miércoles, 28 de diciembre de 2016

BERTOLT BRECHT Y "TAMBORES EN LA NOCHE"




 Escritor alemán, nacido en Augsburg el 10 de febrero de 1898 y muerto en Berlín oriental en 1956. Su verdadero nombre era Eugen Berthold Friedrich Brecht. Además de ser uno de los dramaturgos más destacados e innovadores del siglo XX, cuyas obras buscan siempre la reflexión del espectador, trató también de fomentar el activismo político con las letras de sus lieder, a los que Kurt Weill puso la música.
Comenzó en Múnich sus estudios de Literatura y Filosofía en 1917, a los que añadiría posteriormente los de Medicina. Durante la I Primera Guerra Mundial comenzó a escribir y publicar sus obras. Desde 1920 frecuentó el mundo artístico de Múnich y trabajó como dramaturgo y director de escena. En este entorno conoció a F. Wedekind, K. Valentin y L. Feuchtwanger, con quienes mantuvo siempre un estrecho contacto. En 1924 se trasladó a Berlín, donde trabajó como dramaturgo a las órdenes de Max Reinhardt en el Deutsches Theater; posteriormente colaboró también en obras de carácter colectivo junto con Elisabeth Hauptmann, Erwin Piscator, Kurt Weill, Hans Eislery Slatan Dudow, y trabó relaciones con el pintor Georg Grosz 


.

En 1926 comenzó su dedicación intensiva al marxismo y estableció un estrecho contacto con Karl Korsch y Walter Benjamin. Su Dreigroschenoper (Opera de cuatro cuartos, 1928) obtuvo en 1928 el mayor éxito conocido en la República de Weimar. En ese año 1928 se casó con la actriz Helene Weigel.
Será en 1930 cuando comience a tener más que contactos con el Partido Comunista Alemán. El 28 de febrero de 1933, un día después de la quema del Parlamento alemán, Brecht comenzó su camino hacia el exilio en Svendborg (Dinamarca). Tras una breve temporada en Austria, Suiza y Francia, marchó a Dinamarca, donde se estableció con su mujer y dos colaboradoras, Margarethe Steffin y Ruth Berlau. En 1935 viajó a Moscú, Nueva York y París, donde intervino en el Congreso de Escritores Antifascistas, suscitando una fuerte polémica.




En 1939, temiendo la ocupación alemana, se marchó a Suecia; en 1940, a Finlandia, país del que tuvo que escapar ante la llegada de los nazis; y en 1941, a través de la Unión Soviética (vía Vladivostok), a Santa Monica, en los Estados Unidos, donde permaneció aislado seis años, viviendo de guiones para Hollywood. En 1947 se llevó a la pantalla Galileo Galilei, con muy poco éxito. A raíz del estreno de esta película, el Comité de Actividades Antinorteamericanas le consideró elemento sospechoso y tuvo que marchar a Berlín Este (1948), donde organizó primero el Deutsches Theater y, posteriormente, el Theater am Schiffbauerdamm. Antes había pasado por Suiza, donde colaboró con M. Frisch y G. Weisenborn.
En Berlín, junto con su esposa Helene Weigel, fundó en 1949 el conocido Berliner Ensemble, y se dedicó exclusivamente al teatro. Aunque siempre observó con escepticismo y duras críticas el proceso de restauración política de la República Federal, tuvo también serios conflictos con la cúpula política de la República Democrática.





Brecht es sin duda uno de los dramaturgos más destacados del siglo XX, además de uno de los líricos más prestigiosos. Aparte de estas dos facetas, cabe destacar también su prosa breve de carácter didáctico y dialéctico. La base de toda su producción es, ya desde los tiempos de Múnich, una posición antiburguesa, una crítica a las formas de vida, la ideología y la concepción artística de la burguesía, poniendo de relieve al mismo tiempo la necesidad humana de felicidad como base para la vida. Con su dedicación al marxismo, esta postura se hizo mucho más radical y pasó de hacer referencia a un individuo aislado a enmarcarse en el ámbito del conjunto de la sociedad: el individuo autónomo aniquilado por el capitalismo (Mann ist Mann, El hombre es el hombre) consigue nuevas cualidades dentro del colectivo. Con el personaje que da título a su drama Baa, Brecht creó un tipo que aparece a lo largo de toda su producción en diversas variaciones (Schweyk im Zweiten Weltkrieg, Schweyk en la Segunda Guerra Mundial,  y que se expresa de manera mucho más radical en los fragmentos Untergang des Egoisten Johann Fatzer (El ocaso del egoísta Johann Fatzer,  y Die Reisen des Glücksgotts (Los viajes del dios de la suerte,). La posición opuesta la representan las figuras maternales junto con el colectivo revolucionario y los dialécticos (Geschichten von Herrn Keuner, Historias del señor Keuner,). El desarrollo literario de Brecht, que en su lírica pasa desde un acercamiento crítico a la "Neue Sachlichkeit" hasta formas de resistencia colectiva (Lieder-Gedichte-Chöre, Canciones-Poemas-Coros,), está influido por la Biblia de Lutero, la obra de Shakespeare y la Antigüedad Clásica, así como por el teatro asiático y la filosofía china.





Brecht entiende la filosofía como la doctrina del buen comportamiento, una categoría que resulta fundamental en su obra. En este sentido entiende sus textos como intentos progresivos de provocar asombro, reflexión, reproducción y cambios de actitud y de comportamiento en el espectador. Para ello utiliza el conocido "efecto de distanciamiento" ("Verfremdungseffekt"), que no debe ser entendido sólo como una técnica estética, sino como "una medida social". Sus intentos dramáticos más radicales de carácter pedagógico y político son Lindberghflug (El vuelo de Lindbergh), Das Badener Lehrstück und der Neinsager (La parábola de Baden y el que decía que no), Die Maßnahme, (La medida, 1930), Die Ausnahme und die Regel (La excepción y la regla) y Die Horatier und die Kuratier (Los horacianos y los curacianos); en todos ellos se pone de relieve una fuerte separación entre escenario y espectador.
Con la llegada del nacionalsocialismo todos estos intentos revolucionarios perdieron sus presupuestos sociales. En el exilio, Brecht escribió sin publicarlas algunas de sus piezas más conocidas: Leben des Galilei (Vida de Galileo Galilei, que apareció en 3 versiones: una danesa de 1938-39, otra americana de 1945-46, y la tercera, berlinesa, de 1953-55), Mutter Courage und ihre Kinder (Madre ), Herr Puntila und sein Knecht Matti (El señor Puntila y su criado Matti), aparte de escritos teóricos sobre teatro (Der Messingkauf, La compra de latón, ) y algunos apuntes para unas novelas (Tui-Roman, Novela de Tui; Die Geschäfte des Herrn Julius Caesar, Los negocios del señor Julio César). Con sus análisis sobre el fascismo y los Svendborger Gedichte (Poemas de Svendborg) tomó parte activa en la lucha antifascista.
Condicionado por la situación social, tras 1945 trabajó sólo en obras de carácter didáctico, olvidando sus experimentos de los primeros años. Tal vez esto fue lo que le convirtió en un clásico hasta el punto de que el teatro actual (tanto en la antigua RDA como en la antigua RFA) sería impensable sin él.




Entre las obras más tempranas, destacan Tambores en la noche , en la que reflejó la revuelta espartaquista de Berlín, y En la espesura de las ciudades , que reproduce el Chicago de los gangsters. En Libro de plegarias domésticas hizo una exaltación de la insociabilidad y destacó todo lo corrupto y la energía destructiva.
En La ascensión y caída de la ciudad de Mahagonny  quedó patente su adhesión al marxismo. Otras obras de este período son: La línea de conducta , ambientada en China; La madre , obra que trata de la educación padres-hijos; La excepción y la regla , y Santa Juana de los mataderos , complejo drama enmarcado en Chicago, donde las diferencias de clases aparecen marcadas por el lenguaje, y la protagonista Juana no entenderá que únicamente la violencia ayuda allí donde la violencia reina.

