domingo, 10 de abril de 2016

PALACIO REAL DE LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO


El responsable de que este lugar sea tan conocido,se lo debemos a Felipe V que en 1724 se retiró y engrandeció los jardines y el palacio,que fue residencia de verano para todos sus sucesores hasta Alfonso XIII.


Sala de marmoles

Lo más destacado de su interior son las bóbedas pintadas al fresco,los cuadros,el mobiliario de los siglos XVIII y XIX,la sala de lacas,los cuadros de Panini y el museo de tapices.

En el exterior de palacio destacan sus bellos jardines con sus fuentes,estatuas y jarrones,y son uno de los mejores ejemplos que hoy se conservan de esta clase del siglo XVIII.
Su realización corrió a cargo del arquitecto Reneé Carlier,y está formado por parterres y bosquetes delimitados con paredes de vegetación formadas con carpe ,y alineaciones de árboles,en especial castaños.
En el siglo XIX se introdujeron sequoias,plantadas ante la Real Colegiata,en los jardines de medio punto.
Las estatuas de mármol blanco y los jarrones del siglo XVIII decoran los parterres y avenidas de los jardines,que se completan con espectaculares esculturas en las fuentes,en plomo pintado.
Destacan las de Neptuno,Apolo,Andrómeda ,la cascada de Anfítride ante el palacio,las de ocho calles,el canastillo,los baños de diana y la fama.
El agua que alimenta todas estas fuentes,llega desde un gran depósito llamado el mar,que se sitúa justo encima de la zona ajardinada.Por la fuerza de la gravedad,el agua de algunos surtidores alcanza los 40 metros de altura,como el de la fuente de la fama.

Sala de la fuente. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 5
Sala de la Fuente



Fuente baños Diana. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 7
Fuente Baños Diana


El rey Felipe V conoció el lugar hacia el año 1717 y, al año siguiente, entusiasmado por su belleza y sus condiciones cinegéticas, compró los terrenos con la intención de edificar un palacio. En el año 1721 comenzaron las obras.
La primera intención del rey fue construir una residencia sin lujos, para descansar y cazar. Más tarde, Felipe V y su segunda esposa Isabel de Farnesio embellecieron y ampliaron el palacio. Felipe V se retiró a este lugar en 1724 y durante los veinte años siguientes engrandeció los jardines y el palacio, que fue usado como residencia de verano por todos sus sucesores hasta Alfonso XIII.
Varios arquitectos intervinieron en la construcción del Palacio, Teodoro Ardemans; Juan Román (ayudante de Ardemans); Procaccini; Felipe Juvara y Sachetti.
Los tres últimos, fueron contratados por Isabel de Farnesio, que intentó dar al Palacio y a los Jardines un ambiente italiano.
El Palacio es un bello ejemplo de arquitectura palatina europea, con jardines y fuentes de estilo versallesco.
Presenta influencias francesa, del barroco español e italiana, esta última sobre todo en la etapa comprendida entre los años 1720 y 1740, época que coincide con la abdicación de Felipe V a favor de su hijo Luis y el traslado de Felipe V y su esposa Isabel de Farnesio a La Granja.
La fachada fue realizada en piedra rosácea de Sepúlveda por el italiano Juvara, mezclando diversos estilos, aunque con una clara influencia italiana. Toda la fachada está cubierta de balcones y ventanas flanqueadas por columnas con capiteles corintios y unas grandes pilastras que, arrancando del suelo, recorren las dos plantas del edificio. La escultura decorativa que realizó el escultor Baratta es de mármol de Carrara.
Una vez en su interior en su primera planta se halla la galería de estatuas, traídas de Roma. Siguiendo la visita destacamos el Salón de Mármoles y los comedores y estancias de la infanta Isabel.Belleza y lujo comedido en paredes, cuadros y ornamentación son la tónica general del Real Sitio. Habitaciones ricamente decoradas con mármoles de Carrara, lacas japonesas, tibores orientales, relojes, mobiliario, lámparas de cristal... todo ello de los siglos XVIII y XIX. En pintura, óleos de escuela flamenca del s. XVII y cobres del mismo estilo.
En el museo de tapices sobresalen las series flamencas de Los Honores, el Apocalipsis, la Historia de Ciro el Grande, Los Triunfos de Petrarca, y San Jerónimo en oración.



"La Colegiata".  es lo primero que se ve del Palacio según se sube por la Alameda. Está situado en el centro y está rematado con unos bellos capiteles bulbosos que en su momento fueron una gran novedad en España.
En este templo reposan los cuerpos de los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio.

Los jardines son uno de los mejores ejemplos que hoy se conservan de los jardines del siglo XVIII.
Ocupan 146 hectáreas, de las que 67 son auténticos bosques. Los planos fueron realizados por el ingeniero Merchán y los trabajos de jardinería por Botelou y Carlier, quien diseñó en el terreno ascendente situado frente al palacio un jardín dispuesto en tres ejes paralelos yuxtapuestos: La Cascada nueva, la Carrera de Caballos y la Ría.

Está formado con parterres y bosquetes delimitados con paredes de vegetación formadas con carpe, y alineaciones de árboles, en especial tilos y castaños de Indias. En el siglo XIX se introdujeron nuevas especies, sobre todo coníferas como las monumentales sequoias, plantadas ante la Real Colegiata, en los jardines del Medio Punto.
Los jardines se plantearon para tener más importancia que el propio palacio. El rey Felipe V planteó su construcción de acuerdo con los gustos franceses, lo que dio lugar a un jardín con abundantes adornos en las fuentes y las esculturas, aunque más adelante, la influencia italiana de Isabel de Farnesio también se hace notar en los jardines.
Dentro del conjunto destacan las fuentes, los grupos escultóricos y las estatuas realizadas por Thierry, Demandré, Pitué, Fermín y Bousseau. Para completar el conjunto se trajeron numerosas especies de árboles de diferentes lugares y países: cedros, tilos, arces, castaños de indias y sequoias.
Estatuas de mármol blanco, y jarrones del siglo XVIII, decoran los parterres y avenidas del jardín, que se completan con grandiosas esculturas en las fuentes, en plomo pintado imitando bronce.
Destacan las de Neptuno, Apolo y Andrómeda en la amplia perspectiva de las Carreras de Caballos; la Cascada de Anfítride, ante el Palacio; y las de las Ocho Calles, el Canastillo, los Baños de Diana y la Fama.
El agua que alimenta sus surtidores llega desde un gran depósito llamado "El Mar", situado por encima de la zona ajardinada, que recibe su caudal de los montes cercanos. Por la fuerza de la gravedad, como en el siglo XVIII, el agua de algunos surtidores alcanza los 40 metros de altura, como el de la fuente de la Fama.


Fuente de Neptuno. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 9
Fuente de Neptuno

El Real Sitio de La Granja está situado en la vertiente norte de la sierra del Guadarrama, a unos 90 kilómetros de Madrid. Su nombre proviene de una antigua granja que los monjes Jerónimos del monasterio segoviano de El Parral tenían aquí.
También destacan los cuadros realizados por Panini, y el museo de tapices donde se expone, entre otras, la serie del Apocalipsis, obra bruselesa del Siglo XVI.
Los jardines son uno de los mejores ejemplos que hoy se conservan de los jardines del siglo XVIII, realizado por el arquitecto francés René Carlier; está formado con parterres y bosquetes delimitados con paredes de vetación formadas con carpe, y alineaciones de árboles, en especial tilos y castaños de Indias. En el siglo XIX se introdujeron nuevas especies, sobre todo coníferas como las monumentales sequoias, plantadas ante la Real Colegiata, en los jardines del Medio Punto.

Fuente de la Selva o de Pomona. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 11
Fuente de la Selva o de Pomona

Fuente dedicada a las Tres Gracias: Aglae Talia Eufrosina y Cenador Real. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 13
Fuente dedicada a las tres Gracias,Aglae,talia y Eufrosia y cenador Real

Este palacio está situado en un hermoso paraje en medio de la meseta castellana de la que un rey se encaprichó un día en que estaba recorriendo la zona para cazar. Ese rey era Felipe V, primer Borbon español. No lo dudó y compró esa granja a los frailes y se puso a proyectar su lugar de retiro y descanso para alejarse de la vida cortesana. El autor del primer proyecto fue T. Ardemans. Este se basaba en la tipología típica de un alcázar, una construcción cuadrada, con un patio central y cuatro torreones, al estilo del escorial, todo lo contrario a las corrientes europeas. Tales eran las esperanzas del rey por este proyecto que el mismo dormía en una rudimentaria habitación mientras que el resto del palacio estaba en construcción. Ese retiro, le llevó a tomar la decisión de abdicar en su hijo, y retirarse para siempre a esta modesta casa de campo.
Pero este retiro fue corto, ya que el nuevo rey, su hijo Luis I, moriría a los pocos meses de su ascenso al trono, teniendo que volver a reinar su padre Felipe V. Esto hizo necesario un cambio del rumbo en la concepción de La Granja, pues ahora ya no sería solo una residencia de retiro espiritual, sino la residencia de un rey en activo que además debería dar cabida a toda la corte, por lo que tendría que representar dignamente la majestad del monarca. Para ello se recurrió a dos arquitectos impuestos por la nueva reina, de origen italiano: Procaccini y Subisatti, que ampliaron el palacio con dos nuevos patios: el de coches y el de la herradura respectivamente. Este último patio, de gran belleza y con un estilo barroco muy europeísta, ha sido definido por muchos, como un verdadero salón de baile al aire libre.
Las fachadas, la que da al núcleo urbano alberga la basílica y que por su sobriedad supone todo lo contrario a la opuesta, que se abre hacia el parque, y que se convirtió en la mas emblemática siendo además la última obra de F. Juvarra. Está realizada con piedras y materiales polícromos, destacando sus columnas rosadas de orden colosal. Esta fachada esta diseñada para contemplarla en toda su amplitud desde el parque. Actualmente aún podemos ver los vestigios del antiguo alcázar en el patio central que se conserva intacto, así como dos de los cuatro torreones.
En cuanto al interior del palacio, está a la altura de los más lujos de Europa, y en su decoración trabajaron un importante número de decoradores, preferentemente italianos. De sus salas hay que destacar algunas como la de los mármoles, la de la fuente con una importante colección de esculturas proveniente de la reina Cristina de Suecia, el salón del trono que ocupa el centro de la fachada al parque, el salón de las lacas de estilo oriental, así como otras muchas salas fastuosas de un barroco tardío que anuncia ya el rococó.
Si algo destaca de este palacio, es el parque con sus fuentes. Este fue trazado inicialmente por R. Carlier, continuándolo Bottineau, y para ello siguieron el modelo de Versalles, palacio en el que había nacido y crecido Felipe V y que tanto añoraba. Las fuentes surgen en cada rincón de manera inesperada, convirtiéndose en muchos casos en verdaderos grupos escultóricos en los que el agua es solo un accesorio.
Una de las cargas de este palacio es su constante comparación con Versalles, cuando en realidad ambos palacios fueron concebidos con fines distintos. Versalles lo fue como centro neurálgico de Francia, mientras que la Granja era un lugar de descanso espiritual. Otro dato que confirma esta teoría es que en el palacio francés, la capilla no es mas que un añadido casi secundario, pero aquí, la basílica se convierte en el centro del conjunto, y eleva su cúpula por encima del real sitio, sobresaliendo por encima de todas sus fachadas.
Hasta el reinado de Alfonso XIII este palacio fue utilizado como residencia veraniega de los monarcas. Hoy en día a quedado relegado lamentablemente a ser sede de puntuales eventos de estado, imponiéndose fundamentalmente el uso cultural. En definitiva un Palacio exquisito, delicado, en el que el refinamiento dieciochesco alcanza su apogeo, y que junto a sus jardines hacen de el un verdadero paraíso.

Fuente de la Cascada de Anfitrite. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 14
Fuente de la Cascada de Anfitrite


Fuente de Apolo y Minerva. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 15
Fuente de Apolo y Minerva

En la planta baja de este palacio se exhibía la colección de esculturas de la reina Cristina de Suecia, y que reunió en su exilio en Roma tras su abdicación al trono. Fueron adquiridas por Felipe V y realzadas con peanas, que aún subsisten en los espacios originales. Las esculturas fueron trasladadas en el siglo XIX al Museo del Prado y reemplazadas por reproducciones en escayola. Estos salones, decorados con estucos de falso mármol, han recobrado su belleza tras una restauración reciente.

Vistas del Palacio desde las fuentes en cascada. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 17




Parterres del Palacio. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 18
Parterres del Palacio

Esfinge. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 19
La Esfinge

El conjunto lo conforman el palacio propiamente dicho y una serie de edificios anejos, que dan a aquel una forma de U, con los Jardines del Medio Punto, donde se alzan árboles de especies coníferas, dispuestos en lo que sería la plaza de distribución. El palacio, en la parte frontal del complejo, consta de dos patios, el de los Coches, a la izquierda, y el de la Herradura, a la derecha. Anexada al palacio, se halla la antigua capilla del monarca, la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, que a su vez contiene un espacio conocido como Capilla de la Reliquias y Cenotafio Real, ya que aquí están enterrados el rey Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio, cuyos restos descansan en un suntuoso mausoleo.
En perpendicular al palacio, por la parte izquierda, se sitúa una dependencia conocida como Antigua Casa de las Damas. Hoy acoge el Museo de Tapices, donde se exhibe una colección de tapices flamencos, de enorme tamaño y abigarrada iconografía, confeccionados en honor del rey Carlos I de España. En el lado izquierdo de la plaza se encuentra otra dependencia conectada al edificio principal, conocida como Casa de los Oficios. Volviendo al lado derecho del palacio, encontramos un edificio exento, pero inmediato al Museo de Tapices, la Antigua Casa de Canónigos, separada de aquel por la calle de la Estebanilla.
Otro de los edificios del complejo palaciego es la llamada Casa de las Flores, con una superficie total de 655 m2.



Con una extensión de seis kilómetros, los jardines rodean el palacio y son uno de los mejores ejemplos del diseño de jardines de la Europa del siglo XVIII.
Fuente de Los Baños de Diana.
Fueron diseñados por el jardinero francés René Carlier, que usó las pendientes naturales de las colinas que circundan el palacio como ayuda para la perspectiva visual y como fuente de energía para hacer brotar el agua de cada una de las veintiséis fuentes monumentales que decoran el parque. Carlier falleció en 1722, y su trabajo fue continuado por su compatriota Esteban Boutelou I (en francés Étienne Boutelou).
Las fuentes están inspiradas en la mitología clásica, incluyendo deidades, alegorías y escenas mitológicas. Se construyeron en plomo para prevenir la corrosión, aunque pintadas a imitación de bronce para ennoblecerlas.
Las estructuras y el sistema de cañerías de época de Isabel II de España sigue funcionando en la actualidad. A falta de motores que hiciesen funcionar las fuentes, en el siglo XVIII sus constructores dependían de la gravedad para hacer proyectar el agua a alturas de hasta cuarenta metros. Un lago artificial llamado El Mar se construyó apartado en el punto más alto del parque y provee de agua y presión suficiente a todo el sistema.
Actualmente, sólo algunas fuentes son puestas en funcionamiento cada día. Sin embargo tres veces al año coincidiendo con la festividad de San Fernando (30 de mayo), de Santiago (25 de julio) y San Luis (25 de agosto), se activan ocho conjuntos de fuentes, mostrando un espectáculo admirable al que se dan cita anualmente miles de personas.

Tumba de Felipe V con su esposa Isabel de Farnesio


Vista aérea. Palacio Real de La Granja de San Ildefonso 24




http://megaconstrucciones.net/?construccion=palacio-real-granja-san-ildefonso#ixzz44shetJBb
http://megaconstrucciones.net/?construccion=palacio-real-granja-san-ildefonso#ixzz44shI4NJd
http://megaconstrucciones.net/?construccion=palacio-real-granja-san-ildefonso#ixzz44sgfb2YV
http://sanmigueldebernuy.blogspot.com.es/2011/12/palacio-real-de-la-granja-de-san.html
http://www.webdelagranja.com/palacio/palacio.php
http://hercules.cedex.es/Planificacion/Estudios_de_Viabilidad/FuentesdelaGranja/fuentes_de_la_granja.htm
http://www.realsitio.com/
http://www.patrimonionacional.es/Home/Palacios-Reales/Palacio-Real-de-La-Granja-de-San-Ildefonso.aspx/
http://www.ruraloo.com/blog/2011/05/visita-a-los-jardines-de-la-granja/
http://megaconstrucciones.net/?construccion=palacio-real-granja-san-ildefonso
http://www.palaciosdeeuropa.com/granja/
http://www.flickr.com/photos/druidabruxux/sets/72157607834357939/with/2921475169/
http://lastvacaciones.wordpress.com/2010/11/21/los-jardines-de-la-granja-de-san-ildefonso/
http://mispeluchesnici.blogspot.com.es/2011/02/un-fin-de-semana-en-la-granja-ii-one.html
http://www.flickr.com/photos/70626035@N00/2344495536/in/photostream/
http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1452072
http://es.wikipedia.org/wiki/Palacio_Real_de_La_Granja_de_San_Ildefonso

No hay comentarios:

Publicar un comentario