miércoles, 7 de septiembre de 2016

GEORGE LOUIS LECLERC,CONDE DE BUFFON....PRECURSOR DEL EVOLUCIONISMO



Entre las grandes mentes de la historia de las Ciencias, en particular de las ciencias naturales, hay un nombre imprescindible del que nos ha quedado un amplio y valioso legado que constituye hoy, sin lugar a dudas, una verdadera joya de la humanidad.
Naturalista y filósofo francés, nacido en Montbard el 7 de septiembre de 1707 . Precursor del evolucionismo, abandonó el método taxonómico de Linneo y se propuso la observación y la descripción de los procesos, de las evoluciones, de las adaptaciones y de la contigüidad entre las especies. Su obra más importante, Histoire naturelle, que consta de treinta y seis volúmenes y fue publicada a lo largo de 55 años, pretende ser una historia del mundo fundada únicamente en la observación de la naturaleza. Fue miembro de la Académie des Sciences e intendente del Jardín del Rey.
Después de que un duelo le obligara a abandonar Anvers en 1730, emprendió viaje por el sur de Francia e Italia acompañado del duque de Kingston y del naturalista Nathaniel Hickmann, miembro de la Royal Society. Dos años después regresó a Francia y comenzó a ser conocido en los círculos científicos de su país. Sus primeros trabajos versaron sobre la tensión o resistencia de la madera, bajo la orientación del ministro de la armada Maurepas, interesado en la construcción de barcos de guerra. La Mémoire sur le jeu du franc carreau, de Buffon, un estudio de la teoría de las probabilidades, le sirvió para ser admitido por la Academia Real de Ciencias.
Al propio tiempo que escribe algunas disertaciones sobre botánica y silvicultura, tradujo algunas obras, como Vegetable satiks, de Stephen Hales, y The Method of Fluxions and Infinite Series, de Newton, también se interesó por la química y la biología, especialmente por la reproducción animal. Fue nombrado académico asociado y se trasladó a la sección de botánica. En ese año, gracias a la influencia de Maurepas, sucedió a Dufay como intendente  del Jardín del Rey, donde conoció a Lamarck. Desde esa fecha alternó sus investigaciones con sus asuntos financieros; sus propiedades habían aumentado con el tiempo, dándole ricos dividendos.
Escribió y editó su Histoire naturelle, que consta de treinta y seis volúmenes, con la colaboración de Louis Jean-Marie Daubenton, en especial en los quince primeros tomos con sus estudios anatómicos; Gueneau de Montbeliard, que aportó el resultado de sus investigaciones sobre aves e insectos; y el padre Bexon. En 1752 Buffon contrajo matrimonio con Françoise de Saint- Belin-Malai, que murió en 1769, cuando el hijo de ambos sólo tenía cinco años; éste moriría más tarde en la guillotina, durante el régimen revolucionario conocido como El Terror.
A la Academia de Ciencias Buffon envió varias Mémoiress , sobre matemáticas, astronomía, física, silvicultura, fisiología y pirotecnia, temas que ampliaría y retomaría en los Supplement à l'Histoire Naturelle. En cuanto a las matemáticas, Buffon abordó con Cramer asuntos sobre mecánica, geometría, probabilidades, teoría de los números, cálculo integral y diferencial. La introducción de este último en la teoría de las probabilidades, la realizó en su memoria Sur le jeu de franc-carreau. Hizo consideraciones morales a partir de la paradoja de San Petersburgo en su Essai d' Aritmétique morales . Y así mismo aplicó las matemáticas a la fuerza de tensión de la madera y a las experiencias que hizo para demostrar el enfriamiento de los planetas. Aunque le interesaba más la aplicación de las matemáticas a la física y a la geología, que el estudio de las matemáticas puras, Buffon está considerado uno de los primeros discípulos de Newton, junto con Maupertuis y otros.



La Histoire Naturelle de Buffon abarca en su mayor parte los trabajos dedicados a la descripción y clasificación de los animales (Histoire des animaux), sobre todo los cuadrúpedos, las aves y los peces. En contraposición a Linneo, Buffon veía toda clasificación como algo artificial, de invención humana, por lo que aceptó sólo el concepto de especie como el único real (Discours sur la manière d'etudier et de traiter l'histoire naturelle). Para él la especie es aquélla que se perpetúa por la reproducción y preserva sus similitudes. En contra de la entonces aceptada teoría de la preexistencia o preformación en los embriones (preformismo) -que concebía que los individuos estaban en miniatura en las células reproductoras (y por tanto en el primer par de seres creados por Dios), defendió la epigénesis que aseguraba que no existían rudimentos de organización del individuo en esas células.
Como el estudio de la Tierra era pues necesario para comprender la zoología, y la mineralogía, Buffon escribió Histoire y théorie de la terre, seguida por diecinueve capítulos de Pruebas. Retomó el asunto, abordándolo con más extensión en otra obra publicada treinta años después, Époques de la nature. La visión sobre la formación de la tierra, del sistema solar y de la aparición de la vida en nuestro planeta, la concibió Buffon mediante leyes de la naturaleza, aunque introdujo al Creador para evitarse problemas con la Iglesia católica, que le llamó a capítulo en varias ocasiones para que se retractase de algunos criterios que parecían contradecir al Génesis bíblico en cuanto a la longitud del tiempo que requirieron aquellos procesos y al propio origen de algunos de ellos.
En la Teoría de la tierra, Buffon, como muchos de sus contemporáneos, defendió planteamientos neptunianos a fin de explicar la formación de montañas, continentes, rocas y minerales, así como la aparición de los fósiles en distintos estratos y naciones. En las Epocas de la naturaleza, combinó sin embargo, la opiniones neptunistas con las vulcanistas, explicando que la formación de las estructuras geológicas eran producto del calor que quedaba en la Tierra desde su proceso de formación (a partir de un trozo arrancado del Sol por el choque o la cercanía de un cometa). El estado incandescente junto con las corrientes de agua y aire constituyeron las distintas rocas y vetas minerales. La Tierra se enfrío desde el Polo Norte hacia el Ecuador y a medida que se producía este enfriamiento, aparecieron las lluvias, y las especies. Las mismas se produjeron a partir de la materia orgánica primitiva que se encontraba en forma de moléculas que se unieron espontáneamente para constituir organismos vivientes, muchos de los cuales desaparecieron al no ser capaces de reproducirse. Según Buffon, como los primeros conglomerados de moléculas eran grandes, las especies que se originaron más al norte también lo eran (se basaba en los descubrimientos de mamut y mastodontes en Siberia, América del Norte, etc.) y a medida que descendían hacia el Ecuador iban siendo más pequeños.



Esta teoría tuvo implicaciones o derivaciones discriminatorias al hacerle concebir a los animales de América más pequeños y débiles, incluyendo a los seres humanos, a los que aplicó criterios peyorativos sobre su pequeñez, ineptitud, vagancia, reducidos órganos sexuales y otras consideraciones, que fueron objeto de contundentes críticas por parte de Benjamin Franklin y Thomas Jefferson, entre otros. Los criterios de Buffon en tal sentido serían exarcebados por Cornelio de Pauw.
Como Buffon consideraba que la materia orgánica formaba una especie de molde o matriz en que se formaba cada órgano del embrión -una especie de guardián de la forma que se transmitía a la descendencia- y rechazaba el concepto de familia o de cualquier otra clasificación superior, se negó a aceptar el transforrmismo de las especies. En ese sentido expresó que si se admitía la existencia de la familia entre los animales y las plantas, entonces había que admitir la formación de ellas a través del cruzamiento, la variación sucesiva y la degeneración de las especies, de modo que el burro sería un caballo degenerado, el mono un familiar del hombre o ambos compartían un origen común, hasta llegar a pensar que todos los organismos provienen de un sólo animal que con el paso del tiempo se perfeccionó y degeneró para producir todas las razas de los otros animales. Todo lo contrario a lo que Darwin insistiría más tarde para explicar su teoría de la evolución, a partir de unos pocos troncos comunes.
Buffon fue uno de los primeros en brindar sin embargo una teoría cohesionada sobre el origen de la tierra y el sistema solar (basándose en las tesis newtonianas, pero también mecanicistas), destacando la gran cantidad de años necesaria para las etapas geológicas, que luego Charles Lyell ampliaría sobremanera. Defendió la unidad de la especie humana y explicó que ésta siguió los mismos procesos que los demás animales, si bien con un desarrollo superior de las cualidades intelectuales, donde el lenguaje jugó un papel importante para la vida social. A todo ello hay que añadir su tratado sobre mineralogía, pero especialmente su gran obra zoológica, la más importante del Siglo de las Luces, y que fue no sólo muy utilizada y traducida en esa centuria sino también en el siglo XIX, de modo que la citan todos los biólogos de entonces, incluido Darwin.
A pesar de las polémicas (de las que por cierto) casi ningún científico se ha librado, Buffon fue uno de los primeros en analizar y defender sus puntos de vista científicos libre de cualquier influencia teológica. Hizo hincapié en la importancia de la historia natural y abrió el camino hacia la profundización de ciencias como la paleontología, la geografía zoológica y la psicología animal. Su obra contribuyó a establecer el marco intelectual sobre el que trabajaron posteriormente numerosos naturalistas, entre ellos, Charles Darwin.

http://www.batanga.com/curiosidades/5718/grandes-cientificos-georges-louis-leclerc-conde-de-buffon
http://www.enciclonet.com/articulo/buffon-george-leclerc-conde/#
http://docencia.udea.edu.co/cen/mecanismos-evolucion/lecrerc.html

2 comentarios:


  1. Gracias ARACELI REGO: 8N SABIO DE SUS tiempos, que nos legó mucho del conocimiento que el estudió y, los dió a conocer. Saludos afectuosos allende el mar.

    ResponderEliminar

  2. Gracias ARACELI REGO: 8N SABIO DE SUS tiempos, que nos legó mucho del conocimiento que el estudió y, los dió a conocer. Saludos afectuosos allende el mar.

    ResponderEliminar