sábado, 19 de noviembre de 2016

DOMINIQUE INGRES... LA PINTURA Y LA INDUSTRIA DE LA MODA


Jean-Auguste-Dominique Ingres, más conocido como Dominique Ingres, no era, en sentido estricto, neoclásico ni académico, sino un ferviente defensor del dibujo. Resulta a la vez clásico, romántico y realista. Esta afirmación se ve reflejada en sus retratos, algo que, según se reseña en el Museo del Prado: 
Desde el principio de su carrera aceptó encargos de retratos, aunque escenificaba hacerlo a disgusto . La necesidad de ajustarse al valor jerárquico de los géneros pictóricos hizo que intentara postergar su talento como obligado retratista para alcanzar el deseado prestigio como pintor de Historia. Sin embargo, desde sus primeras incursiones parisinas en el retrato, este se reveló como uno de los fundamentos principales de su arte y como vehículo idóneo para presentar sus ideas estéticas.
La obra de Ingres, anclada en el academicismo sólo aparentemente, constituye sin duda un jalón esencial hacia las revoluciones artísticas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Descendiente de Rafael y de Poussin, su obra es a la vez anunciadora de Picasso y de las distorsiones anatómicas; inspirando la renovación de las escuelas europeas del siglo XIX, especialmente de la española.
Se repasaran en  esta publicación  algunos de los retratos en óleo y dibujos  de mujeres. A pesar que detallaba tanto los elementos del traje masculino en las muchas obras que realizara sobre personajes de la época, no queda duda que la mujer fue la que marcó los cambios esenciales del vestir a lo largo del siglo XIX.  “Desde el comienzo de su trayectoria Ingres fue un devoto del universo de lo femenino. Espectador indiscreto del espectáculo de mujeres ideales, también fue el creador de la imagen más sofisticada de señoras con la mejor reputación. Atento como pocos a los vaivenes de la naciente industria de la moda, Ingres discutió y decidió con sus clientas hasta los más mínimos arreglos y detalles para sus retratos. Pero su privilegiada posición le permitió en realidad llegar mucho más lejos, pues como revelase Baudelaire: ‘El señor Ingres elige sus modelos, y elige, hay que reconocerlo, con un tacto maravilloso, las modelos más idóneas para hacer valer más su tipo de talento. Las bellas mujeres, las naturalezas suculentas, la salud reposada y floreciente, ¡he ahí su triunfo y su alegría!’ Ingres, que había soportado las críticas a su excesivo idealismo durante toda su carrera, parecía tomarse la revancha ahora con la exhibición realista de los detalles más mundanos, con las descripciones nítidas de las calidades táctiles de las telas, las carnes y los cabellos de sus modelos, haciendo de todo ello un prodigio artístico inédito. Sus retratos femeninos ofrecen, en definitiva, el disfrute de las formas depuradas y de los colores intensos, causantes de un placer sensual que competía conscientemente, en último término, con el arte naciente de la fotografía.
Entre los retratos al óleo que realizó Ingres a damas de la alta burguesía y nobleza, he seleccionado aquellos que evidencian su larga trayectoria reflejando la moda del Impero, en su etapa temprana, cuando la ligereza y claridad de tono de los vestidos evidencian su origen en la moda ‘a la antigüedad clásica’ (1805. Mademoiselle Caroline Riviere); en su etapa final, cuando comienzan a aparecer detalles del traje renacentista como acuchillados y la lechuguilla (1814. Madame de Senonnes).
1805. Dominique Ingres. Mademoiselle Caroline Riviere
1805 Mademoiselle Caroline Riviere
1814. Dominique Ingres. Madame de Senonnes, nacida Marie Genevieve Marguerite Marcoz, posterior Vizcondesa de Senonnes
1814. Madame de Senonnes, nacida Marie Genevieve Marguerite Marcoz, posterior Vizcondesa de Senonnes
El paso de la moda neo-clásica al estilo romántico propio de los años 1830-40’s, se refleja en el volumen en mangas y talle más bajo del vestido que lleva Madame Marie Marcotte de Sainte Marie (1826)…
1826. Dominique Ingres. Madame Marie Marcotte de Sainte Marie, nacida Suzanne Clarisse de Salvaing de Boissieu
1826. Madame Marie Marcotte de Sainte Marie, nacida Suzanne Clarisse de Salvaing de Boissieu
… y el final de la moda romántica con la pérdida de volumen en mangas y peinado en el retrato de 1845 a la condesa de Haussonville.
1845. Dominique Ingres. La condesa de Haussonville
1845 La condesa de Haussonville
La moda del segundo Imperio con la amplia falda y escotes de hombro a hombro aparece en la indumentaria que lleva la Baronesa James de Rothschild, de 1848, en el cual se observa la estética ‘neo rococó’ con los lazos como principal decoración en la falda y mangas.
Dominique Ingres. 1848. Baronesa James de Rothschild, nacida Betty von Rothschild
1848.  Baronesa James de Rothschild, nacida Betty von Rothschild
Con un vestido azul intenso en raso de seda es retratada la Princesa Albert de Broglie, de 1853, destacando sus espléndidas joyas…
Dominique Ingres. 1853. Princesa Albert de Broglie, nacida Josephine Eleonore Pauline de Galard de Brassac de Bearn
1853.Princesa Albert de Broglie, nacida Josephine Eleonore Pauline de Galard de Brassac de Bearn
y de 1856, Madame Paul Sigisbert Moitessier se presenta con un vestido en tela con estampados profusos y brillantes.
1856. Dominique Ingres. Madame Paul Sigisbert Moitessier, nacida Marie Clotilde Ines de Foucould
1856. Madame Paul Sigisbert Moitessier, nacida Marie Clotilde Ines de Foucould
En los dibujos de Ingres se observa igualmente el paso de la moda: del realizado a Mademoiselle Jeanne Hayard, de 1815, según la silueta del estilo Imperio tardío, con talle corto con la lechuguilla y mangas globo, la falda recta y en la mano, el tocado más emblemático (la capota) y la manta o chal,
1815. Dominique Ingres. Mademoiselle Jeanne Hayard .
1815. Mademoiselle Jeanne Hayard .
…el cual también cubre la vestimenta de Madame Charles Badham, quien está tocada con una capota, con el ala más separada del rostro según la moda inicial del romanticismo y reproducida por el artista en el dibujo de 1816.
1816. Dominique Ingres. Madame Charles Badham, nacida Margaret Campbell
1816 Madame Charles Badham, nacida Margaret Campbell
De 1835 es el correspondiente a Mademoiselle Louise Vernet, quien aparece con la manga jamón que nace bien bajo del hombro, propio del estilo de los años 1830-40’s, …
1835. Dominique Ingres. Mademoiselle Louise Vernet.
1835. Mademoiselle Louise Vernet.
…mangas que pierden el volumen y se ajustan a partir de 1845-50, tal como se refleja en el retrato de Madame Felix Gallois, de 1852.
1852. Dominique Ingres. Madame Felix Gallois, nacida Nathalie Rose Joachime Bochet
1852 Madame Felix Gallois, nacida Nathalie Rose Joachime Bochet
La forma de la ‘manga pagoda’ incipiente en el vestido del dibujo anterior, se amplía al máximo en su extremo a finales de la década de 1850’s, algo que se observa en el vestido de Madame Franz Adolf von Stuerler, de 1861.
1861. Dominique Ingres. Madame Franz Adolf von Stuerler, nacida Matilda Jarman
1861 Madame Franz Adolf von Stuerler, nacida Matilda Jarman
Solo nos resta afirmar que la galería de retratos que dejó Dominique Ingres constituye un testimonio muy valioso no solamente de la vestimenta de damas y caballeros de su tiempo, sino también del espíritu y ambiciones de una la sociedad burguesa que ya se encontraba en pleno ascenso hacia la máxima escala de poder.
https://www.museodelprado.es/actualidad/exposicion/Ingres/00e24782-cbd7-4f3e-af2b-46aa5a34d983
https://vestuarioescenico.wordpress.com/2015/12/01/ingres-pintor-atento-a-los-vaivenes-de-la-naciente-industria-de-la-moda/

No hay comentarios:

Publicar un comentario