lunes, 25 de enero de 2016

TIBERIO CLAUDIO CESAR AUGUSTO I... EMPERADOR DE ROMA

   
Tiberio Claudio César Augusto Germánico, historiador y político, 4º Emperador romano de la dinastía Julio-Claudia. Gobernó desde el 24 de enero del año 41 hasta su muerte en el año 54. Fue el 1er emperador romano nacido fuera de la Península Itálica.
Nació en la ciudad gala de Lugdunum (Lyon), bajo el imperio de su abuelo adoptivo Augusto y su abuela Livia. Sus padres fueron el cuestor y pretor Druso el Mayor y su mujer Antonia la Menor. Sus hermanos mayores fueron Germánico y Livila. Sus abuelos maternos fueron Marco Antonio y Octavia.
Tenía 1 año cuando su padre murió, y durante su infancia padeció un síndrome de complejo de inferioridad, algo que le recordaba su madre continuamente, y por ello era tartamudo. Enfermaba continuamente, lo que avergonzaba a la familia imperial. Su madre se refería a él como un «monstruo» y le utilizaba como ejemplo de estupidez. Le dejó a cargo de su abuela Livia y ésta casi lo odiaba. Se consideró que Claudio era inaceptable para desempeñar cargos públicos.
La imposición de la toga viril se hizo en secreto y Augusto lo relegó a un puesto secundario en el cargo sacerdotal. En la adolescencia su tartamudeo desapareció y su familia descubrió que era muy inteligente. A los 17 años, Tito Livio fue contratado como su tutor para enseñarle historia. Su abuelo, el emperador Augusto, se sorprendió ante la oratoria y comenzó a tener expectativas sobre su futuro político. Estudió matemáticas, gramática, geometría e historia y aprendió medicina y griego
.
Cuando decidió escribir sobre las guerras civiles de la república fue demasiado verídico y crítico con su abuelo. Se cree que sirvió para recordar al emperador que su nieto Claudio era descendiente de Marco Antonio. Su abuela y su madre intervinieron y lo apartaron de la esfera política. A pesar de ello, Augusto le nombró representante de los caballeros de Roma.
Augusto murió en el año 14 y fue su tío Tiberio quién lo sucedió como emperador. A él le pidió comenzar el cursus honorum, y le otorgó un rango consular. Al tiempo, y no pudiendo renovar Claudio la carrera, decidió retirarse y dedicarse a una vida académica. Escribió varias obras históricas sobre cartagineses, fenicios, etruscos, un tratado sobre el juego de los dados, una autobiografía y una historia de Roma desde Augusto, con todas las Guerras civiles. Plinio el Viejo le incluyó en la lista de los 100 escritores más importantes de Roma.
Aunque su familia no le tenía mucho aprecio, el pueblo romano sí. Solicitaron que fuese admitido en los debates del Senado. Cuando murió su primo Druso, Claudio fue señalado por algunos como posible nuevo emperador, aunque dado el poder de Sejano, Prefecto del Pretorio, prefirió quedar al margen.
Cuando Tibero murió le sucedió Calígula. El sobrino de Claudio sí decidió otorgarle cargos políticos y en el año 37 le nombró su compañero en el consulado y senador. Con el tiempo, Caligula empezó a burlarse de su tío: le hacía pagar enormes sumas de dinero o le humillaba en el Senado.
Calígula fue asesinado el 24 de enero de 41, víctima de una conspiración a gran escala. No existe evidencia que Claudio tuviese algo que ver con esto. Preocupado por su propia supervivencia, huyó del palacio para esconderse. Según los relatos tradicionales, un soldado pretoriano llamado Grato le encontró escondido detrás de una cortina, con miedo a que también lo mataran a él, y de forma inesperada le proclamó imperator. El batallón le aseguró que no buscaba venganza y Claudio los acompañó hasta el campamento pretoriano, donde fue proclamado emperador de forma unánime.
Fue entronizado el 24 de agosto de 41. El Senado le exigió que renunciara a su título de imperator. Claudio aceptó, aunque si conservó el título de Augusto y fue llamado César, y podía emitir edictos como un Emperador. Su segundo gesto inteligente fue el de entregar a la Guardia pretoriana un donativo, procedentes de la herencia familiar, para granjearse su favor.
Durante el reinado de Claudio se anexaron las provincias de Tracia, Nórico, Panfilia, Licia y Judea, y se completó la anexión de Mauritania. La conquista de mayor importancia fue la de Britania. Por ello se le otorgó el título honorífico de "Británico", pero sólo lo aceptó en favor de su hijo, y nunca lo utilizó formalmente en vida.
Fortaleció las fronteras de los distritos militares de Germania Superior e Inferior.
Ayudó a incrementar el número de ciudadanos romanos mediante la fundación de colonias a las que se garantizaba la ciudadanía. Se establecieron en las nuevas provincias o en las fronteras del imperio para permitir una fácil defensa de los territorios cuando fuera necesario.
Claudio demostró ser un administrador capaz y un gran promotor de obras públicas. Construyó dos acueductos y restauró un tercero. Se preocupó del transporte. Construyó canales y carreteras por toda Italia y por las provincias, y un nuevo puerto en Ostia, lo que permitió reducir los casos de inundaciones en Roma.
Eliminó los impuestos que Calígula había establecido sobre la comida, y redujo aún más los impuestos en aquellas comunidades que sufrían hambrunas.
Incrementó la cantidad de tierra disponible para la agricultura en Italia. Mandó secar el Lago Fucino, con el objeto de transformar el terreno en tierra cultivable, y para que el río cercano al lago fuese navegable todo el año. Esto falló. La idea no era mala, y muchos otros emperadores y gobernantes la reconsideraron. El proyecto fue llevado a término en el siglo XIX.
Claudio juzgó personalmente muchos de los pleitos suscitados durante su reinado. Puso atención en el sistema judicial. Extendió la duración de la sesión de verano y de la de invierno, acortando los descansos. Promulgó una ley que exigía a los demandantes permanecer en la ciudad mientras sus casos se estuvieran juzgando. La edad mínima para ser jurado se incrementó a 25 años para asegurar un jurado con mayor experiencia.
Trató de convencer a numerosos hombres ricos de las provincias para que adoptaran la ciudadanía romana y se establecieran en la capital para hacer fortuna. Incluso favoreció el nombramiento de éstos como senadores.
Presidía juicios públicos y decretó más de 20 edictos por día. Derogó todas las leyes absurdas impuestas por Calígula y perdonó a todos aquellos que estuvieron implicados en la conjura.
Los dueños abandonaban a sus esclavos en el templo de Asclepio para morir, y luego los reclamaban si habían sobrevivido. Claudio dictaminó que los esclavos que se recuperasen de ese tratamiento por parte de sus dueños serían libres.
Castigó la asunción ilegal de la ciudadanía, convirtiéndola en una ofensa que se pagaba con la pena capital. Los libertos que se descubriese que se hacían pasar por ciudadanos del orden ecuestre volvían a ser vendidos como esclavos.
Quiso agradar al Senado. Rechazó aceptar todos los títulos de sus predecesores (incluyendo el de Imperator), prefiriendo ganárselos en su momento. Permitió al Senado acuñar sus propias monedas de bronce por primera vez desde tiempos de Augusto y devolvió al control del Senado algunas de las provincias imperiales.
En el año 47 asumió el cargo de censor. Señaló los nombres de muchos senadores y caballeros que ya no cumplían con los requisitos para el cargo, y tuvo la consideración de permitirles dimitir del puesto antes de tomar él las medidas oportunas. A pesar de todas esto, muchos senadores le continuaron siendo hostiles, y se produjeron muchos complots para acabar con su vida. Como resultado de ello, se vio obligado a reducir el poder del Senado para poder gobernar con mayor eficacia. Los diversos intentos de golpe de estado durante el reinado de Claudio supusieron varias represalias que acabaron con la muerte de muchos senadores. Suetonio afirma que un total de 35 senadores y 300 caballeros fueron ejecutados por diferentes delitos durante su reinado.
Si bien Claudio no fue el primer emperador en utilizar libertos para ayudarle en la gestión del imperio, se vio obligado a incrementar su papel y su poder dentro de los cargos burocráticos del estado.


Consolidó su posición como emperador y figura central del gobierno con la elección de un grupo de libertos para ejercer el cargo de secretario de estado, responsabilizando a cada uno de ellos de un determinado ámbito. Algunos de los libertos fueron asignados a tareas de cargo público, como Narciso, secretario personal, o Polibio, bibliotecario.
El secretariado se dividió en distintos departamentos o carteras, cada una de las cuales se ponía al cargo de alguno de sus libertos. Podían hablar oficialmente en nombre del emperador.
Al tratarse de cargos importantes, los senadores se sintieron desplazados y humillados porque sus ocupaciones naturales quedaban en manos de antiguos esclavos. Se trataba de cargos de gran importancia y poder, que históricamente habían estado bajo su control, como miembros de la aristocracia. Los libertos lograron amasar una gran fortuna gracias a sus posiciones.
Claudio, autor de un tratado sobre las reformas religiosas de Augusto, se sintió en posición para instituir algunas propias. “Sólo los dioses podían escoger a los nuevos dioses”. Restauró a los festivales sus días perdidos y se deshizo de muchas de las extrañas celebraciones introducidas por Calígula. Se preocupó por la difusión de los credos orientales dentro de la ciudad y buscó sustitutos más romanos. Enfatizó la práctica de los misterios eleusinos. Rehabilitó a los antiguos adivinos etruscos (arúspices), que reemplazaron a los astrólogos extranjeros, a los que expulsó. Fue duro con el druidismo y sus actividades proselitistas, a causa de su incompatibilidad con la religión romana oficial. Promulgó un decreto por el que ordenó salir de Roma a todos los judíos. Se opuso al proselitismo de cualquier religión. 
Llevó a cabo los Juegos seculares, para celebrar el 800 aniversario de la fundación de Roma. Hizo representar naumaquias para inaugurar los trabajos de drenaje del Lago Fucino, al igual que muchos otros juegos públicos y espectáculos.
  El propio Claudio llegó a alegar que había exagerado su enfermedad para poder salvar su vida. Fue muy maltratado por sus contemporáneos y constantemente ninguneado, incluso por sus familiares más directos. Su madre lo despreciaba y calificaba de "caricatura de hombre, aborto de la Naturaleza". Su abuela Augusta tuvo siempre por él un profundo desprecio; le dirigía la palabra muy raras veces.
Cojeaba, solía sufrir ataques de dolor intestinal, epilepsia y esclerosis, tenía varios tics en la cabeza, oía mal y si se enfadaba le goteaba la naríz y se le formaba espuma en la boca.
El diagnóstico moderno que trata de explicar la causa de la apariencia de Claudio ha cambiado en diversas ocasiones. Antes de la 2da Guerra Mundial, la causa mas aceptada era la parálisis infantil o polio. Otras teorías más recientes implican una parálisis cerebral. También se plantea el síndrome de Tourette.
Los historiadores antiguos le describen como generoso, accesible, una persona que se reía de los chistes fácilmente y que se juntaba y comía con la plebe. Los historiadores romanos también se refieren a Claudio como un personaje cruel y sediento de sangre, por las frecuentes luchas de gladiadores y las ejecuciones que mandaba realizar, y muy colérico. Era muy confiado, y fue muy influenciado y manipulado por sus esposas y libertos. También lo describen como paranoico, apático, tonto y fácil de confundir. Otros estudios sobre el personaje presentan un punto de vista diferente, describiéndole como una persona inteligente, astuta, estudiosa, un gran administrador y con buen punto de vista sobre la justicia.
La figura de Claudio se ha convertido en un enigma, y desde el descubrimiento de su Carta a los Alejandrinos, el pasado siglo, se ha llevado a cabo un gran trabajo para rehabilitar su figura y tratar de determinar dónde está la verdad.
La vida privada de Claudio fue poco afortunada. Se casó 4 veces. Su primer matrimonio fue con Plaucia Urgulanila, de donde nació Claudio Druso, muerto por asfixia después de haber sido prometido a hija de Sejano. Claudio se divorció. Tras ello, Urgulanilla tuvo una hija a la que Claudio repudió por considerarla hija de uno de sus libertos. Luego se casó con Aelia Paetina, familiar de Sejano, y tuvo a Claudia Antonia. Se divorció después de que el matrimonio supusiese una carga política.

Se caso con Valeria Mesalina, de 15 años, su prima, muy ligada al círculo de Calígula. Nunca quiso a Claudio, pero ambicionaba el poder. Nació Claudia Octavia y Británico. Los historiadores antiguos alegan que Mesalina era ninfómana y que por ello era infiel de forma habitual. 
En el año 48, Mesalina se casó con Cayo Silio mientras Claudio se encontraba en Ostia. El resultado fue la ejecución de Silio, Mesalina y gran parte de su círculo. Silio era el hijo de un conocido comandante militar y también ansiaba el poder.
Claudio se casó una vez más, con su sobrina Agripina la menor, que era una de las pocas descendientes que quedaban de Augusto, y su hijo (Nerón), uno de los últimos varones de la familia imperial. El Senado podría haber impulsado el matrimonio como modo de poner fin a la lucha entre las ramas Julia y Claudia.
 Claudio propuso una reforma del alfabeto latino con el añadido de 3 nuevas letras (las letras claudias). Intentó revivir la antigua costumbre de poner puntos entre cada palabra. Casi no han sobrevivido sus obras. Sólo se han preservado como fuentes de las historias de la dinastía Julio-Claudia que han llegado hasta nosotros. 

Tiberio Claudio César Augusto Germánico, cuarto emperador romano de la dinastía Julio-Claudia. Sus deficiencias físcas le hicieron pasar por tonto sobreviviendo así a su familia hasta que se casó con Agripina quien instigó su muerte con setas (su plato predilecto) venenosas
El caso de envenenamiento  del emperador Claudio quizás sea uno de los más complejos. En este resumen van algunas interpretaciones sobre su muerte a causa del veneno y quien pudo ser verdugo. Hacia el año 54 de nuestra  el  entonces glorioso Imperio Romano era gobernado por el emperador Claudio quien gustaba de comer setas y hongos. En especial las ”amanitas cesáreas”eran uno de sus manjares predilectos. En la noche del 13 de Octubre  de aquel año, Claudio se disponía a cenar un plato de suculentas setas cocinadas que  sin él saberlo iban a ser la causa de su muerte.
El historiador romano Suetonio afirma que Agripinila (emperatriz y cuarta esposa de Claudio) trazó un plan para matar al Emperador que consistía en cambiar las amanitas cesáreas por  amanitas phalloides (hongo mortal considerado como la seta más peligrosa al ser ingerida por humanos) Así fue que mientras Claudio degustaba el plato Agripina esperaba impaciente a que los efectos de la letal amanita phalloides hiciesen efecto. Al terminar, Claudio se retiró a su aposento con un fuerte dolor de estómago. Otros cronistas  de la época comoTácito o Dion Casio  consideran que  el veneno habría sido vertido directamente en aquella fuente de hongos.

   Agripina que se casó con Claudio para que su hijo Nerón llegara con ella al trono de Roma

Por su parte,  el etnomicólogo e investigador actual Robert Gordon Wasson dice al respecto que la sutancia que envenenó al emperador Claudio fue una sustancia extraída de la amanita phalloides y una dosis de coloquíntida que le habría sido administrada basándose en la versión de  Tácito que acusa al médico de Claudio ( Jenofonte)  de estar compinchado con Agripina al introducirle  en la garganta “ una pluma untada de mortal veneno” para provocarle el vómito.
Probablemente fuera Locusta ( una esclava bastante solicitada por sus conocimientos sobre sustancias venenosas) quien le proporcionó coloquíntida para apresurar los efectos del veneno, e impregnó en el mismo la pluma con la que Jonofonte trataría de hacer vomitar al emperador al introducirla por su garganta. Este y otros crímenes posteriores  llevaron al Imperio romano a dictar la primera ley anti-veneno conocida como  la “Lex Comelia Maestration


                                       LEX CORNELIA MAIESTATE
La Lex Cornelia de maiestate o crimen maiestatis fue un delito tipo crimina que apareció en la época de Lucio Cornelio Sila. Anteriormente, en la república; los delitos de alta traición eran castigados por medio de la figura del perduellio los cuales eran juzgados por los duoviri perduellinonis. En la época tardorepublicana cobró todavía más importancia este delito, pues se daba a entender que todo abuso de autoridad, poder político, etc. iba en contra de la maiestas populi romani.
Se cree que esta ley fue dirigida especialmente contra los tribuni plebis o tribunos de la plebe, los cuales siempre estaban señalando los presuntos abusos por parte de las autoridades. Se creó una quaestio perpetua de maiestatis.

 http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_Cornelia_sobre_la_traici%C3%B3n
http://personajesderoma.blogspot.com.es/2013/08/ano-10ac-nace-tiberio-claudio-cesar.html
http://arquehistoria.com/el-emperador-claudio-victima-del-veneno-mi-reino-por-un-plato-de-setas-3043.
         


No hay comentarios:

Publicar un comentario