las cesiones reales de casas y palacios, una descripción de las diócesis del reino después de las invasiones árabes.


La edición, que ha sido preparada por el canónigo archivero de la catedral leonesa, Agapito Fernández, incluye por este motivo un índice toponímico en el que figuran las poblaciones y lugares geográficos que se relacionan en el códice, identificándolos con los que corresponden actualmente.
Como ya comenté anteriormente,el Libro de las estampas es un ejemplar bibliográfico único del que no llegó a hacerse ninguna copia en la época medieval y que fue robado en 1969 de los archivos de la catedral de León. En 1976, ocho años después, fue encontrado en la República Federal de Alemania, en poder de un anticuario, y devuelto a su lugar de origen en 1977.
https://elmurrial.com/2012/10/22/el-libro-de-las-estampas-de-la-catedral-de-leon-arcaicos-17/
http://elpais.com/diario/1981/04/22/cultura/356738407_850215.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario