miércoles, 17 de agosto de 2016

HERMAN HESSE Y EL EXISTENCIALISMO DEL LOBO ESTEPARIO




Hermann Hesse fue un poeta y novelista alemán; nació en Calw (Selva Negra) el 2 de Julio de 1877, murió en Montagnola (Suiza) el 9 de agosto de 1962. 

Es uno de los escritores más representativos de la Europa actual, continuador de la línea del romanticismo alemán e intérprete al mismo tiempo de los problemas de la sociedad moderna. El tema central de su obra es la inquietud del hombre en busca de su destino.
Se le considera como un escritor intimista, sus principales novelas son: Peter Camenzind , Historia de un vagabundo con rasgos autobiográficos; Unterm Rad (Bajo la rueda),  en la que critica la educación escolar; Gertrud  y Rosshalde  que tratan del conflicto entre la vocación artística y los deberes conyugales; Demian, que es de nuevo la historia de un joven en busca de su destino; Siddharta , en que varía el tema de la novela anterior poniendo por fondo el mundo de la India; Der Steppenwolf (El lobo estepario), , muestra como en el hombre hay dos almas: una humana y otra de lobo; Narziss und Goldmund  representan al asceta y al esteta; Das Glasperlenspiel (El juego de las perlas de cristal), , es la utopía de una orden de hombres espirituales dedicados a la contemplación.
La riqueza visual de la obra es una de los principales atractivos: la descripción de la ciudad, los bailes de máscaras, el viaje alucinógeno del lobo estepario, son sólo algunas de las descripciones de las que el autor se sirve para deleitarnos con la que es considerada una de las máximas novelas de Hesse.


El lobo estepario es el primer estudio biográfico sobre Hermann Hesse, es su novela más desenfrenada e impactante, y en ella recoge la experiencia de toda su vida. Esta obra maestra es el dibujo perfecto de la elevadísima suma de su existencia. Es la obra cumbre de Hermann Hesse.
Pertenece a la literatura del siglo XX, caracterizada por la presencia de individuos pensantes y esclavos del mundo que presentan una conciencia y un mundo interior opuesto al destino. El lobo estepario nos muestra una época crucial en la mentalidad y en la conducta humana.

El autor nos sumerge en un viaje de angustias y miedos propios de la sociedad contemporánea. Su neomodernismo nos muestra una humanidad mil veces más sabia que la actual. El protagonista de la novela, Harry Haller, es un lobo estepario lleno de angustias y miserias que se mantiene distanciado de toda burguesía y totalitarismo. El lobo de las estepas es la corporización del hombre aporreado por su propio yo, un yo desconocido para él mismo. Este héroe angustiado tiene dos caras y va intercalándolas a la largo de la obra: unas veces es el lobo de las estepas y otras el sonriente Harry.

La confesión dirige el avance de la obra. Esta confidencia va dirigida a aquellas personas que ven la vida como un camino de experiencias y descubrimientos, no de repeticiones. Es un reclamo para que el hombre empiece a conocerse a través de esa dualidad descubierta por el protagonista y llegar así al fin ideal de todo ser humano: alcanzar una perfecta armonía entre ambas esencias: la corporal y la espiritual.

En la actualidad es una de las obras más leídas por los adolescentes, quienes descubren con su lectura un nuevo modo de enfrentarse a la sociedad, a los sentimientos y a la muerte.

Harry Haller tiene alrededor de cincuenta años y vive en Basilea completamente solo. Allí alquila una pequeña habitación y emplea todo su tiempo a la lectura, la buena música, el vino y el tabaco. Este personaje huraño, solitario y desconfiado se comporta como un perfecto licántropo compuesto por dos naturalezas: una humana y otra lobuna.
Mientras Harry vivía sumido en este universo de lecturas y aislamiento, un día se encuentra a su profesor de juventud, quien le invita a cenar con su esposa. Haller acepta la propuesta de forma dudosa, ya que temía la posibilidad de fraternizar con otro ser humano. Tras esto ratifica su intento de individualidad y aislamiento y, desorientado, llega a un bar y conoce a una muchacha que muestra interés por él. Esta chica, llamada Armanda, mediante su astucia, lo saca del mundo en el que estaba sumergido y lo convence para que se adentre en ese ambiente alegre y placentero del que Harry siempre huía y empieza a sentir cariño por ella.

La obra concluye con varias escenas de un simbolismo espectacular. Harry se sumerge en el universo de un gran teatro mágico donde al ver a Pablo, un saxofonista, y a su amiga Armanda enredados en el suelo por amor, Haller se siente descolocado y éste introduce su cuchillo en el pecho de Armanda como símbolo de rechazo. Al observar tan cruel proeza, Pablo se incorpora y Harry será arrestado y juzgado por la justicia. Tras ser juzgado Harry despierta de este sueño, de esta terrible alucinación que él mismo se había causado.

Harry aniquila lo que más ha querido, la vida misma. Este final de la obra deja claro el desdoblamiento de personalidad que Harry va arrastrando a lo largo de la novela: a veces lobo, a veces Harry. El protagonista ha transformado la comedia de la existencia en un trágico e increíble drama. 

La novela no cuenta con capítulos que enmarquen su desarrollo narrativo pero sí podemos dividirla en tres secciones independientes:
Primera parte: Se inicia el libro con una introducción a manera de prólogo. Aquí Hesse nos informa acerca de aquello que vendrá posteriormente. Se trata de un narrador en tercera persona, conocedor de la mente humana y que nos da una primera información sobre del protagonista, recurriendo siempre al pretérito imperfecto.
Segunda parte: En una segunda parte, titulada Anotaciones de Harry Haller. Sólo para locos, la narración asume un giro totalmente diferente. Ahora será el protagonista el que narre su propia vida. Nos describirá sus horas en medio de ese dichoso mundo que para él es la soledad, donde los hechos irán acompañados de largas descripciones.
Tercera parte: La tercera parte, Tractat del lobo estepario. No para cualquiera, mediante un narrador omnisciente, permite al lector adentrarse aún más en ese universo tan especial en el cual vive inmerso Harry.
Cuarta parte: En esta última parte, Siguen las anotaciones de Harry Haller. Sólo para locos, el protagonista asume nuevamente el desarrollo de la narración, incorporando un fragmento poético para destacar aún más su condición de hombre-lobo. Al principio de esta parte se observa ya una declinación del lobo y una apertura del hombre, pero finalmente, Armanda, la misma chica que suponía ser la apertura al mundo para Harry, hace que su condición de hombre fracase de nuevo. 

Al igual que la novela está cargada de simbolismo, los protagonistas de la novela representan diferentes imágenes y blasones que giran en torno al protagonista y ayudan a conducir la trama hacia el fatal desenlace. 

Harry Haller

Es el protagonista de la novela. Hombre cincuentón, pesimista, extraño, insociable y misterioso nacido para el sufrimiento. Su angustia es debida a dolorosas experiencias que han hecho que se sienta desplazado del mundo, e intenta encontrar una vía de escape por medio de su imaginación, Harry se construia intelectualmente fuera del mundo exterior. En la obra está constantemente en lucha con sus dos naturalezas: la espiritual, propia del hombre, y la instintiva, presente en todo animal. Harry está descontento consigo mismo y con el resto del mundo, de ahí que se le pase por la cabeza la idea de suicidio, pero es Armanda quien, con sus encantos, rescata al protagonista de esa monotonía exixtencial, hecho que finalmente acarreará consecuencias fatales para Armanda en el desenlace de la novela.


Armanda
Chica joven y hermosa. Simboliza la vida, la sensualidad y el placer. Sus atributos son opuestos a los del protagonista. Ésta enseña a Harry a disfrutar de los placeres de la vida y le muestra esas pequeñas cosas que hacen la vida un poco más agradable. Es la liberación en persona, la salvación del lobo estepario. Con Armanda el lobo encontrará luz, sentido y aliento, pero Harry siempre tendrá en mente la idea de traición.

María

Mujer instintiva, sensual y depravada que representa en la novela el amor físico y placentero, la sexualidad. Enseña al protagonista esos placeres tan desconocidos para él.

Pablo

Saxofonista de una banda de jazz. Junto con María, este enseña a Harry el mundo del opio, el universo de las drogas. Hombre que mantendrá una relación amorosa con Armanda, hecho que desconcertará al protagonista.

El “lobo estepario” se nutre do todo lo que aparece en la novela, y Armanda, María y Pablo han participado en el juego de la vida del protagonista. Solamente cuando Harry aprenda las reglas del juego, aprenderá a vivir en armonía.



Aunque Demian y Siddharta ya habían regalado prestigio a Hermann Hesse, El lobo estepario es sin duda la obra a la que más se asocia el nombre de Hesse. Esta obra aparece en 1927 y pertenece a la literatura existencialista.
El lobo estepario es una brillante narración donde la fantasía y la autobiografía se enlazan para adentrarnos en la vida de un héroe solitario que, a pesar de todas sus mezquindades, cuenta con grandeza y erudición. La novela es una alegoría sobre las relaciones de poder y saber y una constante pregunta por el sí mismo.
A través de esta obra Hesse describe los miedos y las angustias del hombre contemporáneo. El autor reflexiona sobre el sentido de la vida, el arte y el amor dándonos a conocer la vida de Harry Haller, personaje que deambula por ambientes asfixiantes y calles oscuras, experimenta encuentros personales vacíos y nutre su mente de sucesivas alucinaciones, a través de las cuales el autor describe la múltiple estructura de la realidad.

Harry Haller, a diferencia del hombre común, aspira vivir a su manera, sin guiarse por las convenciones sociales. Lleva una vida tranquila y solitaria donde solo hay espacio para la meditación, la lectura y la individualidad. Lucha por no contaminarse con el tipo de vida que lleva el resto de las personas. Rechaza el conformismo social, intenta mantenerse al margen del consumismo y no acepta ni el mundo burgués ni su permanente rebelión.

Haller simboliza la dualidad del hombre, esa unidad espiritual unida a la corporal que lucha por una armonía entre ambas partes, solo consiguiendo esta armonía Harry podría vivir en paz y alcanzar la felicidad. Esta doble naturaleza del héroe, a veces humana, a veces licantrópica, arrastran al protagonista hacia experiencias angustiosas. Es un grito de advertencia para todos aquellos que desconociéndose a sí mismos se ven envueltos en sus propias monstruosidades.

Harry detesta el mundo que le ha tocado vivir, un mundo de mediocridad donde todo ser humano se entrega a su trabajo y es absorbido por las masas. Hermann Hesse creía que este ritmo de vida conducirá a la extinción al hombre moderno. Sin embargo, este lobo de las estepas, compuesto de una naturaleza humana y otra salvaje, no puede resistirse a la socialización y se rinde ante los encantos de una mujer, hecho que desencadenará una dramática escena que llevará a Harry al eterno retorno de su soledad infinita.

La novela se diseña a base de tres voces narrativas: la palabra del narrador, el testimonio del protagonista y el testimonio del manuscrito hallado por Harry de manos de misterioso personaje. Hermann Hesse mediante esta combinación de voces nos ofrece diferentes puntos de vista desde los cuales captamos diversas dimensiones de este personaje que, además de esa dualidad, se cimenta sobre muchos otros “Yo”: el misántropo; el anacoreta; el ansioso; el amoroso; el criminal; el instintivo; el humano…

El Teatro mágico que se refleja en la novela, simboliza una salida del civilizado mundo moderno. Es una forma de liberación de la opresión burguesa y demás tradiciones de Occidente. El Teatro es una posibilidad de escape para ese lobo estepario encerrado en su soledad, pero libre en su imaginación. Esta novela tal vez sea una de las novelas más oscuras de Hesse pero de necesaria lectura para aquel que además de querer conocer la obra y la personalidad del autor, quiera enfrentarse a la vida siendo él mismo.

Nosotros en cambio, vivimos las frías

mansiones del éter cuajado de mil claridades,

sin horas ni días,

sin sesos y edades…

Es nuestra existencia serena, inmutable;

nuestra eterna risa, serena y astral...


Yo, lobo estepario, troto y troto, 
la nieve cubre el mundo, 
el cuervo aletea desde el abedul, 
pero nunca una liebre, nunca un ciervo. 

¡Amo tanto a los ciervos! 
¡Ah, si encontrase alguno! 
Lo apresaría entre mis dientes y mis patas, 
eso es lo más hermoso que imagino. 
Para los afectivos tendría buen corazón,
devoraría hasta el fondo de sus tiernos perniles, 
bebería hasta hartarme de su sangre rojiza, 
y luego aullaría toda la noche, solitario. 

Hasta con una liebre me conformaría. 
El sabor de su cálida carne es tan dulce de noche. 
¿Acaso todo, todo lo que pueda alegrar 
una pizca la vida está lejos de mí? 
El pelo de mi cola tiene ya un color gris, 
apenas puedo ver con cierta claridad, 
y hace años que murió mi compañera. 

Ahora troto y sueño con ciervos, 
troto y sueño con liebres, 
oigo soplar el viento en noches invernales, 
calmo con nieve mi garganta ardiente, 
llevo al diablo hasta mi pobre alma.

 http://3.bp.blogspot.com/-ahN7f2QT50k/VQKQwVw2jJI/AAAAAAAAKdc/_ba15wDTB5w/s1600/el%2Blobo%2Bestepario.jpg
http://literatura.rincondelvago.com/existencialista/El-lobo-estepario
https://dragancastellon.files.wordpress.com/2012/08/316ab.jpg
https://melissauroff.files.wordpress.com/2015/03/16075965667_266695fe62_o.jpg?w=945
https://pbs.twimg.com/profile_images/3543112830/2a0c75f4f09a9ac4f68dfc37f6be35d6_400x400.jpeg
http://amediavoz.com/hesse.htm#LOBO ESTEPARIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario