lunes, 30 de enero de 2017

TEATRO,ANFITEATRO Y CIRCO...EL TEATRO ROMANO DE MÉRIDA


Es bastante común la confusión entre estas tres construcciones romanas (teatro, anfiteatro y circo),empezaremos por diferenciarlos someramente puesto que cada uno de estos lugares tienen características específicas.


 El teatro romano está basado en la construcción que ya hacían los griegos, pero a diferencia de estos, no necesitaban de una pendiente donde apoyarlo y podían construirlos en suelo planoTiene 3 espacios biendiferenciados: la cávea (donde se sentaban los espectadores) que se dividía en immamedia y summa cavea; la orchestra (donde se situaba el coro) y la escena (el espacio donde actuaban los actores). A veces tenía un toldo (velarium) que se podía recoger y extender y el escenario estaba protegido por una cubierta de madera suspendida con cuerdas. Es fácil de distinguir de las otras 3 construcción por su forma semiesférica.


El anfiteatro era donde se celebraban los juegos y luchas de gladiadores.
Partes: la arena, donde peleaban los gladiadores y la cavea, donde se sentaban los espectadores, entre unos 15.000 y 25.000. Tenían tres pisos que coincidían con las partes de la cavea. Algunas arenas se inundaban para celebrar combates navales (naumaquias). Este edificio tiene forma oval, elíptica o incluso circular.

En el circo los romanos hacían las carreras de carros tirados por caballos (las carreras de cuádrigas).
Partes: la arena para el espectáculo, las cárceles para los carros, y la cávea para los espectadores, además la arena tenía una especie de “mediana” dividiéndolo llamada espina que estaba decorada con columnas, estatuas, etc, la meta se situaba en los extremos de esta (dos metas).
Tiene forma de anillo alargado, con dos lados rectos (los mayores), uno semicircular y otro ligeramente curvo (los menores).

El Teatro Romano de Mérida fue construido en la colonia de Augusta Emerita por orden del cónsul Marco Vipsanio Agripa, inaugurándose entre el año 16 y 15 a.C. 
Como tantos otros teatros de la Antigua Roma, el Teatro Romano de Mérida fue erigido con fines políticos para desde él, hacer propaganda positiva de las autoridades y el modo de vida romano, ya que los ciudadanos de a pie preferían los espectáculos que se ofrecían el el Circo.
Durante su vida activa se le realizaron varias remodelaciones, la mas importante de las cuales fue en tiempos del  emperador Trajano, en 105 d.C., en la que se construyó el frente escénico que aún hoy en día se puede ver. Más tarde, en tiempos del emperador Constantino I se realizó otra remodelación menor, entre los años 333 y 335 d.C.
Su planta se levantó siguiendo al pie de la letra los tratados de Marco Vitruvio, con un modelo muy parecido a los construidos en Pompeya y Roma.


Consta de un graderío o “cávea” semicircular con trece puertas de acceso y dividido en tres zonas, la “ima cavea”, “media cavea” y “summa cavea”, que aprovechan la pendiente del cerro de San Albín, con una amplitud suficiente para albergar a 6.000 espectadores. Disponía igualmente de una “orchestra”, un espacio pavimentado en mármol y en forma de semicírculo destinado al coro.
En cuanto al escenario o “pulpitum” era de madera, mas maleable para poder instalar los artificios escénicos de cada obra, y su frontal o “scaenae frons” estaba formado por un basamento de sillares de mármol rojizo, con columnas corintias, con toques de vetas azules, siendo la parte mas característica y espectacular, dada su rica decoración escultórica, con alusiones a Ceres, Plutón y Proserpina, así como diferentes retratos imperiales disponiendo de tres puertas  y dependencias para los actores.
                                              Teatro Romano de Mérida, reconstrucción.
Complementando el teatro, disponía de un peristilo cuadrangular, rodeado de columnas y ajardinado, con una sala dedicada al culto Imperial y pensando en todo, disponía de letrinas elevadas sobre el nivel del jardín.
El Teatro Romano de Mérida fue abandonado en el siglo IV d.C., probablemente por la generalización del Cristianismo, que consideraba inmorales las representaciones que allí se hacían. Se llegó incluso a cubrirlo de tierra y a aterrazarlo para permitir el cultivo, de tal manera que sólo sobresalía el graderío superior, que recibió el nombre popular de “Las siete sillas”, ya que según la leyenda allí se sentaron siete reyes musulmanes para decidir el destino de la ciudad de Mérida.
El diseño se basa (como indiqué antes) en los modelos definidos por Vitruvio (Marcus Vitruvius Pollio). El teatro de planta latina se forma con cuatro triángulos equiláteros inscritos en un círculo, estando el frente de la scenae en la base del triángulo central. Los vértices de los triángulos señalan el emplazamiento de los accesos y la colocación de los ejes de las puertas.
El graderío, de tres alturas, tenía capacidad para 5.800 personas. El diámetro es de unos 95 metros.

                                    Vista de la escena y el graderío del Teatro Romano de Mérida
                                                                   Vista de la escena y el graderío
La orchestra es semicircular, de 30 metros de diámetro, y rodeándola están las tres gradas de la poedria, reservadas para la alta sociedad de Emerita Augusta.
El frente de escena (frons scenae) es el elemento más espectacular. Está formado por dos cuerpos de columnas corintias y alcanza los 30 metros de altura.
                                      Graderío del Teatro Romano de Mérida
Graderío del Teatro Romano
Entre las columnas del frons scenae se abren las tres puertas de acceso a la escena: la central (valva regia) y las laterales (valva hospitalarium)
             Vista desde las gradas superiores
Además de las trece puertas de acceso al graderío, tiene dos más para entrar en la escena, todas ellas con pasillos abovedados.
                                       Puertas de acceso al Teatro Romano de Mérida
Puerta de acceso al interior del Teatro

En la parte posterior de la escena, el Teatro incluía un jardín porticado (Peristilo), presidido por una pequeña cámara consagrada al al culto imperial. De la estructura del jardín se conservan incluso los canalillos para el riego.
                                    El frons scenae del Teatro Romano de Mérida visto desde los jardines
El frons scenae visto desde los jardines

Las excavaciones del Teatro comenzaron en 1910 y a lo largo de todo el siglo XX se ha llevado a cabo una importante labor de reconstrucción a partir de los elementos originales del edificio.
La primera representación teatral de la época moderna tuvo lugar en 1933, con la puesta en escena de la Medea de Séneca, en versión de Miguel de Unamuno, con la actriz Margarita Xirgu como protagonista.
Este fue el comienzo del Festival de Teatro Clásico de Mérida, el más antiguo de los festivales de teatro que se celebran en España

https://es.wikipedia.org/wiki/Teatro_romano_de_Mérida
http://www.viajarporextremadura.com/cubic/ap/cubic.php/doc/El-Teatro-Romano-de-Merida-262.htm.
http://revistadehistoria.es/diferencias-entre-teatro-anfiteatro-y-circo/
http://revistadehistoria.es/teatro-romano-de-merida/
http://www.viajarporextremadura.com/cubic/ap/cubic.php/doc/El-Teatro-Romano-de-Merida-262.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario