jueves, 16 de abril de 2015

ALBERT HOFMANN Y EL LSD


Albert-Hofmann-y-el-descubrimiento-del-LSD-1.jpg
El descubrimiento accidental de fármacos tiene un buen ejemplo en las investigaciones realizadas por Albert Hofmann. Las investigaciones que realizó llevaron al descubrimiento de una de las drogas más populares en los años 60; tan popular que revolucionó a gan parte de los jóvenes norteamericanos que se pertenecieron a época de la psicodelia y el amor lbre, revolucionó el arte y la cultura, llegando hasta los músicos más famosos de la época como Janis Joplin, Jimmy  Hendrix, Pink Floyd, entre otras. Pero, ¿qué es el LSD y cómo se descubrió? 



Las investigaciones sobre el cornezuelo del centeno

El cornezuelo del centeno es un hongo que aparece en las gramíneas y que produce un potente alcaloide, la ergotamina, aislada en 1918 por Stoll, utilizada para cortar la hemorragia postparto y las migrañas. Albert Hofmann trabajaba para la compañía farmaceútica Sandoz, a las órdenes de Stoll, cuando se convirtió en todo un experto en estos compuestos.
Uno de los derivados de la ergotamina es el ácido lisérgico, que a su vez puede ser combinado en la búsqueda de nuevos compuestos con nuevas propiedades terapeúticas. Hoffman recuerda cómo descubrió la dietilamida del ácido lisérgico:




"Estaba trabajando en mi laboratorio cuando pensé en la nicetamida, una dietilamida del ácido nicotínico que es estimulante del sistema circulatorio. Entonces planeé sintetizar la dietilamida del ácido lisérgico. Las semejanzas existentes entre ambas moléculas hacían esperar propiedades semejantes. Tenía la esperanza de que la dietilamida del ácido lisérgico fuese un buen estimulante del sistema circulatorio."
Albert-Hofmann-y-el-descubrimiento-del-LSD-2.jpg
 

Un viaje inesperado

La molécula fue sintetizada en noviembre de 1938. En principio no fue una molécula especialmente interesante, por lo que se dejaron de lado sus investigaciones. Pero cinco años después, Hofmann, siguiendo una corazonada, sintetizó 5 mg. más. Decía que le gustaba la "estructura química" que tenía. Mientras recristalizaba la sustancia, Hofmann notó una extraña sensación de vértigo e inquietud, lo que hizo que fuese a casa a descansar:
"Los objetos e incluso la forma de mis compañeros parecían tener cambios ópticos. Me fuí a casa a descansar. La luz era tan intensa que molestaba, corrí las cortinas y me sentí en una especie de estado ebrio. Al cerrar los ojos coloridas figuras aparecían y se desvanecían frente a mí. Después de dos horas, el estado fue desapareciendo y me entró un gran apetito."
EFECTOS Y RIESGOS DEL LSD...

  Los primeros efectos del LSD aparecen entre los 30 y 90 minutos después de su administración. Pueden durar de 7 a 12 horas, teniendo su potencia máxima entre las 3 y las 5 horas.
Entre sus síntomas físicos se han descrito: dilatación de las pupilas, aumento de la temperatura corporal, de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, sudoración, inapetencia sexual, insomnio, sequedad de boca y temblores.



Sus efectos más significativos son psicológicos y se conocen con el nombre de viaje. Sin embargo, dependen en gran medida de la cantidad ingerida. Según las dosis administradas, los efectos pueden variar des de pequeñas distorsiones de la percepción –principalmente visuales y auditivas– a alucinaciones y desconexión de la realidad. En algunos casos, se produce un fenómeno llamado sinestesia, en que los sentidos parecen cruzarse, de manera que la persona tiene la impresión de poder oír los colores y ver los sonidos.
En el caso de las drogas alucinógenas, estos efectos tienen una estrecha relación con las expectativas de la persona consumidora y el contexto donde se encuentre. Es decir, aquello que espera de la experiencia, el lugar y el momento donde se produce, las personas que le rodean y su situación personal determinarán el tipo de experiencia –gratificante o, por el contrario, desagradable.
Cuando el LSD produce experiencias desagradables se habla de mal viaje. Este es el riesgo más destacable de su ingestión y de las drogas alucinógenas en general. Se puede experimentar una pérdida del control emocional, ansiedad o pánico.



Otro posible riesgo asociado al consumo de LSD son los llamados flashbacks. También conocido como trastorno perceptivo persistente por alucinógenos, se caracteriza por experimentar efectos parecidos a los que produce el ácido lisérgico semanas o meses después de su último consumo.
El LSD también puede ocasionar alteraciones psiquiátricas graves, como cuadros de ansiedad y psicosis. Por lo general, es raro que estas sensaciones se prolonguen más allá de la duración de sus efectos. Sin embargo, en personas con predisposición a sufrir algún tipo de trastorno psicológico o psiquiátrico, puede desencadenar el trastorno de forma temporal –remitiendo con el tiempo (trastorno de ansiedad)– o crónica (esquizofrenia). De ahí que esté especialmente contraindicada en estas personas.

Una persona con tendencia a los desórdenes de tipo psicológico tiene un alto riesgo de tener consecuencias indeseables y trastornos directamente asociados a uso. Y, en consecuencia, de arrepentirse.
 http://curiosidades.batanga.com/4268/albert-hofmann-y-el-descubrimiento-del-lsd



No hay comentarios:

Publicar un comentario