En el exilio, publicó varias de sus poesías. Entre ellas destacan: Canciones, poesías, coros y Poesías de Svendborg), del mismo año es la Novela de dos centavos. Reelabora la Ópera con el título Historias de almanaque . Debemos añadir Diálogos de prófugos de 1940. Una exaltación de positivas energías puestas en acción es El círculo de tiza caucasiano ). Merece la pena señalar La prodigiosa ascensión de Arturo Ui , Schweyk en la Segunda Guerra Mundial , El proceso de Lúculo ; y, por último, Turandot ). Poeta de gran calidad, vuelve la espalda a la tradición europea simbólica y surrealista para asumir, tal como dice él mismo, "el seco, innoble, léxico de la economía dialéctica". Exploró todas las posibilidades rítmicas que le alejaran de la melodía.





Tambores en la noche (en alemán, Trommeln in der Nacht) es una obra de teatro escrita en 1919 que fue puesta en escena por primera vez el 29 de septiembre de 1922 en el Teatro de Cámara de Múnich. La obra, además de señalar el inicio de la connotada carrera de Brecht, marcó también un hito en la historia de la literatura y el teatro alemán, desatando una gran polémica en la opinión pública debido a que su contenido giraba en torno a la problemática sociedad de la postguerra y a la insurrección en Alemania. Fue la primera obra de teatro que puso en escena los conflictos sociales no resueltos tras la primera guerra mundial. Inicialmente, Brecht había titulado esta obra como Spartakus («Espartaco») para referir así directamente alLevantamiento Espartaquista de comienzos de 1919 en Berlín. Sin embargo, finalmente aceptó el consejo de llevarla a escena con un título menos teñido políticamente y optó entonces por Trommeln in der Nacht.
Brecht había escrito esta pieza dramática (primeramente tenía un carácter puramente dramático, luego sufrió sucesivas variaciones hacia la comedia) en 1919 en Augsburgo, ciudad en la que él había participado política y sindicalmente en 1918, como miembro del Consejo de Obreros y Soldados (en el así llamado Arbeiter- und Soldatenrat) en plena época de la Revolución de Noviembre.
Más tarde, Brecht se mudó a Múnich y comenzó a trabajar en 1920 en el Teatro de Cámara, un teatro que había sido fundado como pequeño teatro privado y que luego se había trasladado a un sitio más amplio, convirtiéndose en un importante teatro de vanguardia en Alemania (Brecht trabajó aquí hasta su se traslado a Berlín en 1924). En la sala del Teatro de Cámara de Múnich se estrenó la obra, bajo la dirección de Otto Falckenberg. Esta fue la premiere absoluta de Brecht, quien nunca antes llegado a poner en escena otra obra de su autoría. Baal, en cambio, que fue la primera obra que escrita por Brecht en 1918, se estrenó recién el 8 de diciembre de 1923 en el Antiguo Teatro de Leipzig, es decir, más de un año después de este primer éxito con Tambores en la Noche.
Aparte de desatar controversia, Brecht recibió también grandes elogios, entre los más notables cuenta la opinión del connotado crítico Hebert Ihring, quien llegó a decir que Brecht, con apenas 24 años de edad había transformado d«e la noche a la mañana el rostro literario de Alemania»1 y abogó más tarde por la concesión del premio Kleist para el dramaturgo, otorgado principalmente por este aporte. Alfred Kerr, en cambio, se posicionó con una opinión muy crítica sobre Brecht, lo que dio lugar a una polémica entre ambos críticos y estudiosos del teatro de la época.2
Los principales actores de este primer montaje de la obra en Múnich fueron Erwin Faber, Maria Koppenhöfer, Kurt Horwitz y Hans Leibelt.
En Berlín, la obra se presentó pocos meses después, estrenándose el 20 de diciembre de 1922, pero no obtuvo el éxto esperado y debió retirarse de la cartelera tras pocas semanas. Mas fue con ocasión de esta puesta en escena, durante las largas jornadas de ensayos, que Brecht conoció a quien más tarde se transformaría en su segunda esposa, la famosa actriz y directora del Berliner EnsembleHelene Weigel.

La obra se presentó en los años siguientes en diversos países de Europa, en parte también bajo distintos títulos. En 1930 se puso en escena en Copenhague, en el Teatro dePer Knutzon bajo el título De Anarkist («El anarquista»), donde Ruth Berlau desempeñó el papel de la protagonista Anna Balicke. Brecht tomó aquí por primera vez conocimiento de la existencia de Berlau, quien fuese más tarde su amante y una de sus más estrechas colaboradoras.



"Tambores en la noche" transcurre a comienzos de 1919 en Berlín y narra la historia de un veterano de guerra, Andreas Kragler, quien retorna a su hogar después de haber estado desaparecido durante cuatro años y haber sido prisionero de guerra en la Primera Guerra Mundial. A su regreso se encuentra con una situación completamente diferente. La guerra se ha perdido y los tiempos son muy inseguros económicamente, muchas personas sufren grandes miserias, mientras hay quienes han lucrado de los negocios de guerra y victorosos acceden a sus nuevas riquezas. La antigua prometida de Kragler, Anna Balicke, tiene ahora un nuevo pretendiente y bajo fuerte presión de su padre, está accediendo a comprometerse con él. Se trata justamente de uno de estos comerciantes que se han enriquecido durante la guerra. Anna está embarazada y su nuevo novio le ofrece la seguridad, el bienestar y la protección que su familia opina que necesita. Pero en medio de este drama individual en la esfera de lo privado, en la ciudad estallan grandes protestas masivas y se desarrollan importantes movimientos sociales. Kragler — quien ya no tiene hogar, trabajo, ni perspectivas — decide unirse a los insurrectos. Anna, resistiendo a las tentaciones materiales de una vida tranquila y segura, se une también al levantamiento popular, aunque solo por breve tiempo: Puestos ante la disyuntiva de optar por su compromiso con la subversión revolucionaria o por el amor, finalmente acaban huyendo juntos.
La época histórica que la obra dramática ilustra es la del levantamiento espartaquista de comienzos de enero de 1919, cuando se produjo en Berlín un estallido de protestas sociales y disturbios que tomaron un carácter insurreccional, los que pronto fueron ahogados de manera represiva y sangrienta. Pero en marzo de 1919 resurgió el movimiento y por resolución de los consejos de trabajadores berlineses se convocó a una huelga general el 3 de marzo de 1919. Los espartaquistas llamaban a derrocar al gobierno bajo la consigna: «¡Todo el poder a los consejos de trabajadores!» En este levantamiento murieron cerca de 1200 personas. El gobierno declaró el estado de sitio y actuó con una brutal severidad en contra de los obreros movilizados, derrotando definitivamente a la insurrección.







  Cuatro canciones de amor
 Cuando, más tarde, me alejé de ti
al hoy enorme
vi, cuando empecé a ver,
gente alegre y cabal.

Y desde aquella hora tardía,
tú sabes de cuál hablo,
tengo una boca más hermosa
y unas piernas más ágiles.

Más verde hay desde entonces
en árbol, ramo y prado
y es el agua más fresca
cuando me la echo encima.

II
Cuando me haces pasármelo
tan bien, a veces pienso:
si me muriera ahora
habría sido feliz
hasta el final.

Cuando tú seas vieja
y me recuerdes
piénsame como hoy
y tendrás un amor
que siga siendo joven.

III
Siete rosas tiene el ramo,
seis se lleva el viento,
una queda para que
me la encuentre yo.

Siete veces te llamé,
seis no respondiste,
a la séptima promete
que me dirás algo.

IV
Mi amada me dio una rama
con hojas amarillas.

Se está acabando el año
y comienza el amor.

A LOS HOMBRES FUTUROS


Vosotros, que surgiréis del marasmo en el que nosotros nos hemos hundido, cuando habléis de vuestras debilidades, pensad también en los tiempos sombríos de los que os habéis escapado. Cambiábamos de país como de zapatos a través de las guerras de clases, y nos desesperábamos donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella. Y sin embargo, sabíamos que también el odio contra la bajeza desfigura la cara. También la ira contra la injusticia pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros, que queríamos preparar el camino para la amabilidad no pudimos ser amables. Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos en que el hombre sea amigo del hombre, pensad en nosotros con indulgencia...






http://www.poemas-del-alma.com/bertolt-brecht-a-los-hombres-futuros.htm

http://www.alohacriticon.com/literatura/escritores/bertolt-brecht/
http://www.poemas-del-alma.com/bertolt-brecht.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Tambores_en_la_noche
https://ovelhaperdida.files.wordpress.com/2014/04/brecht4.jpg








1 comentario: